Compartir

Este pasado día 2 de mayo el PCPE ha recibido una comunicación, vía mail, del Departamento de Internacional del KKE que, arrogándose la autoridad del Secretariado de la ICE, comunica a nuestra Secretaría de Internacional que a la actividad de los próximos días 6 y 7 de mayo en Berlín asistirán dos delegaciones del PCPE.

Como primera posición, para dejar las cosas claras, decir que, bajo ningún concepto, el PCPE acepta una manipulación de este tipo, que es un ataque inaceptable a la soberanía de nuestro Partido y una injerencia en cuestiones internas. El PCPE rechaza esta actuación chantajista y manipuladora.

El KKE no tiene ningún derecho a decidir cuestiones relativas a un miembro de la ICE que, además, en este caso, se trata de un miembro del Secretariado. Cabría, en relaciones de camaradería y respeto, plantear cualquier debate político que los camaradas del KKE tengan interés en colocar sobre la mesa. Pero no cabe ninguna imposición, y menos la manipulación en relación a una fracción absolutamente minoritaria en el CC y en el conjunto de la militancia,  sobre la que hemos informado puntualmente a los Partidos hermanos. Parece que el KKE, sin realizar si quiera una mínima consulta a nuestro CC,  no ha necesitado ni una semana para dar carta de legitimidad a los miembros de la fracción.

El KKE no debe repetir anteriores errores del MCI en relación al respeto a la soberanía de los partidos.  Errores que si entonces se justificaron por la  autoridad de un gran Partido en el poder, el PCUS, hoy ni tan siquiera por esa razón puede permitirse que exista quien se abroga el papel de conductor del movimiento revolucionario internacional que sí hubo  en épocas pasadas.

Es el Secretariado de la ICE y en última instancia su Plenario quién debe debatir y, en su caso, tomar decisiones que afecten a los Partidos miembros. La tradición revolucionaria siempre ha tenido en el debate claro, en el respeto a la soberanía de cada Partido, y en el intercambio de ideas el camino más acertado para resolver las cuestiones a las que la lucha política nos enfrenta. En este caso nada de eso ha sido  tenido en cuenta por el KKE  y se ha optado por promover y legitimar una fracción servil a sus intereses.

La historia del movimiento comunista cuenta con una diversidad de errores, en los que la intervención sobre otros partidos, creando fidelidades y sumisiones que nada tienen con la firmeza ideológica, supuso graves daños a la lucha de la clase obrera internacional. Hoy esos errores no se deberían repetir, la esencia revolucionaria nos obliga a aprender de los hechos concretos, de los aciertos y, también, de los errores. Organizar fracciones de conveniencia nunca llevó a nada bueno al MCI.

Trabajar por el avance de un firme polo leninista nada tiene que ver con la intransigencia y la imposición, muy al contrario es un compromiso consciente y soberano de cada partido. Ni el KKE, ni nadie en el MCI, pueden arrogarse el papel de repartir sellos de calidad y legitimidades en relación a la firmeza ideológica y a la consecuente práctica política revolucionaria de cada Partido. Será el debate entre camaradas, en los foros que se van concretando, y la práctica como verificación de la verdad, el camino para definir y mejorar el cuerpo teórico y práctico de lo que el movimiento revolucionario tiene que hacer hoy para ganar el reconocimiento de la clase obrera y para hacer avanzar el camino de la revolución.

El PCPE ha demostrado con su trayectoria, desde su mismo nacimiento en 1984, su firme determinación de construir el Partido marxista-leninista en nuestro país. Corresponde a la clase obrera evaluar el trabajo realizado. Nadie puede venir a romper décadas de trabajo y de avances, sobre la base de posiciones aventureras que nada tienen que ver con el compromiso militante y con la práctica política en la lucha de clases.   Mucho menos aún quienes en absoluta minoría dentro del CC pretenden usurpar la legitimidad del máximo órgano entre Congresos  mediante un golpe palaciego gestado desde hace meses.

El PCPE exige que se cancele cualquier presencia que no se ajuste a los acuerdos existentes en el seno de la ICE, suscritos por el PCPE desde el mismo momento en que se pusieron los cimientos de esta instancia.

El PCPE estará en el Encuentro de Berlín, y no aceptará como legítima ninguna otra presencia en nombre de nuestro Partido

Hoy son inmensas las tareas que enfrentamos las organizaciones revolucionarias, en un momento de agudización extrema de la lucha de clases internacional. Frente a esas exigencias no es posible actuar de forma irresponsable causando daños y retrocesos a las organizaciones que combatimos en primera línea frente a las actuales clases dominantes.  Nada hay peor para la clase obrera que se dañe su mejor herramienta: su partido comunista.

El PCPE espera que se imponga la razón, y que esta situación inaceptable, confirmada hoy mismo con el reconocimiento público del KKE a la fracción que trata de usurpar la legitimidad del CC del PCPE, sus siglas y patrimonio político y económico,  se resuelva de forma inmediata desenmascarando a quienes  han decidido romper el MCI articulado en el EIPCO,  sirviendo, en todo caso, como aprendizaje del cómo no se debe intervenir en las relaciones entre Partidos Comunistas.

El PCPE seguirá con firmeza trabajando por el avance del polo leninista internacional. Lo hará, siempre, desde la lealtad y la firmeza de su ética revolucionaria.

Comité Central del PCPE

Madrid a 4 de Mayo de 2017