Compartir

La I Conferencia de la Juventud Comunista de los Pueblos de España marca el camino que esta organización se compromete a seguir durante los próximos años. Nos proponemos aglutinar a todos esos sectores juveniles de extracción obrera y popular que no encuentran salidas bajo este sistema y que han decidido organizarse para construir una sociedad nueva, que realmente ofrezca oportunidades y perspectivas de futuro.

> Una Juventud ligada al Partido de la clase obrera. Esta I Conferencia supone la ruptura con el modelo de juventud comunista en España heredera de la lacra eurocomunista, que propone juventudes en paralelo a su Partido. Esta dinámica hace que cada vez más el movimiento comunista en el Estado español se encuentre más despedazado y disperso en una marea de siglas autoproclamadas vanguardias de la clase obrera y refundadoras del Partido Comunista en España. Aprobamos una Juventud inserta en la organicidad de su Partido y asumimos la tarea de reforzarlo, sin usurpar su papel ni negar su autoridad política. En ese sentido, también adoptamos un nuevo logo y nombre con una clara referencia a nuestro Partido, sin perder por el camino el carácter juvenil que nos define.

> Una Juventud combativa en todos los frentes de lucha. Así mismo, se refrenda una Juventud que trabaja en cualquier lugar donde el capitalismo expresa su opresión y miseria, sin olvidar nunca el papel central que juega el movimiento obrero y la importancia de intervenir en él junto con las líneas marcadas por el PCPE.

En síntesis, la I Conferencia reafirma que el Partido vive en las masas y muere sin ellas. Afirmamos que abandonar nuestra presencia entre las masas lleva al Partido a la tumba y arrastra a la lucha obrera con ella. Vemos día a día como cualquier espacio de reivindicación política que no se llena de ideología de clase trabajadora sucumbe automáticamente a los intereses del capital. Es, por tanto, una obligación trabajar para fusionar a la JCPE con la juventud de extracción obrera y popular, pues son las masas populares quienes hacen la revolución, dirigidas por el Partido. Así, la JCPE marca como su objetivo fundamental el forjar una militancia comunista para su Partido.

Los comunistas luchamos por convertir cada expresión de la miseria y opresión del capitalismo en una trinchera de lucha contra él. Un ejemplo muy claro es el de la lucha por un empleo digno, en un contexto donde la precariedad laboral es la regla a consecuencia de los contratos basura y de los salarios irrisorios que no permiten a la juventud desarrollar un proyecto de vida independiente en condiciones mínimamente decentes. Otro ejemplo son los movimientos feminista y LGTBI. En estos frentes debemos trabajar para desmontar el discurso liberal e individualista que va cobrando fuerza, pues en nada se parece la situación de una mujer trabajadora a la que puede vivir una empresaria.

La opresión, como vemos, tiene un marcado carácter de clase. Es por ello que debemos unir y ser capaces de articular a todo el pueblo trabajador en la lucha general contra la miseria, explotación y opresión del capitalismo; en una alianza de clase por el socialismo con el proletariado como principal sujeto revolucionario. Ese es el objetivo por el que luchamos la militancia comunista.

> Una Juventud que planta cara al fascismo y a la reacción. Ese objetivo del que hablábamos es mucho más apremiante actualmente, en un contexto en el que se normaliza el auge de la represión a los movimientos sociales que luchan contra el poder hegemónico de la burguesía. Hablamos de un proceso de fascistización de la sociedad, que implica una impregnación cada vez mayor en la clase obrera del discurso reaccionario. A día de hoy, los partidos de la burguesía -desde el más conservador al maś progresista- son una herramienta de esta y cualquiera puede ser el que recurra a las tácticas clásicas del fascismo para conformar un movimiento represivo y una cultura anticomunista en las masas.

Es por ello que la respuesta de la JCPE y su juventud ante este proceso de fascistización es la de llevar las posiciones de clase a todo espacio de lucha popular, grabar en nuestras mentes que allí donde se vive la miseria capitalista, estaremos para convertirla en organización y rabia.

> Una Juventud que plantea alternativas de vida y ocio dignas. La JCPE, además, intervenimos en la lucha de clases entre una juventud especialmente alienada por el consumismo como herramienta de dominación. Frente a esto, es necesario construir un modelo de ocio en el que valores como el compañerismo se impongan a los valores actuales de individualismo y competitividad. Fomentar el ocio popular para la juventud obrera y estudiantil como alternativa a la droga, la ludopatía, la prostitución o el consumismo feroz es otro de los objetivos que nos marcamos, así como inculcar entre estas masas la inviabilidad de este modelo dentro del capitalismo.

La Juventud Comunista de los Pueblos de España salimos de nuestra I Conferencia plantando cara al capitalismo, junto a la juventud de extracción obrera y popular, para construir el socialismo en este país.

¡Nos organizamos para vencer!