ÚLTIMOS EDITORIALES

Compartir

Editorial Octubre 2013

MCI, LAS CARTAS BOCA ARRIBA

Los días 8, 9 y 10 de noviembre se celebrará en Lisboa el XV Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros (EIPCO).

Es un Encuentro que se celebra coincidiendo con el continuado avance de la profunda crisis estructural del sistema capitalista internacional, que está sometiendo a la clase obrera a una guerra generalizada que desata la burguesía con la finalidad de someterla a mayores grados de explotación y pobreza. En momentos de agudización extrema de la lucha de clases, como éste, la responsabilidad del Movimiento Comunista Internacional (MCI) se pone a prueba, y es necesario no errar en las decisiones que hay que tomar para organizar el contraataque de la clase y el camino hacia el poder obrero y la revolución socialista.

La clase obrera internacional está esperando una respuesta clara y contundente del MCI; la explotación y la opresión aumentan, los derechos anteriores se van perdiendo por días, el imperialismo desata nuevos escenarios de guerra, el ataque a las libertades y a los derechos individuales y colectivos se generaliza y se amplifica al amparo de las nuevas tecnologías informáticas, y de un estado policial cada día más reforzado.

No estamos en tiempos de cortesías versallescas, ni la clase obrera puede seguir sin un referente internacional revolucionario que oriente y organice sus luchas por la emancipación, por el poder obrero y la revolución socialista. El PCPE estará en Lisboa con toda la disposición a llegar a amplios acuerdos, sustentados sobre los principios del comunismo científico y del avance de coordinación entre las organizaciones revolucionarias. Con las cartas boca arriba

SE REFUERZA EL CAPITAL MONOPOLISTA ALEMÁN

La victoria de Merkel es una victoria directa del capital monopolista alemán sobre la clase obrera de ese país. El imperialismo alemán sale muy reforzado en esta situación, con un claro liderazgo y un proyecto político que gana hegemonía.

Es un mérito del propio capital monopolista alemán -que vende que el fortalecimiento de su poder en Europa es garantía de bienestar, y eso lo representa Merkel mejor que nadie-, y también una victoria entregada en bandeja por unos partidos de oposición que no confrontan con este proyecto de la dictadura del capital, sino que tratan de competir en la misma cancha y con las mismas armas. Y, como siempre, gana “la auténtica”.

Los resultados constituyen una derrota de las posiciones más colaboracionistas y oportunistas de “la izquierda” que, en el escenario de una profunda crisis capitalista -que aumenta extremadamente la explotación de la clase obrera alemana-, no es capaz de ampliar -ni tan siquiera retener- sus resultados anteriores por la debilidad de su respuesta al ataque general de la burguesía contra la clase obrera.

Las otras potencias imperialistas europeas tomarán nota de estos resultados y, con toda seguridad, tratarán de trasladarlos a sus propias experiencias. Es decir, el gobierno del PP se reafirmará en su política de guerra contra la clase obrera, pensando que la desventaja ideológica en que se encuentra la misma le permitirá -en su momento- revalidar sus resultados electorales. Aunque el PP no tiene en cuenta que su formación política carece del respaldo de monopolios tan potentes como los que auparon a Merkel a este resultado electoral. Aún así tendremos guerra; y habrá que responder con guerra, la de toda la clase obrera unida con su Partido al frente.

PENSIONES Y COPAGOS

Vamos pasando del “no tocaremos las pensiones” de la campaña electoral al “tan solo es un ajuste para garantizar las pensiones”. Es decir, el gobierno de la dictadura del capital acaba de dar el visto bueno, en el Consejo de Ministros, a la aprobación de nuevas fórmulas de cálculo de las pensiones, tanto en el período cotizado como en la revisión anual de las mismas.

Aunque siempre se trata de disfrazar que las nuevas medidas significan pérdidas para la clase obrera, esto es, reducción de sus ingresos. Pero las mismas declaraciones de los portavoces del capital no dejan ninguna duda, cuando reconocen que el gobierno ahorrará 33.000 millones de euros entre 2014 y 2022 con las nuevas medidas. La conclusión es clara, si el gobierno paga menos el colectivo de pensionistas cobra menos. Todo lo demás es demagogia y engaño.

Por fin el PP considera que hay condiciones para colocar sobre la mesa la desvinculación de la actualización de las pensiones del IPC. Algo a lo que aspiraban desde hace años el capital financiero y la patronal. La clase obrera pierde un logro histórico si esta medida se llega a aprobar en firme.

Aumentará también el plazo de cotización necesario para poder cobrar la pensión completa, con lo cual quienes no alcancen ese tiempo de cotización cobrarán pensiones aún más reducidas. El tiempo de cotización se vinculará a la esperanza de vida. Ahí el gobierno de turno tiene, además, una gran discrecionalidad a la hora de manipular un dato tan complejo de evaluar con rigor.

Por otra parte este gobierno de la oligarquía establece un nuevo sistema de copago para las medicinas de dispensación hospitalaria para las personas enfermas crónicas (incluido cáncer), un 10% del precio de las mismas. Es decir, se les quita el dinero a la clase obrera más enferma para dárselo a los banqueros. El gobierno hace otra demostración más de su composición de clase.

La clase obrera debe organizar su ejército propio para contraatacar esta ofensiva general contra sus derechos y sus condiciones de vida. Lo demás es perder un tiempo del que no disponemos, porque terminaríamos perdiéndolo todo, y en la esclavitud total.

FIESTA DEL UyL

La primera Fiesta de nuestro periódico -el 2 de noviembre en Madrid- será un acontecimiento de gran importancia en el desarrollo del proyecto del PCPE.

Que el centro de esta Fiesta sea un mitin internacionalista que contará con la presencia del PC de Grecia (KKE), el PC de México (PCM), el PC Brasileño (PCB) y, seguramente, otros partidos hermanos que a día de hoy están pendientes de confirmación, significa un extraordinario avance de las relaciones que se van consolidando entre Partidos Comunistas que tenemos una misma firmeza en la defensa del proyecto revolucionario y en la voluntad de unir al MCI sobre los principios del marxismo-leninismo.

Así mismo contaremos con interesantes debates, una parte cultural y festiva, que abarcará desde exposiones, cine, hasta diversas actuaciones como la de Santiago Auserón.