Compartir

La revolución de octubre de 1917, como toda transformación social fue una obra de las masas. El protagonismo y la fuerza fundamental de aquel proceso estuvo en la clase obrera a la que se sumaron otras clases sociales. Sin embargo, uno de los actores poco referenciados en la etapa prerevolucionaria y durante el triunfo de la revolución, es la juventud, pero ésta tuvo un significativo accionar.

Los primeros grupos marxistas aparecieron a inicios del siglo XX entre los obreros, pero también en las universidades y colegios. En ambos espacios los más entusiastas y enérgicos activistas fueron los jóvenes, Lenin y Stalin fueron ejemplo de aquello.

Lenin entró en contacto con las ideas marxistas a los 17 años. En 1887 fue expulsado de la Universidad de Kazam por generar una revuelta estudiantil, en su detención un policía le dijo: “¿Para qué alborota joven, si ante usted se alza un muro?, a lo que Lenin respondió: Un muro, sí, pero podrido, basta un empujón para que se derrumbe.” Lenin inició su vida política en los espacios estudiantiles, afirmó sus convicciones en el trabajo político junto a los obreros y se consagró con el triunfo de la revolución como el dirigente máximo de ese proceso y del Partido Bolchevique hasta el día de su muerte.

Stalin, por su parte, ingresó a los 14 años al Seminario de Tiflis, en el que se vinculó al círculo marxista de obreros y estudiantes Massame Dassi. De aquel lugar fue expulsado cuando tenía 18 años por su accionar político y protagonismo en hechos ilegales contra el orden establecido, desde ese suceso y de forma ininterrumpida Stalin entregó su vida a la lucha por la revolución.

A estos dos grandes hombres que iniciaron su vida política en la juventud los acompañaron miles más, que por su conciencia, audacia fuerza y vitalidad provocaron y protagonizaron las revoluciones de 1905, 1917 y la revolución socialista de octubre de 1917. La juventud luchó desde el inicio por los cambios estructurales, los bolcheviques fueron la expresión joven y revolucionaria de la política que se opuso al pasado y que conquistó y construyó el mundo nuevo, el socialismo.

Natalia AK