Compartir

¿Qué habría sido del cine español sin un productor como Elías Querejeta? Sin duda habría seguido siendo un cine como el que denunció Juan Antonio Bardem en las Primeras Conversaciones Cinematográficas celebradas en 1955 en la Universidad de Salamanca: “un cine políticamente ineficaz, socialmente falso, intelectualmente ínfimo, estéticamente nulo e industrialmente raquítico”.

Querejeta se ganó a pulso el título de gran creador del cine español, dejando un legado cinematográfico que es fundamental para entender lo que fue el gran cine de autor durante medio siglo. Sin embargo, no fue el 7º arte su primera vocación. Desde pequeño el fútbol le atrajo intensamente, practicando este deporte en las calles y plazas de su Hernani natal, hasta que, en 1952, y a la edad de 18 años, fichó como delantero por seis temporadas en la Real Sociedad. De ese periodo se recordará, sobre todo, el golazo que le marcó el 9 de octubre de 1955 al Real Madrid de Di Stéfano. Gol que valió la victoria a la Real. En 1958, al término de su contrato futbolístico, Elías Querejeta decidió abandonar el mundo del balompié y emigrar a Madrid para dedicarse profesionalmente al cine, su verdadera pasión. Ya en la capital, colaboró con UNINCI, productora de influencia comunista que aglutinaba la oposición fílmica al franquismo, produciendo y codirigiendo con Antxon Eceiza su primera película “A través de San Sebastián” (1960).

Desde 1963, año en que crea su propia productora (Elías Querejeta PC), produjo más de cincuenta películas y escribió numerosos guiones, contribuyendo así, sustancial y definitoriamente, a la renovación, económica, ideológica y estética del cine español, atenazado en esos años por la moral franquista. Es por tanto la época del llamado Nuevo Cine Español, un cine que se propuso, y lo consiguió, acercarse, a veces metafóricamente debido a la férrea censura, a la realidad española. También un cine hecho por toda una generación de cineastas que Querejeta descubrió y sostuvo, dispuestos a conectar de alguna manera con el cine español truncado por el golpe de estado fascista. Se trata, pues, entre otros, de los directores Carlos Saura, Víctor Erice, Manuel Gutiérrez Aragón, Montxo Armendáriz, Jaime Chávarri, Francisco Regueiro, Ricardo Franco, Fernando León de Aranoa, y de películas como “Cría cuervos”, “El espíritu de la colmena”, “Feroz”, “Las cartas de Alou”, “El desencanto”, “Si volvemos a vernos”, “Pascual Duarte” o “Los lunes al sol”. Directores y filmes de reconocida calidad internacional que sacaron del letargo intelectual al espectador español, al tiempo que influyeron en las nuevas generaciones, como es el caso de su propia hija la no menos interesante Gracia Querejeta (“15 años y un día”). Ése fue igualmente el legado de este productor-guionista y realizador que, antes de decirnos adiós hace sólo unas semanas, produjo “Noticias de una guerra”, para, a través de imágenes de archivos españoles y extranjeros, contarnos la historia de la Guerra Civil Española.

Rosebud