Compartir

Culmina con éxito la I Escuela Central de Formación de la Juventud del PCPE

Culmina con éxito la I Escuela Central de Formación de la Juventud del PCPE desarrollada el 1 y 2 de diciembre en Vila-real (Castelló). Bajo el lema de “Preparar el futuro de la Revolución” jóvenes de todo el estado participamos en unas intensas jornadas de formación marxista-leninista con la finalidad de fortalecer ideológicamente a la Juventud Comunista. Es esta Juventud la que tiene la inmensa tarea de construir el destacamento juvenil comunista que acompañará al pueblo trabajador, a las masas, en el proceso revolucionario.

En el desarrollo de la Escuela se han dado interesantes conferencias acerca de la moral y los valores de la militancia comunista, la caracterización del fascismo hoy, la agitación y propaganda, entre otras, todas ellas acompañadas de ricos debates aplicados a la práctica en el día a día. Pues la formación comunista es colectiva y participativa, así como no es un mero ejercicio teórico sino una herramienta para la revolución. Además también ha habido lugar para compartir momentos de camaradería.

La praxis es la relación dialéctica de práctica y teoría, del trabajo y la actividad política diaria y de la teoría que nos permite interpretar el mundo para su transformación, el marxismo-leninismo. Hoy es más imprescindible que nunca, ante la miseria y la precariedad de nuestras familias, de nuestros barrios, de nuestra clase, dotarnos de la teoría y reforzar la práctica para enviar al basurero de la historia a este sistema caduco e insalvable. Colocamos también como elemento indispensable aprender de nuestros errores y aciertos para fortalecernos y conquistar la única alternativa posible: la sociedad socialista.

Ante el auge del fascismo, el fracaso de la vieja y nueva socialdemocracia, los partidos engañaobreros, y el anticomunismo del izquierdismo, solo hay un camino. Y este camino es acudir a nuestros barrios, a nuestros centros de estudios, a nuestros centros de trabajo y radicalizar los conflictos, elevar la conciencia, esto es, insistir en que solo vale luchar, luchar hasta llevar a la clase obrera a la toma del poder.