DESTACADO

La familia Baković era originaria de la isla Brač (sur de Croacia) e hicieron las américas, estableciéndose como ricos comerciantes. Su descendencia, Zdenka, Jerko, Rajka y Mladen, nació en Oruro (Bolivia). Actualmente, una avenida de la ciudad de Oruro lleva el nombre de Rajka Baković. En el año 1921 retornaron al Reino de Yugoslavia, conformado por Serbia, Croacia, Eslovenia, Montenegro, Bosnia y Herzegovina después de la desintegración del Imperio Austro-Húngaro. Inicialmente se asentaron en la isla Brač y más tarde la familia se trasladó a Zagreb. Zdenka empezó a trabajar como sastre. Rajka, extrovertida y vivaracha, pronto estuvo en contacto con las juventudes comunistas. Entretanto, su padre murió y las dificultades económicas impulsaron a la familia a comprar una pequeña tienda de tabaco como medio de sustento familiar. Zdenka se encargó de la tienda de tabaco y Rajka cursó estudios universitarios en la Facultad de filosofía en 1940.

Ciertamente hemos tenido la posibilidad de hacerlo en otros espacios, pero entendimos que la ocasión merecía el esfuerzo de contar con un local referencial y con la comodidad necesaria para compartir unas intensas horas. Será a las 6 de la tarde y el motivo ya lo sabéis: Conmemorar el Centenario de la Gran Revolución de Octubre. Lo haremos el PCPE, su militancia; pero como la primera lección de Octubre es que la política de alianzas es imprescindible, estaremos nosotras y nosotros, pero también muchos otros compañeros y compañeras.

COMUNICADO DE SOLIDARIDAD DEL PARTIDO COMUNISTA DE LOS PUEBLOS DE ESPAÑA (PCPE) Y LA JUVENTUD DEL PCPE (J-PCPE)

El Partido Comunista de los Pueblos (PCPE) y su organización juvenil (J-PCPE) se solidarizan con la huelga de hambre de los prisioneros y prisioneras políticas de las FARC-EP exigiendo la aplicación efectiva de la Ley de amnistia pactada en los acuerdos de Paz de La Habana.

Los y las militantes de la guerrilla de las FARC-EP encarcelados en 19 prisiones inician desde el 26 de junio la protesta de forma indefinida ante los reiterados incumplimientos del Gobierno colombiano. A fecha de hoy apenas 832 prisioneros de los 3400 reconocidos por las FARC-EP han sido liberados.

Innumerables e injustificades dilacions amparadas en leguleyadas impiden que se apliquen las amnistías, vulnerando la letra y el espíritu de los acuerdos de Paz, mientras la insurgencia de las FARC-EP está cumpliendo escrupulosamente con lo acordado.

En el marco general de la crisis del capitalismo, la violencia que el imperialismo desata contra los pueblos, adquiere diversos formatos como son la guerra, los golpes de estado o las maniobras políticas, económicas y financieras para desestabilizar gobiernos y estados. Es una receta antigua, que a lo largo de la Historia se ha repetido en innumerables ocasiones dependiendo del grado de necesidad de la burguesía en el contexto general de la lucha de clases.

Venimos publicando de manera continuada durante muchos meses en el UyL la situación de acoso y golpismo del imperialismo contra el proceso bolivariano que actualmente preside Nicolás Maduro, con los distintos episodios que se encajan en el objetivo final que es el de doblegar la voluntad popular que se está expresando desde 1998 cuando consigue Hugo Chávez la victoria en las elecciones presidenciales. La actual fase se inició nuevamente con la carga de violencia que la ultraderecha fascista está empleando en las movilizaciones contra el presidente Nicolás Maduro y su gobierno, donde ya se registran más de 40 muertos e innumerables heridos, la mayoría de ellos achacables a la “profesionalidad” de los líderes de las revueltas, que tienen como reto generar la imagen de caos en el país caribeño.

Luisa Carnés Caballero nace en Madrid en 1905 en el seno de una familia obrera, su padre Luis Carnés era barbero y su madre Rosario Caballero, sastra. Luisa era la mayor de sus seis hermanas y hermanos, y con tan solo once años tuvo que abandonar los estudios para ponerse a trabajar como aprendiza en el taller de sombreros de su tía (1). Son años duros en los que desempeña varios oficios, pastelera, telefonista, mecanógrafa, al mismo tiempo que continua formándose por su cuenta, toda esta experiencia la veremos después reflejada en sus novelas.

Lectora empedernida, leía casi todo lo que caía en sus manos y era una asidua de las librerías populares de intercambio. Entre sus autores favoritos se encontraban Tolstói y Dostoievski, autores que marcarán el estilo de su primera novela.

"No viviré abandonada o atada. Tengo un mañana y por ese mañana marcharé, revolucionaria, rebelde. No tengo miedo de los tornados que ocupan el horizonte. Provocaré un seísmo en todo el mundo y marcharé con un ejército unido".

Son los versos que Mariam Abu Daqqa escribió en una carta al jefe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Ahmed Shukeiri, cuando supo que el llamamiento a filas no incluía a las mujeres. Era 1967 y pronto estallaría la Guerra de los Seis Días con Israel… Una tarde, mientras estudiaba debajo de un albaricoquero, un primo llegó y le propuso ser fedaya, guerrillera. "Por fin lo había conseguido. Hombres y mujeres, fedayines de la guerrilla nacionalista palestina, luchando juntos"

Al hablar de la prestación por maternidad, siempre se hace referencia, tanto en la Ley General de la Seguridad Social como en el Estatuto de los Trabajadores, al hecho de que exista una situación de parto, adopción o acogimiento, pero en ningún supuesto se hace mención a la gestación por sustitución (los vientres de alquiler que tanto le gustan al PP y a Ciudadanos), quedando por tanto este supuesto fuera de las situaciones protegidas por la Ley.

Sin embargo, el Tribunal Supremo ha comenzado a interpretar que los “vientres de alquiler” deben considerarse dentro de las situaciones de maternidad reguladas en el artículo 177 de la Ley General de la Seguridad Social, cuando se trata del nacimiento de un hijo o hija por gestación por sustitución en un país extranjero en el que esté legalizado ese supuesto (Sentencias de 25 de octubre de 2016 y de 16 de noviembre de 2016).

A la hora en la que se escribe esta nota, domingo 22 de enero de 2017, se cumple el decimoséptimo día de huelga, y el sexto día de encierro que mantienen las y los trabajadores de GESPOCAN en las naves y dependencias de la empresa.

El Frente Sindical Obrero de Canarias-FSOC, llamó a las y los trabajadores a la huelga y al posterior encierro, después de mantener reuniones con el Comité de Empresa y las asambleas, sobre la estrategia a seguir.

En las muchas líneas escritas a lo largo de estos últimos meses en relación a la conformación del futuro Gobierno, hemos situado sobradamente las consecuencias que, para la clase trabajadora y los sectores populares, tendría un Gobierno al servicio de los intereses de los monopolios y genuflexo a los mandatos de la UE y el FMI. Con las noticias que ya conocemos y el análisis realizado, no es nada temerario apuntar que, en lo inmediato, nos espera un tsunami de ajustes presupuestarios y recortes en prestaciones sociales que directamente apuntará hacia una nueva oleada de recortes en sanidad, educación, servicios sociales y cultura y a la casi total culminación del proceso de privatizaciones, centrado, esta vez, en el progresivo desmantelamiento del sistema público de pensiones.