Compartir

En el anterior número de UYL se anunciaba el fallecimiento de un histórico militante del PCPE de Madrid.

Este nuevo número también debe ocupar lamentablemente otra nota necrológica, en este caso para el veterano militante Roque Segovia, de la organización de Madrid.

El camarada Roque Segovia siempre se distinguió en su militancia por realizar labores de agitación en cuantas actividades participaba. Su incorporación al partido surgió desde las filas del PCOE cuando se produjo el proceso de unificación del PCPE con esta organización. Durante la dictadura franquista tuvo que permanecer exiliado en Francia, y siempre se mantuvo alineado con las posiciones revolucionarias de la clase obrera y en confrontación permanente con los oportunistas y reformistas que se situaron en el campo del “eurocomunismo”. Por ello, también se enorgullecía de su militancia comunista en este país.

Reconocido militante antifascista, sus señas de identidad política vienen marcadas preferentemente en el frente republicano y de la solidaridad antiimperialista. Enarbolando siempre la bandera tricolor, encabezaba entusiastamente las movilizaciones por la República y contra la Monarquía. Su amplio bagaje de lucha también le deja un espacio de reconocimiento en la solidaridad con Cuba y su socialismo. Siempre que podía, se acercaba a la isla para respirar el oxígeno de la revolución, y siempre a su regreso nos relataba estos viajes y sus experiencias con los compañeros cubanos.

Asiduo de cuantas tertulias, charlas y actos se realizaban en foros madrileños como el Ateneo republicano y el CAUM, resultaba improbable que el camarada no interviniera en los debates postreros, y siempre con esa pasión y ardor característicos suyos.

Su militancia en el partido estuvo ligada a la célula “Inesa Armand” de la zona centro de Madrid donde se empleaba principalmente en labores de agitación y propaganda.

Como hemos indicado, su fuerte personalidad y pasión comunistas serán un reflejo constante en la militancia de Madrid, y, por ello, decimos:

Camarada Roque Segovia, ¡presente!, ¡ahora y siempre!