Compartir

"Durante la revolución mexicana, surgen mujeres de manos morenas, mujeres jóvenes con la interrogación en sus ojos de lo que sería la muerte. Estas mujeres no son las mujeres que relatan en los libros de historia, son las mujeres que ayudaron a que hubiera una verdadera revolución mexicana. Estas mujeres son, las soldaderas”. Elena Poniatowska

Hay muchos casos, incontables, de mujeres ocultadas en la Historia, fueron protagonistas de acontecimientos revolucionarios y han sido olvidadas. Mujeres transgresoras que rompieron con los roles asignados a su género para ser dueñas de su destino, lo curioso del caso de Petra Herrera es que tuvo que convertirse en Pedro Herrera, travestirse, para poder participar del ejército revolucionario mexicano.

Decidida a ser de los soldados que iban a la batalla, no quería ser parte de La Soldadera, mujeres que los acompañaban encargándose de toda la intendencia y cuidados, se vistió de hombre y se enroló. Luchó junto a Pancho Villa que alabó su liderazgo y motivación al frente del resto de revolucionarios.  En varias ocasiones  Petra/Pedro había conseguido importantes gestas como volar puentes.

Cuando su valor y pericia eran ampliamente reconocidos, decidió mostrarse tal cual era, una mujer. No fue aceptada, no la ascendieron a General por el hecho de ser mujer; algo que pretendían hacer con el valioso Pedro.

No se rindió y no queriendo estar constreñida a las labores que se consideraban propias de su género, que aunque fundamentales eran menos valoradas, constituyó una brigada sólo de mujeres que participaron decididamente en la guerra, en la segunda batalla de Torreón (1914), luchó junto a 400 mujeres.

Tiempo después, su ejército femenino fue disuelto por órdenes superiores. En el año de 1917, se alió a Venustiano Carranza, convirtiéndose en una leyenda para las mujeres del país. Solicitó ser ascendida a general y permanecer en el servicio militar, le fue negado pese a sus notables habilidades, obtuvo cierto reconocimiento al ser ascendida a coronel.

El mayor García Monsalve, en sus memorias de la Toma de Zacatecas: “… alcanzamos la cumbre de El Grillo. Por cierto, recuerdo perfectamente a una mujer, llamada Petra Herrera, que mandaba como a 20 muchachas y que atacaba como si fuera hombre, llenando de valor con su ejemplo tanto a nosotros como a las mujeres”. 

Petra Herrera terminó trabajando como espía, bajo el disfraz de moza de cantina en Chihuahua. Diversas versiones concuerdan en que una noche, un grupo de bandidos ebrios, la insultaron y dispararon. Otras aseguran que murió en la batalla de Zacatecas. No se sabe el año exacto de su muerte al  igual que su nacimiento,  sabemos que fue una mujer revolucionaria y la rescatamos del olvido de la historia de los hombres.

Tatiana Delgado