Compartir

 

"Estamos haciendo un mapa de las tierras que formarán parte de Israel de acuerdo con el Plan de Trump, esto no nos llevará mucho tiempo, lo haremos en pocas semanas" declaró Netanyahu al periódico The Jurasem Post.

El Plan de Trump, compuesto de 180 páginas, reconoce como propietarios a los colonos israelíes que ocupan las tierras de Palestina, los altos del Golán, parte del Valle del Jordán y Jerusalem, la capital de Palestina.

Si observamos el mapa que propone el plan de Trump, Palestina será un estado de pequeñas islas rodeadas por el plan criminal de anexión del régimen sionista de Israel.

En el acuerdo desaparece el término "ocupación" con la intención de dar un marco legal al robo de las tierras al pueblo palestino, violando los acuerdos de Oslo (1993-95), firmados entre el régimen sionista de Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Hay que recordar que después de la guerra de 1967, el sionismo se apropió del 78% de las tierras de Palestina. Desde entonces los asentamientos impulsados por el sionismo tenían el objetivo de asegurar el territorio robado y extenderse dentro de Palestina. Por lo tanto el llamado “Acuerdo del Siglo”, plan presentado por Trump acaba con cualquier esperanza de pacificar la zona y sobre todo de crear un estado Palestino.

Entre las medidas del Acuerdo del Siglo, el supuesto estado palestino no podrá controlar las fronteras exteriores, excepto el paso a Egipto por Gaza.

Se elimina "el derecho al retorno", contemplado en las resoluciones de la ONU. Según el Plan de Trump, cinco millones cuatrocientos mil palestinos refugiados en diferentes países no tendrían posibilidades de regresar a su tierra. Los refugiados se tendrían que acoger a algunas de las siguientes opciones: obtener el pasaporte del Nuevo Estado Palestino, naturalizarse en su país de residencia o trasladarse a otro Estado.

En otro de los puntos del Plan Trump se dice «La Nueva Palestina no tendrá ejército, sino solo una fuerza policial. Se firmará un acuerdo entre la Nueva Palestina e Israel para que Israel defienda a la Nueva Palestina de cualquier agresión exterior. La Nueva Palestina tendrá que pagar a Israel por este servicio. Al firmarse el acuerdo, Hamas desmantelará sus armas, incluidas las armas personales, y se las entregará a Egipto». Las denominadas Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) serán quienes controlarán el espacio aéreo sobre las aguas territoriales de Palestina frente a la Franja de Gaza. Dos cruces en la frontera con Jordania, que serán incluidos en la red de carreteras palestina, también estarán bajo control de Israel.

El régimen sionista de Israel, al que se trata de encomendar la protección del pueblo palestino, es responsable del asesinatos de miles de victimas a través de varias acciones bélicas y bombardeos constantes contra un pueblo que se defiende con piedras.

Con el asalto al campo de refugiados de Sabra y Chatila (1982), en el que fascistas libaneses y el ejercito sionista asesinaros a 2.400 palestinos, ancianos, mujeres y niños, comienza el régimen sionista a crear planes para asesinar al pueblo palestino, para hacerlo desaparecer.

Diferentes operaciones como "Días de penitencia" (2004) se cobra la vida de 107 palestinos e hiere a 430, "Lluvia de verano", "Columna de Sansón" y "Nubes de otoño " (2006) se saldó con más de 500 victimas palestinas, el ejército sionista destruyó la única central eléctrica que había en Gaza agravando los problemas humanitarios que sufrían los habitantes de la franja. "Invierno caliente" (2008), causó 120 victimas palestinas, "Plomo fundido" (2009), bombardeo del territorio palestino que causó la muerte a 1.300 palestinos. Cuarenta y cinco mil heridos, miles de palestinos abandonaron sus hogares en Gaza, 4.000 edificios fueron atacados, "Pilar Defensivo" (2012), en la que el ejército sionista bombardeó Gaza y se saldó con doscientos muertos y cerca de mil trescientos heridos. El sector agrícola, principal recurso de habitantes de Gaza perdió 120 millones de dólares, el sector comercial 40 millones.

Además de estas operaciones, el criminal ejército sionista ha asesinado a miles de palestinos, sólo en los últimos días 12 palestinos han sido asesinados.

Desde la lógica más elemental no se puede encomendar al asesino proteger a sus víctimas.

El acuerdo del siglo exige a la autoridad palestina la renuncia voluntaria de una parte de su soberanía.

El Plan constituye nuevamente una violación al derecho del pueblo palestino a su soberanía dentro de un estado libre.

Trump ha planificado regalar los últimos territorios palestinos al régimen sionista; tiene a su favor el silencio servil de la comunidad internacional y el apoyo de países como Qatar, Arabia SaudÍ o Emiratos, que los convierte en cómplices del intento de desaparición del pueblo palestino.

Después de 73 años de heroica resistencia del pueblo palestino, de lucha por su soberanía, el “Acuerdo de Siglo” está condenado al fracaso.

Secretaría de Antiimperialismo - Comité Central