Compartir

El grupo liquidador que abandonó el PCPE el día 23 de abril, había presentado en el Ministerio del Interior, anteriormente a su huida, unos Estatutos fraudulentos, como si hubieran sido aprobados por el X Congreso. El PCPE ha publicado recientemente éste texto del fraude, como una demostración más del carácter del ataque de este grupo oportunista contra el PCPE, y de que ese ataque venía de tiempo atrás, no siendo –como pretenden- el resultado de una irritada e improvisada reacción ante el inicio del V Pleno del Comité Central del Partido el día 22 de abril.

El grupo liquidador desarrollaba desde hace tiempo una estrategia fraccional que, al chocar con la firmeza del Comité Central en la defensa del proyecto, de los acuerdos del X Congreso y de los órganos en él elegidos, no tuvo ya otra salida que destapar su cínico juego.

Los Estatutos para una organización revolucionaria son una cuestión de principios. Los Partidos Comunistas han dado, en muchas ocasiones, luchas heroicas para defender sus Estatutos ante las imposiciones de la dictadura del capital, cuando trata de doblegar los principios ideológicos haciéndoles renunciar a unos Estatutos que se correspondan con el fin revolucionario de la organización. A veces, incluso, quedando en situación de ilegalidad y clandestinidad antes que renunciar a los principios.

Por eso, el contenido de los Estatutos que el grupo liquidador intentó colar ante el Ministerio del Interior, usurpando el nombre del PCPE, deja en evidencia a qué tipo de proyecto político aspiran quienes tratan de destruir el proyecto, el patrimonio histórico y  la legitimidad del Partido.

El Comité Central del Partido sí ha registrado, en el Ministerio del Interior, los Estatutos debatidos y ampliamente aprobados por  el X Congreso.

Para que se pueda comprender, de forma más clara si cabe, cuál es el grado de la manipulación por parte del grupo liquidador, veamos un par de paralelismos, entre lo que dice el texto del grupo liquidador y lo que dicen los Estatutos del PCPE.

Sobre los fines del Partido:

El texto de los liquidadores dice:

  • Tiene por finalidad contribuir democráticamente a la formación de la voluntad política de la ciudadanía, así como promover la participación en las instituciones representativas de carácter político mediante la presentación y apoyo de candidaturas en las correspondientes elecciones.

Los Estatutos del PCPE dicen:

  • El Partido Comunista de los Pueblos de España es el partido de la clase obrera, su organización de vanguardia, expresión de la forma superior de organización de los trabajadores y las trabajadoras para su emancipación.

Sobre los principios generales de funcionamiento del Partido:

El texto de los liquidadores dice:

  • La organización, las reglas de funcionamiento y la actividad del Partido se basan en  principios democráticos, de acuerdo con lo dispuesto en la Constitución y en la legislación en vigor.

Los Estatutos del PCPE dicen:

  • Para la consecución de sus objetivos el Partido se dota de una estructura militante disciplinada basada en una disciplina consciente, con una fuerte cohesión y unidad ideológica interna, sin concesiones a actividades fraccionarias ni a tendencias en su seno, basando su funcionamiento interno en los principios del centralismo democrático.

  • El Partido Comunista de los Pueblos de España se constituye como resultado de la unión voluntaria y combativa de sus militantes bajo la concepción científica del marxismo-leninismo. La práctica del internacionalismo proletario y la lucha antiimperialista son señas de identidad del proyecto político del PCPE, que reconoce a la clase obrera como una sola clase internacional que coordina sus esfuerzos para acabar con el capitalismo en todos los países y edificar la sociedad socialista y el Comunismo.

En el fraude de Estatutos del grupo liquidador desaparecen las células, también el centralismo democrático, también cualquier referencia a la clase obrera, o al marxismo-leninismo, por solo citar algunas de las cosas más destacadas. A esa componenda el capital no tiene nada que objetar.

Así, también en esto, queda claro el nivel de falsedad, la falta de la más elemental ética revolucionaria, y la misma ausencia de cualquier cosa que se pueda parecer a la conciencia revolucionaria.

Además, la ceremonia de presentación de los estatutos por parte de los cabecillas de los liquidadores, proporciona varias enseñanzas:

1.- Los estatutos de un Partido Comunista se debaten y se aprueban en los Congresos. Dicho con claridad, es escandalosamente anticomunista la presentación de unos Estatutos no debatidos por nadie en ningún lugar, ya que están presentados antes de su indigna "espantá". Los que han prestado su concurso a la presentación de esos papeles en el Ministerio del Interior han mostrado, a la luz del día, la maniobrera vileza que caracteriza el grupo al que pertenecen. A la vez que es un atentado, y un insulto, contra la más mínima inteligencia guiada por una posición de clase.

2.- Evidencia transparente de su constitución fraccional, premeditada con antelación a la convocatoria y celebración del V Pleno del Comité Central.

3.- Es una muestra, una más, de los procedimientos canallas a los que han apelado -independiente o no de la intención de muchos de sus adherentes-  en su intento de destruir el P.C.P.E.

4.- Ilustra el brutal engaño y desprecio hacia aquellos que han seguido su llamamiento creyendo que se posicionaban en un Partido que caminaría  hacia el socialismo.

5.- El grupo liquidador se muestra como una cuadrilla de elementos que buscan un lugar al calor del sistema capitalista, que no combate a este sistema desde la defensa  de las posiciones ideológicas de la clase obrera, aunque se llene la boca de fraseología altisonante.

La práctica es la verificación de la verdad (Marx), y con prácticas de este estilo no hay en ese grupo nada que tenga que ver con la clase obrera y con la lucha revolucionaria.

El PCPE actuará siempre bajo la guía de la más rigurosa ética revolucionaria. El Partido Comunista nunca engaña a la clase obrera (Lenin).