Compartir

La llegada a la isla de Fuerteventura de cincuenta marines yankis, para realizar tareas de entrenamiento en ambiente desértico, es una nueva agresión al pueblo canario, a su soberanía y a su voluntad insobornable de que Canarias sea territorio de paz, con un Estatuto de Neutralidad, que no sea utilizado nunca como base de agresión contra otros pueblos.

Que el Campo de Tiro de Pájara integre estas nuevas funciones es un paso más en la política imperialista del gobierno español, en este caso un gobierno de la socialdemocracia liberal. Se avanza un paso más en el proceso de militarización de Canarias, violentando la voluntad soberana del pueblo canario.

Que tropas criminales, que actúan en cualquier país con total impunidad, cometiendo los más terribles crímenes sean alojadas por la monarquía española en la isla de Fuerteventura no es otra cosa que una demostración más del mismo carácter criminal de la monarquía española, especialmente su máximo representante Felipe VI. También los partidos políticos del sistema, todos ellos cómplices de esta utilización espúrea del territorio canario, tienen las mismas responsabilidades criminales que las tropas mercenarias que utilizan el territorio canario para preparar en mejores condiciones sus crímenes contra los pueblos africanos.

Los comunistas de Canarias rechazamos de forma rotunda la presencia de estos criminales mercenarios en nuestras islas. Llamamos a todo el pueblo canario a expresar su más absoluto rechazo al creciente proceso de militarización de nuestras islas. Y denunciamos la complicidad criminal de la monarquía borbónica, de los partidos políticos del sistema, y del capital monopolista español que es quien marca la línea política tanto a los Borbones cómo a los partidos PP, Cs, PSOE, VOX, CC, etc. Todos ellos enemigos de los pueblos y cómplices de los crímenes cometidos por las bárbaras tropas mercenarias yankis y españolas.

Carmelo Suárez

Secretario General del PCPE

12 septiembre 2019