Compartir

A pocos meses de la celebración del XI Congreso del PCPE, conversamos el Secretario General, el camarada Carmelo Suárez, para que nos detalle las claves del momento político actual y el desarrollo del proceso hacia el XI Congreso del Partido, que se celebrará el próximo mes de julio.

Redacción (R): ¿Cómo caracteriza el PCPE la actual situación política internacional?

Carmelo Suárez (C): Hoy se produce un nuevo impulso al ya acelerado proceso de concentración y centralización del capital, como forzada línea de salida de la grave crisis económica internacional. Las grandes potencias mundiales desarrollan, con este fin, políticas cada día más agresivas. Crece la rapiña, se inicia una nueva carrera de armamentos, y se amplían y diversifican los escenarios de guerra y los ataques a la soberanía de las naciones.

Todo se tensiona, y se agravan las contradicciones. El momento es de elevado riesgo para el futuro de la Humanidad.

R: ¿Qué problemas afectan al Movimiento Comunista Internacional (MCI) hoy, y qué es necesario para su avance, y para el fortalecimiento de las posiciones antiimperialistas?

C: Desgraciadamente el MCI no está a la altura de las exigencias. Hay una gran debilidad, un gran fraccionamiento organizativo y, lo que es peor, una muy limitada intervención política con línea de masas.

El PCPE tiene un ámbito de colaboración con Partidos hermanos, con los cuales compartimos posiciones ideológicas y línea de intervención política. Hoy centramos nuestros esfuerzos en ello, con la propuesta central de formación de un gran Frente Mundial Antiimperialista, como forma más adecuada de buscar niveles superiores y más amplios de colaboración.

R: En relación al marco de lucha de clases estatal, ¿qué principales problemas afectan hoy a la gran mayoría social en el estado español, y en concreto a la clase trabajadora?

C: Aumenta la desigualdad social, un sector cada día más amplio y numeroso del pueblo queda en la exclusión y en la marginalidad social. Aumenta la sobreexplotación, con salarios de miseria, especialmente para la juventud obrera y la mujer trabajadora.

En la superestructura, el bloque de poder dominante tiene enormes dificultades para mantener sus mecanismos de legitimación, y pierde credibilidad y apoyo social de forma creciente.

R: Tras la formación del nuevo gobierno socialdemócrata de PSOE-Unidas Podemos, ¿considera el PCPE a este gobierno un aliado de la clase trabajadora y el resto de oprimidos?

C: Este es el gobierno que la clase dominante necesita en estos momentos, al menos dadas las circunstancias es “lo menos malo” para ellos. En esa situación, de equilibrio de intereses, la clase obrera debe luchar para obtener concesiones que son posibles por la situación de inestabilidad del poder, que busca contentar a algunos sectores para tratar de desactivar el conflicto social.

En lo estratégico es un gobierno a combatir, para evitar que su capacidad de engaño socialdemócrata desactive los procesos de movilización y de lucha obrera.

R: ¿Sigue vigente hoy la necesidad de los partidos comunistas frente a la llamada "nueva política"?

C: No hay otra salida que la solución revolucionaria frente a la actual crisis del sistema capitalista, y ello hay que valorarlo como una situación de emergencia social en todos los sentidos, como una urgencia.

Carmelo Suárez (C): A esta formación capitalista, en fase imperialista, solo se le podrá derrotar desde las posiciones del comunismo científico, desde el marxismo-leninismo. La llamada “nueva política” no es más que un balón de oxígeno para el capitalismo. Lo que nos espera es la más dura confrontación, donde el enemigo de clase no tendrá límites de ningún tipo para el ejercicio de la violencia. Nuestra estrategia ha de tener un fuerte carácter de masas si queremos vencer. Masas con conducción revolucionaria.

R: El XI Congreso del PCPE se celebrará entre el 10-12 julio de 2020 en Madrid, ¿qué balance hace la dirección del PCPE entre el X y el XI Congreso?

C: El PCPE tuvo que enfrentar, hace dos años, una dura lucha contra el proceso liquidacionista de sectores eurocomunistas, y hemos vencido, con un enorme esfuerzo. Ahora tenemos la casa limpia, y eso nos ha permitido avances importantes. El PCPE se va dotando de recursos para dar el salto cualitativo en el que estamos trabajando, la nueva sede del Comité Central en Madrid va en esa línea. Y después del XI Congreso abordaremos otras cuestiones que están pendientes, que mejorarán nuestras capacidades.

