DESTACADO

En el marco general de la crisis del capitalismo, la violencia que el imperialismo desata contra los pueblos, adquiere diversos formatos como son la guerra, los golpes de estado o las maniobras políticas, económicas y financieras para desestabilizar gobiernos y estados. Es una receta antigua, que a lo largo de la Historia se ha repetido en innumerables ocasiones dependiendo del grado de necesidad de la burguesía en el contexto general de la lucha de clases.

Venimos publicando de manera continuada durante muchos meses en el UyL la situación de acoso y golpismo del imperialismo contra el proceso bolivariano que actualmente preside Nicolás Maduro, con los distintos episodios que se encajan en el objetivo final que es el de doblegar la voluntad popular que se está expresando desde 1998 cuando consigue Hugo Chávez la victoria en las elecciones presidenciales. La actual fase se inició nuevamente con la carga de violencia que la ultraderecha fascista está empleando en las movilizaciones contra el presidente Nicolás Maduro y su gobierno, donde ya se registran más de 40 muertos e innumerables heridos, la mayoría de ellos achacables a la “profesionalidad” de los líderes de las revueltas, que tienen como reto generar la imagen de caos en el país caribeño.

Luisa Carnés Caballero nace en Madrid en 1905 en el seno de una familia obrera, su padre Luis Carnés era barbero y su madre Rosario Caballero, sastra. Luisa era la mayor de sus seis hermanas y hermanos, y con tan solo once años tuvo que abandonar los estudios para ponerse a trabajar como aprendiza en el taller de sombreros de su tía (1). Son años duros en los que desempeña varios oficios, pastelera, telefonista, mecanógrafa, al mismo tiempo que continua formándose por su cuenta, toda esta experiencia la veremos después reflejada en sus novelas.

Lectora empedernida, leía casi todo lo que caía en sus manos y era una asidua de las librerías populares de intercambio. Entre sus autores favoritos se encontraban Tolstói y Dostoievski, autores que marcarán el estilo de su primera novela.

"No viviré abandonada o atada. Tengo un mañana y por ese mañana marcharé, revolucionaria, rebelde. No tengo miedo de los tornados que ocupan el horizonte. Provocaré un seísmo en todo el mundo y marcharé con un ejército unido".

Son los versos que Mariam Abu Daqqa escribió en una carta al jefe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Ahmed Shukeiri, cuando supo que el llamamiento a filas no incluía a las mujeres. Era 1967 y pronto estallaría la Guerra de los Seis Días con Israel… Una tarde, mientras estudiaba debajo de un albaricoquero, un primo llegó y le propuso ser fedaya, guerrillera. "Por fin lo había conseguido. Hombres y mujeres, fedayines de la guerrilla nacionalista palestina, luchando juntos"

Al hablar de la prestación por maternidad, siempre se hace referencia, tanto en la Ley General de la Seguridad Social como en el Estatuto de los Trabajadores, al hecho de que exista una situación de parto, adopción o acogimiento, pero en ningún supuesto se hace mención a la gestación por sustitución (los vientres de alquiler que tanto le gustan al PP y a Ciudadanos), quedando por tanto este supuesto fuera de las situaciones protegidas por la Ley.

Sin embargo, el Tribunal Supremo ha comenzado a interpretar que los “vientres de alquiler” deben considerarse dentro de las situaciones de maternidad reguladas en el artículo 177 de la Ley General de la Seguridad Social, cuando se trata del nacimiento de un hijo o hija por gestación por sustitución en un país extranjero en el que esté legalizado ese supuesto (Sentencias de 25 de octubre de 2016 y de 16 de noviembre de 2016).

A la hora en la que se escribe esta nota, domingo 22 de enero de 2017, se cumple el decimoséptimo día de huelga, y el sexto día de encierro que mantienen las y los trabajadores de GESPOCAN en las naves y dependencias de la empresa.

El Frente Sindical Obrero de Canarias-FSOC, llamó a las y los trabajadores a la huelga y al posterior encierro, después de mantener reuniones con el Comité de Empresa y las asambleas, sobre la estrategia a seguir.

En las muchas líneas escritas a lo largo de estos últimos meses en relación a la conformación del futuro Gobierno, hemos situado sobradamente las consecuencias que, para la clase trabajadora y los sectores populares, tendría un Gobierno al servicio de los intereses de los monopolios y genuflexo a los mandatos de la UE y el FMI. Con las noticias que ya conocemos y el análisis realizado, no es nada temerario apuntar que, en lo inmediato, nos espera un tsunami de ajustes presupuestarios y recortes en prestaciones sociales que directamente apuntará hacia una nueva oleada de recortes en sanidad, educación, servicios sociales y cultura y a la casi total culminación del proceso de privatizaciones, centrado, esta vez, en el progresivo desmantelamiento del sistema público de pensiones.

Nuevo capítulo de la campaña anticomunista

El Partido Comunista de Polonia (PCP) informa que el pasado 31 de marzo fueron condenados cuatro de sus militantes por el Tribunal Regional de Dabrowa Górnicza. La condena, de 9 meses de libertad vigilada, multa y la obligación de realizar servicios comunitarios, se sustenta en el artículo 256.1 del Código Penal polaco, que prevé hasta dos años de prisión a quien “públicamente promueva el fascismo u otro sistema estatal totalitario”, y que les fue aplicado por “propagar ideología comunista” en el periódico Brzask y en la web del PCP.

Durante los días 22 y 23 el Partido Comunista de los Pueblos de España y los Colectivos de Jóvenes Comunistas estuvimos presentes, un año más, en el municipio vallisoletano de Villalar de los Comuneros, dentro de la fiesta de nuestra región.