Compartir

3ª Parte y final del artículo que nos ha remitido el Secretariado Internacional del Partido Comunista Danés.

La Victoria más reciente

Como se ha explicado anteriormente, Dinamarca ha celebrado varios referendum en relación a la Unión Europea (UE).

El último referéndum tuvo lugar en diciembre de 2015. Esta vez el gobierno quiso deshacerse y cancelar la excepción danesa en lo relativo a la cooperación judicial dentro de la UE - una de las cuatro excepciones obtenidas por Dinamarca en 1992-93 ante su incorporación al Tratado de Maastricht.

Karen Sunds recuerda que en el momento en que el primer ministro anunció este referéndum las perspectivas del Movimiento no parecían buenas. Según las encuestas de opinión, aquellos que votarían en contra de la cancelación de este punto de excepción en materia judicial se situaban bastante por debajo del 50%, siendo además un tema político complejo y muy difícil de explicar a la población al referirse al estado de derecho, la seguridad judicial pública, los derechos de los acusados, los testigos adecuados ante los tribunales, etc, así como el intercambio de información sobre los ciudadanos.

- “La campaña por el No se puso en marcha y una vez más comprobamos que los votantes podían entender estos asuntos políticos en apariencia bastante complicados, que podían tomar una posición clara ante los mismos”, recuerda una feliz Karen Sunds.

¡Otra vez ganó el No!

Durante los últimos 20 años la resistencia contra una mayor integración de Dinamarca en la UE y el escepticismo hacia el proyecto de la Unión han crecido. Al mismo tiempo, “los partidos unidos de la UE” han cerrado el camino a cualquier atisbo de resistencia o crítica a la Unión dentro de sus organizaciones. Los miembros de esos partidos que representan la resistencia ante la UE viven bajo la constante amenaza de expulsión.

Así, son muchos los votantes que se sienten huérfanos de un partido u opción política que les ofrezca lo que buscan. Esta es una de las razones más importantes para explicar el ascenso en el número de votos obtenido por el partido de derecha nacionalista denominado Partido Popular Danés (DF). Se los considera “la voz del hombre pequeño”, y en sus discursos hablan mucho de la Unión Europea, lo que no hace sino repetir una tendencia creciente en varios países donde el populismo de derechas está en aumento.

“Sin embargo, el Partido Popular Danés no es lo mismo que el UKIP británico”, enfatiza Karen Sunds. “El Partido Popular Danés engaña a los votantes. Hablan de la crítica a la Unión Europea, hablan de resistencia contra la integración de la Unión, pero  en realidad aceptan y apoyan la mayor parte de las políticas de la UE”.

Este problema empeora porque la mayoría de la izquierda política subestima la importancia que la cuestión nacional supone para la clase trabajadora.

- “Si las fuerzas revolucionarias no entienden la lucha y la defensa por la soberanía nacional serán muchos los trabajadores que recurrirán a quienes, de palabra y a nivel retórico, afirman defender la nación y la autodeterminación nacional”, asegura de manera enérgica Karen Sunds.

Existe un creciente escepticismo hacia la UE principalmente porque la clase trabajadora ve cómo ésta ataca las condiciones de trabajo y de vida de forma que estas empeoran visiblemente. El Tratado de Estabilidad Fiscal y el Pacto de Euro Plus obligan a los gobiernos a reducir el gasto público y social, lo que implica reducir el estado de bienestar y endurecer las condiciones de trabajo de los empleados públicos.

Esta situación tiene lugar como consecuencia de la libre circulación de mano de obra, lo que conduce al dumping social al permitir a los empresarios daneses la contratación de mano de obra con salarios de Rumanía. Para poder llevar a cabo estas contrataciones basta con que el empresario simplemente abra una “empresa de buzón de correos”, una pseudo empresa o en realidad una empresa fantasma con sede en Rumania y actividad en Dinamarca.

Las consecuencias de este modelo de contratación, especialmente para los sectores menos cualificados y peor pagados, son dramáticas. Al mismo tiempo, la red asistencial proporcionada por la seguridad social sufre un severo daño.

El Movimiento de los Pueblos contra la Unión Europea

El Movimiento de los Pueblos contra la UE es en la actualidad la única organización que trabaja abiertamente por el objetivo de sacar a Dinamarca de la UE. La organización mantiene la misma línea de trabajo que ha sido utilizada durante los últimos 46 años contando con las líneas de todos los partidos políticos con la intención de desarrollar y consolidar una amplia alianza de la clase trabajadora en contra de la Unión Europea y el gran capital. Nunca antes del Brexit hemos dispuesto de un nivel de fuerza como el que tenemos ahora. Sin embargo, de forma simultánea asistimos a una ingente y masiva campaña propagandística a favor de la UE: “Debemos hacer de la UE una fuerza progresista con la que contrarrestar a la América de Trump”, nos dicen. Y a renglón seguido añaden: “Tenemos que hacer de la UE un proyecto de los trabajadores – solo por medio de la UE podremos controlar el capital globalizador…”

-          Tenemos ante nosotros un trabajo ingente y lleno de dificultades si pretendemos convencer a la población de que esas expectativas son irreales: la UE es la herramienta de los monopolios, y así es como ha funcionado desde sus inicios en los años 50 del pasado siglo, declara Karen Sunds en referencia a la Unión del Carbón y el Acero (CECA) que sirvió como precedente a la Comunidad Económica Europea (CEE) y a su posterior estructura, la UE que hoy conocemos.

