Indudablemente, la existencia de los presos políticos saharauis forma parte de la lucha política que este pueblo mantiene por la liberación del Sahara Occidental, actualmente ocupado por Marruecos, y por el derecho a la autodeterminación. En dicho territorio, se deterioran progresivamente las condiciones de vida de hombres, mujeres y niñas y niños saharauis. La juventud sólo conoce el desempleo, la pobreza y la desigualdad. Su negación a la resignación, sumado al nivel de conciencia y rebeldía de este pueblo, hacen que la represión marroquí recaiga sobre los y las activistas mediante detenciones arbitrarias, secuestro, maltrato, humillaciones, confiscación de todas sus pertenencias personales, periodos prolongados de aislamiento en celdas de castigos, torturas y muertes en cárceles marroquíes. De su sufrimiento tiene una alta cuota de responsabilidad el gobierno español al ceder el territorio a la dictadura marroquí, en vez de realizar el proceso de descolonización del Sahara.

Ana Belén Montes nació en una base militar en Alemania, es de nacionalidad y residencia estadounidense, su libertad ha sido reclamada por prisioneros del imperialismo que han cumplidos largos años encarcelados como el puertorriqueño Oscar López Rivera, o los CINCO cubanos (René, Gerardo, Antonio, Fernando y Ramón), y hay comités internacionales en diversos países que realizan importantes acciones por su libertad.

Ana Belén era funcionaria del órgano de inteligencia militar de EEUU (DIA), como analista de información, especialista en Cuba.

Fue arrestada y acusada de espionaje a favor del gobierno de Cuba, porque Ana Belén siempre fue crítica con la política estadounidense hacia otros países.

Quienes elevan a la categoría de texto sagrado una Constitución pactada con los testaferros del franquismo ¿pueden dar lecciones sobre la Asamblea Constituyente de Venezuela?

Quienes modificaron sin siquiera consultar al pueblo esa supuesta inmutable Constitución por imposición de la UE y el capital financiero para asegurar el pago de la deuda ¿están legitimados para opinar sobre los procesos de reforma constitucional de otros países?

¿Qué dirían los medios de comunicación si en el Estado Español un movimiento de oposición desarrollase una estrategia de desestabilización permanente contra el gobierno y el ordenamiento jurídico, con violencia diaria en la calle, con desobediencia a los dictámenes del Tribunal Supremo, con boicot a convocatorias electorales legalmente convocadas, con amenazas de golpes de estado y de invasiones extranjeras?

La situación en El Rif, así como en el resto de Marruecos, es intolerable. El declive ha sido tal que ha alcanzado todos los niveles: políticos, económicos, sociales y culturales.

Lo que es conocido tanto a nivel nacional como internacional como una revuelta popular, no es más que la consecuencia del sufrimiento causado por una crisis económica que afecta a las capas sociales más desfavorecidas. A los pobres, a los trabajadores, a los marginados.

Este levantamiento es el producto necesario de la lucha de clases, de la brutal diferencia de recursos entre pobres y ricos. Hoy en día es esencial plantearse de manera firme quién es el responsable de esta situación tan miserable que está sufriendo la gente.

La responsabilidad de todo esto recae en la élite burguesa, conocida popularmente como Majzén, que dirige este país desde la independencia. Esta élite ejerce como una mafia que actúa como agente del imperialismo, especialmente el francés.

El pasado mes de enero decidimos poner en marcha en Mallorca un proyecto de solidaridad internacionalista con la región del Donbass, donde la guerra iniciada en 2014 con el legítimo levantamiento de la población contra el golpe de estado patrocinado por la UE y la OTAN se encuentra en una situación de estancamiento. Ucrania, derrotada y desprovista de los medios necesarios e inmersa en una profunda crisis solo puede mantener a duras penas una guerra de posiciones, bombardea criminalmente a diario a la población civil de las repúblicas populares. Los medios occidentales hace tiempo que perdieron el interés en esta guerra, principalmente porque no interesa visibilizar el estrepitoso fracaso de la OTAN y la UE. Se puede decir por tanto que nuestra iniciativa no ha nacido en el mejor momento, si comparamos el momento actual con 2014 y 2015 cuando surgieron bastantes movimientos de apoyo y el conflicto salía en los noticiarios a diario. Actualmente el movimiento de solidaridad con Donbass se encuentra algo estancado y muchas personas se sorprenden cuando les decimos que la guerra nunca acabó y que los bombardeos son diarios en las poblaciones cercanas al frente. Precisamente por esos motivos y por encontrarnos ahora y no antes en disposición de hacerlo, decidimos pasar a la acción.

