Compartir

El Partido Comunista del Pueblo Canario presentó el pasado 20 de septiembre en la Subdelegación del Gobierno de Canarias su alegación contra el proyecto de la burguesía isleña, en connivencia con las transnacionales del petróleo, de exploración petrolífera en las costas de las islas orientales. Este proyecto lleva aparejadas verdaderas calamidades tanto para la diversidad biológica del patrimonio natural (vertidos, envenenamiento de aguas y especies, etc.), como para el conjunto del pueblo canario que en modo alguno encontrará en este nuevo negocio de la oligarquía europea una salida a su actual situación de desempleo y precariedad.

Además, las prospecciones impulsadas por el gobierno de España, dado el carácter geoestratégico de nuestro archipiélago y la zona elegida para la extracción (legítimamente perteneciente al pueblo saharaui), supone una vulneración de la legalidad internacional y el reconocimiento, por parte del gobierno español, de la ocupación ilegal del Sáhara. Las prospecciones suponen un ataque a los pueblos canario y saharaui y adquiere un claro carácter internacionalista, que coloca al pueblo canario en el deber de aunar fuerzas para frenar este saqueo contra la vida en esta parte del mundo de enorme valor y riqueza natural.

La apuesta por el petróleo y la negación de ayudas a las energías renovables van justo en la dirección contraria a lo que el pueblo canario necesita y son un claro desprecio a las especificidades naturales e históricas, que hacen especialmente favorable la implantación en Canarias de energías limpias y sostenibles. En realidad, lo que se pretende no es sino beneficiar a unos grandes monopolios, que se empeñan en perpetuar un modelo energético basado en los combustibles fósiles, que, además de no ser renovables, son causantes del cambio climático. En la coyuntura actual de crisis capitalista y agotamiento de los recursos naturales, la competencia entre multinacionales es feroz, lo que lleva a las compañías petroleras a ir cada vez más lejos en la búsqueda de activos, precisando el anuncio de descubrimientos de nuevas reservas o concesiones para hacer subir su cotización en bolsa, ocultando los riesgos enormes de accidentes por las dificultades crecientes de las zonas de exploración.

En esta apuesta la oligarquía capitalista canaria encontraría en las prospecciones y el petróleo un filón económico muy importante, que le permitiría no sólo consolidar su posición de clase en las islas, sino, además, fortalecer el proyecto de convertir a Canarias en un "portaaviones" del imperialismo en África, reforzando a la oligarquía canaria como "intermediario natural" en aquel continente.

El proyecto de prospecciones es una apuesta en contra de los intereses de las trabajadoras y trabajadores de Canarias, que decididamente queremos construir un modelo económico sostenible, respetuoso con el medio ambiente, solidario y soberano, que implique un compromiso firme por las energías renovables y por la gestión democrática de las mismas, así como por el ahorro y la eficiencia energética.

Canarias tiene recursos naturales inagotables, suficientes y variados para la instalación, desarrollo e investigación de energías renovables y limpias, como las siguientes energías: Solar, Eólica, Hidroeléctrica, maremotriz y undimotriz. Este modelo energético supone ir rompiendo con la dependencia del exterior en la línea de conseguir la imprescindible soberanía energética para el pueblo canario, sobre todo ante la agudización de la crisis del sistema capitalista en descomposición.

Corresponde a la clase obrera y a los sectores populares destruir el modelo dependiente, consolidado en los siglos últimos por la burguesía y el caciquismo, e iniciar la construcción de una nueva sociedad en equilibrio con la naturaleza, y donde el pueblo canario sea el sujeto central de esa nueva sociedad. La clase obrera en el poder es la única clase social en Canarias capaz de superar la lacra histórica del insularismo, y constituirse como la primera clase nacional de la historia de Canarias, sobre la base material de la nueva propiedad social establecida por el poder obrero después de la destrucción de las relaciones capitalistas de producción.

El PCPC-CJC hace un llamamiento al conjunto del pueblo canario y los pueblos del estado español para salir en defensa de nuestras islas, en defensa del pueblo Saharaui por su territorio y el derecho a la autodeterminación y, como está puesto a la orden del día, a luchar contra toda forma de explotación capitalista que amenaza la vida y la supervivencia de nuestra especie.

Enlace al texto completo de la alegación

https://www.dropbox.com/s/bwpg6786fchqj7y/Alegacion%20PETR%C3%93LEO%20PCPC.doc

Canarias, 20 de septiembre de 2013

Todo para la clase obrera!

 

¡La tierra, el mar y el aire para el pueblo de Canarias!