Compartir

Cuando la clase obrera demuestra su fuerza con su unidad y solidaridad, a veces, no le hace falta ni siquiera entrar en combate para conseguir sus objetivos.

La huelga en el sector de empaquetado del plátano ha sido desconvocada, salvo sorpresas de última hora, tras conseguirse que se readmita a los cuatro compañeros despedidos y que la patronal, lideradas por los caciques Félix Santiago y Antonio Hernández, dé marcha atrás a la medida tomada, propia del terrorismo empresarial, junto con los despidos, de la aplicación del salario mínimo interprofesional en vez del correspondiente al convenio colectivo.

Bastó la determinación de los trabajadores de ir a la huelga para que la patronal reculara, y obligaron a la Asociación de Productores de Plátanos de Canarias (ASPROCAN) a respetar el convenio colectivo vigente y el poder adquisitivo de los y las trabajadores y trabajadoras. Aparte de las cuatro familias de los ahora readmitidos, otras 800 se iban a ver afectadas por las reducciones que, en promedio, iban a pasar de cobrar 1150 euros a cobrar 750. A pesar de recibir hasta 141 millones de subvenciones de la UE y de incrementar sus ventas en un 7'2 % en 2012, la patronal del plátano quería aumentar sus beneficios a costa, como siempre, de la clase trabajadora.

¡Todo para la clase obrera!