Compartir

No lo tendrá fácil la Ministra de trabajo si de verdad quiere abordar un cambio en la actual legislación de autónomos y no se queda en una venta de humo como nos hicieron con los despidos en situación de baja, donde han aumentado la indemnización en lugar de prohibirlos, como deberían haber hecho. Pero sin duda tienen muy buenos comunicadores, nos han vendido que ya no puedan despedir. Esperemos que con los autónomos no vuelvan tomar el pelo a miles y miles de trabajadores que hoy deben prestar su relación laboral en situaciones “alegales”.

El E.T., en su primer artículo define que será de aplicación a los trabajadores que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario. A los efectos de esta ley, serán empresarios todas las personas, físicas o jurídicas, que reciban la prestación de servicios de las personas referidas en el apartado anterior. Es decir, queda claro quién debe ser considerado empresario y quien trabajador por cuenta ajena. Pero hemos vivido en un país donde nos han querido hacer “emprendedores” a los pobres para, además de quitarnos las plusvalías de nuestro trabajo, dejarnos sin derechos laborales, vacaciones o despido, si no produces no cobras, dicen ellos mientras el PCPE dice ya que todo lo producimos, todo lo queremos.

Y esta circunstancia absolutamente anómala ha sido admitida por los legisladores y avalada por la Justicia e Inspección que, sólo cuando han aparecido denuncias de los “riders” (repartidores en condiciones lamentables –Glovo o Deliveroo) se discute si son “empresarios” o trabajadores.

Estos trabajadores que van en bicicleta o andando cargados con enormes bolsas para poder repartir, tienen que darse de alta en la seguridad social pagando su respectiva cuota ”empresarial” y también en la Agencia Tributaria como “EMPRESARIOS” con la obligación de presentar trimestralmente retenciones e IVA.

Pero no son solamente los repartidores quienes tienen que hacerse autónomos, los hay en todas las profesiones: Desde peluqueras, hostelería, limpiadoras, cuidadores, abogados o empleados de seguros, pasando por médicos o profesores, incluso los que nos reparten información de las ONG (organización sin ánimo de lucro). Y no es que sean profesionales que trabajan para más de un empleador, que va. Es que las empresas les obligan a darse de alta como profesionales para ahorrar costes por un lado y tenerlos más dóciles por otro, ya que como autónomos su negociación es individual, no colectiva.

Un trabajador por cuenta ajena desarrolla su actividad en la empresa bajo la dirección que ejerce el empresario y se materializa en una serie de directrices fijadas como horarios, retribución, medios de producción, etc…Es exactamente lo que una gran parte de autónomos hoy día hacen, tienen muchas obligaciones y nada de autonomía.

Hemos vivido reformas y adaptaciones legislativas en las que se ha apostado por reducir los costes laborales a los empresarios, dando bonificaciones para la seguridad social, y siendo permisivos con falsos autónomos. Hemos vivido despidos masivos en empresas en las que se les obligaba a darse de alta como autónomos realizando las mismas funciones, pero poniendo ellos el material que han tenido que comprar con la ridícula indemnización.

Si el Gobierno quiere atajar el fraude deberá apostar por invertir en Inspectores de Trabajo formados, en legislar sin atajos, sin dudas ni posibles interpretaciones, deberá definir claramente que una persona es autónomo cuando realiza una profesión con absoluta independencia organizativa y para más de una empresa o cliente. Todo lo demás, será poner puertas al campo, que solo servirá para adaptar la legislación con posterioridad a las sentencias judiciales en las que poco a poco se reconocen como trabajadores dependientes a los “riders” o los trabajadores de UBER. Desde el PCPE esperamos que se acabe con el falso mito de los emprendedores que no son más que trabajadores sin derechos laborales.

Vicente Alcaraz. Comisión de MOS