Compartir

La visita oficial de Petro Pososhenko a España forma parte de la rutina propagandística del gobierno golpista ucraniano en su necesidad de dar una imagen de normalidad que le refuerce de cara a la crisis interna con una legitimidad de la que carece. Ucrania agrede desde 2014 a las repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, surgidas como autoprotección de la población rusa ucraniana ante el golpe de estado fascista patrocinado por la OTAN y la UE, que se ha convertido de hecho en una maniobra más de agresión a Rusia.

Donbass, la cuenca del rio Donetsk, región industrial y minera que ya se levantó heroicamente durante la Revolución Rusa y la Gran Guerra Patriótica contra los intervencionistas o invasores hitlerianos, se levantó contra el golpe en 2014 y a día de hoy sigue firme su lucha contra el régimen ucraniano.

A diario se producen bombardeos ucranianos contra la población civil de Donbass, violando los acuerdos de Minsk firmados por Ucrania tras su derrota militar de 2015. Según los observadores de la OSCE, este mes de mayo pasado 10 civiles han sido asesinados por la artillería ucraniana y otros 25 han resultado heridos.Entre los días 21 y 24 del pasado mayo se vivió el último intento del ejército de Ucrania y los batallones fascistas de romper el frente y asediar la ciudad de Garlovka. Al no conseguir su objetivo, una vez más, se cebaron en la población civil. Estas ofensivas tienen el visto bueno del Pentágono y deben entenderse en un marco general de amenaza y agresión constante a Rusia y a sus países aliados, en el marco de las pugnas interimperialistas.

La participación de España en la OTAN la hace cómplice de los crímenes que se comenten en Ucrania, secuestrada desde hace años por una mafia de criminales y golpistas que mantienen una guerra de desgaste, donde el pueblo ucraniano, enormemente empobrecido y sumido en las consecuencias de la crisis económica, es el que se lleva la peor parte. La OTAN está equipando y entrenando al ejército criminal de Poroshenko. Es bien conocida la presencia de instructores de EEUU y otros países, a pesar que los medios occidentales evitan dar noticias como la reciente muerte de algunos mercenarios canadienses. Tampoco ningún medio español ha publicado la venta de morteros autopropulsados por parte de España al ejército ucraniano Pertenecer a la OTAN es sustentar económica, militar y diplomáticamente sus políticas de agresión y expolio contra los pueblos. Que el nuevo Presidente Sánchez se estrene en sus tareas internacionales con una versallesca recepción al Presidente Poroshenko, no es solo una casualidad de agenda, es, también, una expresión de continuidad con la política internacional del gobierno Rajoy, siguiendo los dictados de los grandes polos imperialistas, UE y EE UU".

A 4 de junio de 2018

Secretaría de Solidaridad y Antiimperialismo / Secretaría InternacionalEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.