Compartir

La precariedad con la que lidiamos los/las trabajadores/as es inimaginable, sometiéndonos a unas leyes que nos imposibilita realizar en condiciones óptimas nuestro trabajo, cada día perdemos más derechos con un gobierno que apoya a la oligarquía española, creando leyes a favor de ésta y en contra de los/las trabajadores/as, todo un sistema para enriquecer al rico y empobrecer cada día mas al pobre, un sistema que no quieren perder los que tienen el poder, asentándose en sus tronos y jamás perderlos.

Como es de esperar, todos los empleos que se están creando son precarios, tanto, que el/la empresario/a hace todo lo posible para ahorrarse cada vez más, y a costa de la vida del trabajador/a, en equipos de protección integral, ropa, calzado, etc., o en nómina quitando pluses esenciales y básicos. Atemorizan a la clase trabajadora con el despido, enseñándole o diciéndole que tiene más gente que desean trabajar, para que no se rebele o haga huelga, despidiendo a los/las que intenten que haya una mejora en el trabajo para él/ella y los/las compañeros/as, y sobre todo que no haya un convenio al que agarrarse para pedir los derechos como trabajador.

Nos encontramos con esta situación, cada vez más extendidas en el sector de los auxiliares, que, al no tener un convenio a nivel nacional, muchas empresas se aprovechan de los/las trabajadores/as, acogiéndose en cualquier convenio que le convenga a la empresa, aquí nos encontramos también con la subcontratación, en donde siempre pierden los mismos, el/la trabajador/a.

Uno de estos, son los auxiliares de servicio del parking del aeropuerto de Sevilla, donde el puesto trabajo no está en condiciones de uso, sillas en mal estado, sin calzado de seguridad, sin chalecos reflectantes, sin ropa, sin agua potable en los cuartos de baño, donde no se pueden lavar las manos después de hacer las necesidades, cucarachas por la oficina y para colmo, el sueldo, llegando a ser insultantemente bajo.

Luego tenemos a los pasajeros, donde después de un largo vuelo y deseando de llegar a sus casas se encuentran con problemas a la hora de salir, el programa informático que se utiliza no es compatible con algunas barreras, o no se encuentran las reservas, se dirigen al puesto de control y se enfrenta con el que está dando la cara por el parking, que es el/la trabajador/a que está allí, que sufre a diario vejaciones por parte de los usuarios, que estando cansados han llegado a insultar, pegar y escupir, al auxiliar que está allí.

Con la subcontratación se consigue dos cosas muy importantes, que el/la trabajador/a cobre solamente el SMI o menos y la otra es que consiguen que los/las trabajadores/as no protesten, porque al momento de rebelarse van a la calle y los sustituyen por otros, dejando en la calle a padres y madres de familias con muchas necesidades y responsabilidades.

El único medio que queda para una mejora es la unión de todos los/las trabajadores/as del parking del aeropuerto de Sevilla. Van a celebrarse elecciones para elegir un enlace sindical y luchar por los derechos que tanto sacrificio hicieron nuestros abuelos/as, madres, padres para conseguirlos, aquí es donde se mide la lucha de clases y nosotros como trabajadores/as que somos, tenemos que vencer, no darnos por vencidos y luchar hasta la última gota de sangre si es necesario.

Tomemos conciencia de clase de una vez por todas, lo que más temen es que se despierte la masa obrera porque saben que están perdidos, como decía Karl Marx, ¡Proletarios del mundo, uníos!, creo que ya va siendo hora de esa unión y eso solo se conseguirá con el partido de los obreros, el Partido Comunista de los Pueblos de España.

Nolberto Mora