Compartir

Desde distintas organizaciones de los barrios de Madrid, a través de la iniciativa “Apuesta por tu barrio”, se ha organizado una manifestación para el próximo domingo 6 de octubre, que partirá desde la Glorieta Cuatro Caminos al barrio de Tetuán (Madrid), a las 12:00h.

La convocatoria parte del hartazgo de los vecinos y vecinas, y organizaciones de los barrios populares de la capital respecto al incremento descontrolado de las casas de apuestas, espacios donde el pueblo trabajador, y en primer lugar su juventud, son el principal foco para la adicción en el juego y las apuestas, siendo otro espacio más donde alienarnos y despersonalizarnos, para generar negocio con nuestro dinero y nuestra salud, mientras evitan que seamos plenamente conscientes de la realidad actual de explotación y opresión a la que nos somete el capitalismo.

Este problema, lejos de afectar solo a los barrios populares de Madrid, se extiende por toda la geografía del estado español, multiplicándose en los barrios de menores rentas y siendo responsable directo de ludopatías, aislamiento social, depresiones y suicidios. Y les son útiles a la patronal y al estado burgués para tratar de impedir y dificultar la necesaria organización obrera y popular, hacia nuestra participación e intervención consciente en nuestros problemas reales que nos afectan como clase social explotada.

Por ello, al calor de esta iniciativa se han realizado otras convocatorias, en Cartagena, Coruña, etc.,  esa misma jornada denunciando esta situación.

Desde el PCPE, entendemos que la respuesta favorable para los vecinos, vecinas y organizaciones populares, es organizarse en los barrios más afectados, en asambleas por un ocio sano en nuestros barrios, enfrentado a las propuestas de ludopatía y enfermedad que nos ofrece el capital.

La salida es por el cierre inmediato de las casas de apuestas y la recolocación de los trabajadores y trabajadoras de estos locales en otros centros de trabajo, por un ocio sano y al servicio de las necesidades e intereses del pueblo trabajador.

Redacción UyL