Compartir

Así define a las mujeres la retrógrada y arcaica Real Academia de la Lengua Española en su diccionario la locución “sexo débil”.

Lo absolutamente incalificable es que, cuando cualquier persona busca en dicho diccionario, simplemente el término “sexo”, tras de cuatro definiciones, más o menos discutibles, encontramos   “sexo bello” que nos lleva finalmente a  “sexo débil”.

Si ya es grave que esa locución esté incluida en el dichoso diccionario, es absolutamente machista y patriarcal su definición, porque además se explica en contraposición con “sexo fuerte”, cuyo significado es, por supuesto, conjunto de los hombres.

Y, como este ejemplo,  podemos encontrar muchos más en este “templo del saber”

Esta institución “baluarte” del español, que “limpia, fija y da esplendor”, lo que intenta es prescribir sobre cómo debemos hablar, al mismo tiempo que  reproduce la ideología burguesa dominante. No sólo es machista, sino clasista y racista, pues no recoge la mayoría de las variedades que se dan en América Latina.

El lenguaje es ideología, eso es algo que no debemos pasar por alto, y por ello, cuando lo usamos estamos reproduciendo la ideología dominante, la ideología burguesa y patriarcal, donde el masculino es absolutamente predominante.

Muchos lingüistas argumentan que el lenguaje no es machista, pues en el género masculino ya se incluye al femenino, pero ¿puede haber algo más machista y menos inclusivo  que eso?

Es necesario reconstruir la forma en la que hablamos, la manera en la  que nos expresamos, hay que buscar términos inclusivos y, además esa nueva forma de expresión debe ser acorde a nuestra ideología comunista, de la misma manera que no permitimos que el sistema sustituya el término clase obrera por el de ciudadano o ciudadana, no podemos consentir que nos digan qué el género masculino engloba al femenino, o qué menudo rollo eso de decir todos y todas, ¡ya está bien¡

Sólo siendo conscientes de este problema y trabajando para elevar la conciencia de la clase obrera derrotaremos al patriarcado que nos oprime.

Secretaría feminista del PCPE