R: ¿Cuáles son los temas centrales de debate del XI Congreso y cómo se ha venido preparando?

C: Hay tres cuestiones principales. En la escena internacional nuestra Tesis dice que hoy el altísimo desarrollo de las fuerzas productivas, dentro de la sociedad capitalista, ha creado ya la base material necesaria para la construcción de la sociedad socialista. Esta formulación, rigurosamente fundamentada, nos lleva a una serie de conclusiones para el desarrollo de las alianzas y de la táctica, para acelerar el proceso hacia la crisis revolucionaria.

En el Estado Español fundamentamos el claro agotamiento del proyecto burgués hasta hoy hegemónico, y su imposibilidad para dar solución a los problemas estructurales dentro de los límites del mismo sistema. Por ello colocamos nuestra propuesta de un nuevo proyecto histórico para este país, bajo la forma de República Socialista de carácter Confederal. Definimos una política de alianzas y una línea táctica, para con ellas articular un fuerte movimiento de masas, que impulse este proyecto bajo conducción revolucionaria.

Para que estas propuestas anteriores avancen es necesario un Partido de Vanguardia que ejerza la dirección política revolucionaria, ese es el PCPE que nació en 1984, y que hoy centra sus debates en este Congreso en una amplia batería de medidas para desarrollar las capacidades que el actual desarrollo de la lucha de clases exige. La formulación teórica del Partido se ha conformado a lo largo de sus anteriores Congresos, y ese fundamento teórico posibilita que el debate partidario se centre ahora en lo más concreto de la construcción del Partido y de la intervención de masas.

R: Tras los problemas experimentados en la última etapa, ha habido un cambio en el modelo organizativo de la Juventud del PCPE. ¿Qué cambios sustanciales hay frente al modelo anterior?

C: Ha sido una experiencia de la que hemos sacado aprendizajes y conclusiones. El PCPE ha roto con una línea política en la que en el “comunismo occidental” ha mantenido, durante décadas, la ficción de una organización juvenil independiente del Partido pero que, se decía, coincidía con el proyecto político del Partido. En la práctica esa forma organizativa idealizada ha supuesto una cadena de problemas y retrocesos de la mayor esterilidad.

Ahora la Juventud del PCPE es parte del Partido, y el Partido dirige y orienta su actividad. Por ello la Juventud participa en todo el proceso congresual, debate las Tesis, presenta enmiendas, elige su representación para el Congreso y participa en el Pleno del Congreso, interviene en los debates y defiende sus enmiendas. Pero la soberanía del Congreso para la toma de acuerdos se limita a los miembros del Partido.

Confiamos en que esta forma organizativa nueva, que ya se está aplicando, dará mejores resultados. Es una concepción más adecuada para la preparación y formación de la Juventud, y conseguir que el futuro de esa Juventud sea el Partido.

R: Para este número especial del UyL sobre la mujer trabajadora, ante la reciente realización de la 2ª Conferencia Feminista del PCPE, ¿qué debates principales ha desarrollado y cuáles son sus conclusiones?

C: La celebración de la II Conferencia Feminista fue la culminación de un intenso trabajo teórico y político sobre la liberación de la mujer trabajadora. Se aprobó una Tesis que aborda esta cuestión con un grado mayor de elaboración, diez años después de celebrada la I Conferencia Feminista, y que concluye con propuestas para la intervención en este frente de masas, diferenciando las propuestas tácticas más inmediatas de las propuestas estratégicas. Esas propuestas entran directamente a reforzar la lucha de las mujeres en el interior de la lucha de clases, con iniciativas que reforzarán su posición en lo organizativo y en lo político en el día a día. Son propuestas de carácter clasista que buscan colocar la lucha de las mujeres con una dimensión revolucionaria.

También se ha realizado una elaboración muy fundamentada de la cuestión del patriarcado, y el papel que éste juega en la doble opresión de las mujeres.

La Tesis aprobada es una auténtica herramienta para la lucha revolucionaria de toda la militancia del PCPE y la Juventud.

REDACCIÓN UyL