Compartir

Como sabemos sobradamente el PCPA, parte integrante del PCPE, tiene como objetivo último la realización de la sociedad comunista, sociedad sin clases y, por consiguiente, sin explotación de muchos seres humanos por unos pocos que de humanos sólo retienen la apariencia, y, por tanto, sin las diversas opresiones que la acompañan y la sostienen. O de otra manera, el objetivo último del Partido es la destrucción, aniquilación o desaparición de esta sociedad, esta monstruosa sociedad generadora de la violencia, destrucción y miseria más generalizadas y brutales que la humanidad haya conocido. Nuestro objetivo es la sustitución de la actual propiedad privada de los medios de producción y cambio.

Padecemos en la actualidad una situación de agresividad y extraordinaria violencia por parte del capitalismo realmente existente. Padecemos, la clase trabajadora, una superexplotación que se manifiesta ahora mismo en la fortísima emigración de grupos humanos, sobrantes en determinadas regiones del mundo para las necesidades de acumulación del capital. Padecemos guerras de rapiña por las materias primas, la energía, por los minerales necesarios para mantener una civilización y un estilo de vida de depredación y embrutecimiento.

Un desenfrenado expolio de la naturaleza, con una aceleración vertiginosa del cambio climático .Un aumento de la xenofobia y el racismo que no desmerece las peores épocas del colonialismo y de la supremacía europeas. Un aumento de las agresiones múltiples a las mujeres, sobre todo de la mujer trabajadora…

Padecemos la invasión ideológica de la imbecilización y el embrutecimiento, la colonización de las mentes asentando exclusivamente el individualismo más perverso que nos conduzca al desconocimiento de los otros, a la indiferencia, a la pasividad, a la inmediatez animal. Nos dirigen a prácticas y usos, formas de vida, asentadas en actos y consumos individuales compulsivos, alejados de la práctica colectiva.

También en Andalucía se plasman todas las calamidades citadas, añadiendo algunas más, lo que imprime singularidad a la ya pésima situación. Andalucía concentra todas las "virtudes", propias del capitalismo actualmente existente, a la vez que rasgos singulares.

Señalamos algunos: el paro en Andalucía, por más que presuma la actual zarina, se empina a las cotas más altas del Estado.

El abandono estudiantil es brutal, pues de cada millón de niños escolarizados en Andalucía, 350.000 no terminan los estudios obligatorios.

Concentra en su territorio bases militares estadounidenses con arsenal atómico tanto en las bases yankis como en Gibraltar. Y desde ellas se perpetran innumerables barrabasadas criminales.

Es la puerta de entrada, en el Mediterráneo, para miles de emigrantes sometidos a la guerra, la destrucción, la miseria…

Se ha convertido también en el más grande almacén, también distribución, de droga de Europa. Granada es el principal exportador de marihuana.

Y muchas más lacras. El Partido utiliza estas elecciones para denunciarlas, y aumentar la conciencia y organización de la clase trabajadora y de las clases populares. Para mitigar el berrido que levantan todos los partidos del sistema en torno a falsedades y mentiras, intentando convencernos que este es el mejor mundo posible, sólo con pequeños fallos que ellos están en condiciones de solucionar.

Presentarnos ha supuesto una disposición excelente por parte de la militancia, una fuerte convicción y un extraordinario empuje para vencer los numerosos obstáculos que estas situaciones presentan. También ha habido que superar estratagemas y supercherías de la fracción liquidadora que, por cierto, han mostrado su escasa presencia y, me atrevo a decir, que su incompetencia.

Ahora de lo que se trata es de volcarnos hacia las masas. Hacer el máximo esfuerzo, aprovechar todas nuestras posibilidades, acudir a centros de trabajo, a barrios, a la mayor cantidad de lugares donde se agrupen las clases populares, y explicar la dramática situación de la sociedad del capitalismo existente, y convirtiendo en un valor que en nuestro punto de mira lo que se encuentra es la toma del poder por la clase obrera, y no otras cosas.