Compartir

En su séptima semana de huelga, resistiendo el ataque de rompehuelgas y piquetes patronales y las amenazas de la empresa, ganándose el apoyo activo de colectivos y organizaciones obreras de todo el estado y del mundo, la asamblea de trabajadores/as de Santa Perpetua no se puede ver sola frente a la firma del ERE que castiga el coraje y la lucha de Santa Perpetua echando a la calle a 750 familias obreras y entra a saco en el salario de las restantes.

Este acuerdo antiobrero lo van a impugnar y denunciar la clase obrera y sus organizaciones. Esta lucha la tenemos que apoyar el conjunto de las plantas de Panrico y el conjunto de la clase obrera porque si la perdemos la perdemos todos y todas, porque si la gana la unidad y la lucha obrera , levantando en cada centro de trabajo y en cada barrio castigado por el paro y la crisis el clamor organizado de la solidaridad obrera con nuestros compañeros de Panrico, estaremos en condiciones de devolverles el golpe, de hacerles sentir que con nuestro pan no se juega y que vamos a luchar hasta derrotar su criminal dictadura de clase.