Decir Corea, es decir resistencia, es decir revolución y es decir anti-imperialismo y si de algo sabe por desgracia el pueblo coreano, es de luchar incansablemente contra el imperialismo.

Una nación, Corea, una única nación, norte y sur, pese a que algunos actores políticos internacionales, con intereses nada cercanos a los intereses del pueblo coreano, sino cercanos al gran capital, hayan querido perpetuar durante más de siete décadas una división artificial de la península de Corea. Una nación con siglos de independencia a sus espaldas, desde su fundación en el año 2333 a.c., con gran respeto por sus vecinos en Asía, vio como a partir del siglo XVI su independencia se empezaba a poner en entredicho. Incursiones e invasiones japonesas, chinas y rusas, se sucedieron a lo largo de ese siglo, con lo que tras expulsar a los invasores, Corea tomó la decisión de mantenerse inespugnable a las potencias del mundo, cerrada en sus tradiciones, su cultura y su deseo de independencia. A partir de ese momento, se conocería a Corea como “el Reino Hermitaño”.

Los carros de combate Leopard 2E y los blindados Pizarro del Ejército de Tierra español se entrenarán este año en una misión en las Repúblicas Bálticas. La Brigada de Infantería Mecanizada Extremadura, desplegará a mediados de mayo seis carros Leopard y 16 vehículos Pizarro junto con 360 efectivos en Letonia, dentro del batallón multinacional de la OTAN en el país báltico.

El contingente español estará formado por una unidad mecanizada, una unidad logística y otra unidad de ingenieros. Los militares españoles estarán también en el cuartel general de la OTAN para esta misión en la ciudad polaca de Eiblag.

—Me regalaron el jueguito completo —comenta una muchacha que va vestida, de pies a cabeza, con las rallas y las estrellas de la bandera de los Estados Unidos de América—; yo lo veo bonito, es tela buena, ¿por qué no lo voy a usar? Esto no es política, es moda.

—Cuando te vistes con la bandera de un país, tu vestimenta comienza a ser política —dice un anciano que hace la cola para comprar el periódico.

—Si tuviera una licra con la bandera cubana, me la ponía igual, pero, ¿dónde la venden? —responde la muchacha.

—¡Poner una bandera cubana en una licra sería una falta de respeto inaceptable a nuestros símbolos nacionales! —se molesta el anciano.

El intercambio tuvo lugar en la esquina de O e Infanta, pero seguramente ha habido debates en otros muchos lugares.

El pasado octubre, el ejército del Gobierno de Irak con el apoyo del imperialismo estadounidense decidió recuperar Mosul, en poder del Estado Islámico (EI). Conviene recordar que Irak está sacudido por una guerra imperialista desde 2003.

En su cronología, la guerra iniciada con la invasión es la misma que se ha repetido en otros puntos del planeta, sobre todo en Oriente Próximo.

El imperialismo invade y provoca conflictos bélicos para apropiarse de recursos naturales, o para ocupar un lugar estratégico y seguir participando con ventaja en las guerras imperialistas.

El crecimiento de la guerra en la región árabe se apoya en organizaciones terroristas que, entrenadas por militares norteamericanos y asesoradas por la central de inteligencia americana, son además las compradoras potenciales de armamento, actuando en una primera fase como una alianza no oficializada, sostenida sobre todo en la extensión y desarrollo de la guerra.

Al mismo tiempo que el Gobierno sirio recuperaba la ciudad de Alepo, ocupada en 2012 por el Estado Islamista con la ayuda del ejército estadounidense, EEUU se aliaba con Occidente (Gobiernos inglés y francés) para apoderarse de Mosul (en poder del Estado Islamista).

Subcategorías

Área Internacional del CC.