Compartir

 

“(...)No puede afirmarse de una manera categórica el fracaso del marxismo-leninismo, porque lo que el marxismo-leninismo ya le dio al mundo es mucho, incluso, aunque pueda tener algún revés, o un gran revés, coyuntural o transitorio, porque el marxismo – leninismo inspiró al movimiento revolucionario en el mundo durante casi ochenta años: el marxismo lo empezó a inspirar hace más de cien años y el leninismo hace alrededor de ochenta años, por lo menos. Lenin durante todo este siglo ha influido mucho. A estas ideas se debió, en primer lugar, la Revolución de Octubre, uno de los acontecimientos más grandes de este siglo, que dio lugar a la creación del primer Estado socialista en la historia del mundo.”

*Conversaciones con Fidel Castro. Entrevista concedida a la revista “Siempre” (Mayo-Julio 1991).

(De la obra: La honda de David. Cuba frente al Nuevo Orden.(Ed.Txalaparta, 1992)).

Hace ya poco más de 25 años que el camarada Comandante Fidel Castro Ruz, veía con preocupación la posible desintegración de la URSS, advirtiendo que su desaparición “sería una gran tragedia para la humanidad”. Desgraciadamente Mijaíl Gorbachov, ya entonces en todas sus obras autobiográficas que empezaba a editar a comienzos de la década de los noventa para el público de los países de la CEE y OTAN, dejaba caer bajo su falso buenísmo aquello de: “Lamento no haber podido conducir a buen puerto el buque que he gobernado. Espero que los historiadores sepan señalar lo logrado y lo no logrado y las causas de ello”.

Nuestro Partido, el PCPE, fue testigo directo y sufridor de las consecuencias nefastas de esas traiciones realizadas desde ciertas direcciones políticas en 1989, cuando se intentó fusionarnos con el PCE eurocomunista de Julio Anguita por orden directa de la troika dirigente del kremlin: Yakovlev, Shevardnadze y Gorbachov.

Ha pasado un cuarto de siglo, y poco a poco se van descubriendo nuevos datos sobre los verdaderos propósitos del entonces secretario general del PCUS (1985-1991). Independientemente de los apoyos que se hayan recibido en la Europa del Este por parte de organismos tipo “ONGs” y “Fundaciones de filántropos” como la CIA, El Vaticano, o magnates del Gran Capital como George Soros, lo que nos queda muy claro es la similitud anticomunista de Mijaíl Gorbachov con Santiago Carrillo. Ambos se han dedicado en vida a reescribir sus memorias y autobiografías, para poder encajar bastantes puntos oscuros propios donde las palabras traición y destrucción de la ideología marxista – leninista son sus principales argumentos.

Nuestros enemigos de Partido que siempre nos han llamado “perros brezhnevianos” centrándose unicamente en el XX Congreso del PCUS para tildarnos de revisionistas a los prosoviéticos y prosoviéticas, entre otras lindezas, siempre han olvidado que la historia del comunismo internacional es bastante más larga de lo que pretenden algunos defender desde sus purismos fraccionales.

Podemos señalar que los planes económicos en la Unión Soviética y todos los trabajos de planificación estaban asentados para los años 1995-1997 e incluso con campañas de cooperación internacional hasta el año 2000.

El camarada Vitali Ivánovich Vorotnikov en su obra “Mi verdad. Notas y Reflexiones del diario de trabajo de un miembro del Buró Político del PCUS” editada en La Habana en 1995 describe muy bien como se van apartando a todos los sectores leales a la Revolución de Octubre a partir de 1987 como Gromiko, Lukianov, Ligachov; así como la usurpación de lo que hubiera sido la Perestroika real...

Pero más allá de las apetencias de la troika que llevaba trabajando su desembarco en el PCUS desde la década de los setenta, para desplazar a Andropov y Chernenko del Politburó, en las propias editoriales soviéticas empiezan a darse curiosos cambios a partir de 1989. La Agencia de Prensa Nóvosti pasa a denominarse Novosti.

Y sobre todo se observa en todas esas obras, la dirección y control maniqueo de Yavkovlev, y de su grupo aparentemente enfrentado a Boris Yeltsin...

La destrucción de la URSS no se da con el “falso” Golpe de Estado de Agosto de 1991; sino tres años antes con la XIX Conferencia Nacional del PCUS en el verano de 1988. A partir de ahí, la guinda para el postre final, será el famoso XXVIII Congreso del Partido en Julio de 1990. En el mes de marzo, ya habían conseguido eliminar el artículo sexto de la Constitución de 1977 para convertir el País de los Soviets en una democracia burguesa con partidos del Gran Capital...

Para ir concluyendo resulta muy llamativo que los maestros de ceremonias de este proceso de liquidación del comunismo soviético fuesen entre otros el ya mencionado Boris Yeltsin, quién crease su propia Constitución de Corte zarista en 1993 para su Gran Rusia... y Gavriíl Popov, alcalde de Moscú junto con Anatoli Sobchak, alcalde de Leningrado... Lo comentamos irónicamente ahora que la hija y modelo internacional de este último Ksenia Sobchak, alias la “Paris Hilton rusa”, rivalice con quién fuera su delfín neoliberal en otros tiempos: Vladímir Putin, quién no deja de imitar al primer ministro Stolipin en los tiempos del zar Nicolás II, entremezclándose con las ansias imperiales de Pedro el Grande y los magnates millonarios que siguen sustentando la política de rapiña de los recursos antaño estatales y públicos de la URSS, bajo la bandera del aguilucho de dos cabezas de los Romanov a los que hace cien años el proletariado y campesinado soviético habían desplazado del poder en la Gran Revolución Socialista de Octubre.

El pequeño Maxím