Compartir

 

El capitalismo teje una tupida red de complicidad con el patriarcado para someter a las mujeres trabajadoras a una doble opresión. Levantemos un muro de resistencia frente al machismo secular que sigue azotando la realidad en todos los ámbitos de nuestra vida.

 

Violencia contra las mujeres, asunción de la totalidad de las tareas reproductivas y de cuidados de menores, ancianos y personas dependientes, son, junto a una mayor discrimación y explotación laboral, escenarios inaceptables que, el conjunto de la clase trabajadora, mujeres y hombre unidos en un misma meta liberadora contra la opresión de nuestras compañeras, debemos combatir como paso imprescindible para avanzar en la lucha por una sociedad más justa y el Socialismo.