El Frente de Estudiantes, una alternativa clasista y de lucha

Es momento de ganar. Es momento de construir movimiento estudiantil. Bajo la consigna “Ganar movimiento estudiantil”, la Juventud Comunista lanza un grito a la juventud estudiante para comenzar a ganar: ganar para que pongan calefacción en invierno, ganar para que bajen las tasas, ganar para tener un proyector nuevo, ganar para derogar la LOMCE… Ganar significa construir movimiento estudiantil, y este lema es el precedente de un periodo de éxitos para el estudiantado.

Después de años sin una organización sindical de estudiantes es difícil reactivar los institutos, facultades y universidades, pero ahora es el momento de hacerlo. Con la decidida intervención de los CJC en el movimiento estudiantil hemos construido un sindicato estatal, capaz de dar respuesta a las necesidades más básicas del estudiantado, conciliando la lucha contra las grandes medidas educativas y la lucha concreta, a nivel de centro de estudios. Esta es una de las fundamentaciones que hacen que el proyecto de la Juventud Comunista impregne cada día a más estudiantes de secundaria, bachillerato, formación profesional y universidad.

Trabajo diario, a pie de aula. Ganar significa luchar no solamente un día de huelga, sino todas las semanas, mes a mes. Esa es la alternativa que el estudiantado maneja hoy, la opción de la lucha consciente por la educación pública. Estudiantes a pie de aula informando a los compañeros de las medidas que les impiden estudiar, explicando al profesorado las reivindicaciones estudiantiles, resistiendo cada golpe del capitalismo.

Reivindicaciones de clase, lucha sindical. No es posible transformar la educación sin primero comprender la lucha de clases, sin primero comprender que aquel empresario que privatiza tu universidad sale en la televisión en los casos de corrupción. Ganar significa tomar conciencia y prepararse. Preparar lucha sindical, desde la base, con miles de estudiantes organizados en función de objetivos claros. Es el momento de paralizar reformas, de tumbar las tasas, de darle vida a la gris realidad educativa.

Por todos estos motivos, ahora es el momento: ganar movimiento estudiantil. En los próximos meses presenciaremos el crecimiento del Frente de Estudiantes como esa opción sindical de lucha, esa opción para la organización estudiantil, esa opción en la que los comunistas vemos una alternativa a los actuales sindicatos estudiantiles y que cada vez más estudiantes también lo hacen.

P. Fernández