Compartir

Gladys del Carmen Marín Millie, nació 18 de julio de 1937 en Curepto en la Región del Maule, Chile.

Estudió magisterio en la Escuela Normal N° 2 en Santiago a la que accedió a través de una beca y en 1957, obtuvo el título de profesora primaria con especialidad en Educación Diferencial.

Su primer trabajo fue en la Escuela N° 130 para personas con enfermedades mentales, que funcionaba en el interior del Hospital Psiquiátrico de la Avenida Santos Dumonte, en Santiago.

Un año después de graduarse ingresa en las Juventudes Comunistas de Chile. En esta etapa destaca su activa participación en las labores comunitarias en barrios de clase obrera con mayores dificultades, entre las actividades que realizaba estaba la creación de áreas verdes, el arreglo de edificios, la realización de murales etc.

En el año 1960 pasó a formar parte del Comité Central del Partido Comunista de Chile, al mismo tiempo que fue dirigenta de la CUT (Central Unitaria de trabajadores) del cuerpo de profesores y profesoras.

Fue elegida secretaria general de las Juventudes Comunistas (JJCC) en 1965, y es entonces cuando decide dedicarse completamente a la vida política. Con 28 años fue elegida diputada y permaneció en el Congreso hasta el golpe militar fascista de 1973.  Tras el golpe, se vio obligada a pasar a la clandestinidad tras convertirse en una de las personas más buscadas por los aparatos represores de la dictadura. Para resguardar su integridad, el Partido Comunista le ordenó asilarse en la embajada de Holanda y en 1974 logra viajar como refugiada a Holanda, trasladándose finalmente a Moscú, donde se encontraba su Partido.

Durante un viaje que realizó a Costa Rica, su marido, Jorge Muñoz, fue detenido por la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Nunca más se supo de su paradero, pasando a ser uno más de los detenidos desaparecidos del régimen militar.

A comienzos de 1978, ingresó clandestinamente a Chile utilizando identidades falsas, siendo la primera integrante de la dirección comunista en entrar al país.

En 1984, asumió la subsecretaría del partido y en 1994 fue elegida secretaria general del Partido Comunista, convirtiéndose en la primera mujer en el mundo en tener este cargo. En 2002, es nombrada Presidenta del Partido Comunista de Chile.

Gladys dio muchas batallas políticas en su vida, hasta que en 2003 le diagnostican un tumor cerebral.  Fue operada en Estocolmo realiza la rehabilitación en Cuba, invitada por Fidel Castro. Al año siguiente, volvió a ser operada en Cuba. A fines de 2004, viajó entre Chile y Cuba, donde mantuvo su tratamiento.

Murió el 6 de marzo de 2005 en Santiago. El Gobierno de Chile declaró Duelo Oficial y su despedida fue multitudinaria.

Fue condecorada con la Medalla "Centenario de Lenin" en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Recibió la Medalla Augusto César Sandino dada por el Movimiento Sandinista y la Medalla Luis Emilio Recabarren, otorgada por el Partido Comunista de Chile.

El 12 de marzo de 2004, fue condecorada por el Presidente cubano Fidel Castro con la orden José Martí, la más alta distinción que concede el Estado cubano a personalidades extranjeras destacadas.