La campaña para sacar a Dinamarca de la UE aún no se ha concretado en todos sus aspectos. Podríamos decir que aún está en fase de construcción. Este proceso solo podrá concretarse a través del trabajo de los grupos locales y los comités del Movimiento de los Pueblos contra la UE.

-          En la fase actual del proceso nuestro enfoque se centra en organizar y desarrollar el marco para la celebración de debates a nivel local. Difundir información, crear conocimiento y abrir debates sobre alternativas a la permanencia en las estructuras de la UE, como ser miembro de la organización de libre mercado EFTA. Pero también para crear conciencia sobre el rápido desarrollo de la Unión Europea como una unión política militarizada.

El PC Danés sitúa a la cabeza de su lista de prioridades la lucha contra la UE.

- El PC Danés contempla el trabajo en el Movimiento de los Pueblos contra la UE como un elemento esencial en nuestra estrategia en contra del poder de los monopolios financieros. Entendemos que la gran mayoría de los trabajadores tienen un interés objetivo en derrotar a la UE de los monopolios y el gran capital. Si tenemos éxito y consiguiéramos la salida de Dinamarca de la UE sería una gran victoria para las fuerzas populares y revolucionarias en Dinamarca. Al abandonar la Unión Europea podríamos recuperar el poder político a escala nacional y este poder puede utilizarse en la lucha continua contra el capital.

Los comunistas han trabajado en el Movimiento de los Pueblos contra la UE y se han mantenido activos en el liderazgo de los comités locales y de otras organizaciones. Los comunistas trabajan en igualdad de condiciones junto a activistas y representantes del movimiento en lo que supone un ejemplo de amplio trabajo colectivo en pos de la unidad.

El PC Danés es un miembro colectivo del Movimiento de los Pueblos contra la UE. Como tal, nos hemos asegurado un significativo número de delegados con derecho de voto en las asambleas anuales.

Una asociación común

El Movimiento de los Pueblos contra la UE se basa en la estructura propia de cualquier asociación, con miembros individuales y colectivos que aportan sus respectivas cuotas.

Cada año tiene lugar una asamblea anual que decide las líneas generales de actividad así como la línea política del movimiento. Esta reunión anual elige además un comité a escala nacional compuesto de 21 miembros y un comité ejecutivo formado por siete miembros.

Su sede central se encuentra en Copenhague, al tiempo que se mantiene una oficina de secretariado en Bruselas, ya que el Movimiento de los Pueblos contra la UE obtuvo un diputado en el parlamento europeo. Este es el único parlamentario del grupo de 13 que corresponden a Dinamarca.

La espina dorsal del Movimiento de los Pueblos contra la UE la forman alrededor de treinta grupos y comités locales que cubren la totalidad del territorio nacional. Algunos comités trabajan de manera constante; otros podrían ser denominados “comités durmientes” que no mantienen una actividad continua, si bien en el momento en que tiene lugar una nueva convocatoria de referéndum, un llamamiento a elecciones dentro de la UE o campañas políticas de importancia, estos comités “despiertan” y retoman su actividad. Organizan campañas de distribución de octavillas y panfletos, organizan asambleas y reuniones públicas, colaboran con diversos grupos de presión, trabajan con la prensa local, etc.

El Movimiento de los Pueblos contra la UE obtiene sus recursos económicos a través de las cuotas de sus afiliados y por medio de donaciones. Como consecuencia de disponer de un diputado en el parlamento europeo, el Movimiento recibe diversos ingresos con los que mantener un secretariado, realizar trabajos informativos, costear viajes, etc. Estos ingresos juegan un papel considerable en las finanzas del Movimiento.

En la actualidad se produce una discusión permanente en el seno del Movimiento de los Pueblos contra la UE en torno al necesario equilibrio entre el trabajo que se lleva a cabo en el parlamento europeo y el que llevamos a cabo en el interior de Dinamarca. Y una parte sustancial de este debate mantiene su atención constante en la necesidad de no resultar engullidos por la UE y   acabar siendo parte del “sistema”, un sistema por cuyo abandono luchamos.

La salida de Dinamarca de la Unión Europea es posible

¡Dinamarca puede salir de la Unión Europea! Podemos abandonar la Unión si conseguimos forzar un referéndum sobre la permanencia de nuestro país y si logramos ganar ese referéndum.

Ambas cuestiones dependen de la dureza y la constancia de nuestra lucha; primero lograr extraer al gobierno la celebración del referéndum y posteriormente ganarlo.

-          Dependerá de nuestra habilidad multiplicar varias veces nuestra actividad y nuestro trabajo consciente para llevar adelante la campaña. Dependerá de nuestra capacidad para concienciar a la clase política y al sistema educativo de modo que podamos evitar el riesgo de ser nuevamente víctimas de la traición, tal como ocurrió en 1992. El movimiento debe ser lo suficientemente fuerte para permanecer firme y lograr sus objetivos.

-          El Movimiento de los Pueblos contra la UE tendrá que asumir esta labor y poner en marcha un gran movimiento político y social favorable a la salida de Dinamarca de la Unión Europea. Este es nuestro objetivo como Partido, concluye Karen Sunds.