Compartir

En la mañana del próximo sábado 24 de octubre, nuestro Partido convoca un acto contra la guerra imperialista y por la paz en la ciudad de Madrid. El acto, que se enmarca en las movilizaciones que se están organizando en protesta por la realización en nuestro territorio de las maniobras de la OTAN "Trident Juncture 2015", supone una oportunidad inmejorable para situar con claridad la posición del PCPE en un asunto de tanta importancia como la creciente implicación de España en las estructuras militares imperialistas.

Se hace necesario que el PCPE denuncie el interés de los sucesivos gobiernos españoles por escalar posiciones en la estructura de mando de la OTAN, al mismo tiempo que participa en numerosas iniciativas de cooperación militar y policial en el ámbito más restringido de la Unión Europea.

No es ninguna casualidad que, en los últimos tiempos, se vayan sucediendo las informaciones que indican con claridad que el territorio español se está convirtiendo en una zona de interés estratégico para los Estados Unidos y la OTAN, debido a la cercanía con África y a la posición en el Mediterráneo.

Rota, con la presencia de parte del entramado del escudo antimisiles, pero ahora sobre todo Morón, cuyo uso por parte de los EEUU se ha ampliado muy recientemente, son ejemplos muy claros de que, a los gobiernos de turno, les interesa vincularse todo lo posible a las estructuras militares euro-atlánticas en un momento en que los intereses monopolistas españoles parecen estrechamente unidos a los de sus socios norteamericanos y europeos.

El acto del 24 de octubre debe servir como aldabonazo al trabajo partidario en las movilizaciones anti-OTAN, pero también debe ayudar a impulsar, con objetivos y posición política clara y a la ofensiva, la participación en la importantísima Marcha a Morón que tendrá lugar prácticamente un mes después, el 21 de noviembre.

En el acto contaremos con la presencia de varias organizaciones hermanas y representantes diplomáticos, con los que ya se está trabajando un esquema de acto que permitirá que, tras su finalización, se pueda participar en la manifestación que, esa misma tarde, está convocada en Madrid y en la que nuestro cortejo debe ser nutrido y muy combativo.

En los tiempos que corren, cuando vemos cómo se promueven, a veces desde organizaciones pretendidamente "de izquierda", posiciones favorables a unos u otros intereses imperialistas, o directamente legitimadoras de intervenciones militares en países como Libia o Siria, la posición del internacionalismo consecuente, fruto del análisis materialista de la lucha de clases internacional y no de fábulas, cobra especial importancia y debe escucharse alta y clara.

La lucha contra la guerra imperialista y contra las expresiones del imperialismo es inseparable de la lucha contra el sistema que las genera. El imperialismo no es sólo una expresión de política exterior agresiva, sino el sistema capitalista en una fase concreta de su desarrollo, la superior y última, en la que la pelea por el control de los recursos, de sus rutas de transporte y de los mercados es parte consustancial del desarrollo del capital monopolista y se manifiesta de forma multifacética a través de guerras económicas, bloqueos, injerencias y conflictos armados.

La agudización de las contradicciones entre potencias imperialistas es un hecho, que se caracteriza además por unas alianzas cambiantes y por la posibilidad de que cualquier conflicto a escala regional derive en una nueva conflagración mundial en la que los pueblos del mundo seremos carne de cañón para los intereses monopolistas. Por ello es fundamental desarrollar una política internacionalista consecuente, fuertemente enraizada en la concepción de que la clase obrera mundial es una misma clase que no debe sacrificarse por intereses ajenos.

Con el compromiso militante del Partido y la Juventud Comunista, el acto del próximo día 24 y el resto de movilizaciones en las que estamos implicados a lo largo y ancho de nuestro país serán, sin duda, un éxito y un nuevo paso en el desarrollo político y organizativo del proyecto revolucionario que representa el PCPE.

 Á.G.