Compartir

En Alicante, hemos organizado las III Jornadas de Feminismo de Clase iniciadas con la charla sobre Mujeres y Mundo Laboral que contaba con la intervención de Loreto, que nos ha descrito como a través de la lucha han conseguido conservar sus condiciones laborales frente a las ansias de precarización y pauperización de la empresa Catering 45, subcontratada por la Universidad Miguel Hernández para dar servicio en la cafetería del edificio Altabix. En la distancia, las compañeras jubiladas a través de Lupe, nos han trasladado la situación de uno de los colectivos de mujeres con mayor vulnerabilidad.

Hemos proyectado un video de saludo a las Jornadas a través de la compañera Ana Merchan (ELA) perteneciente al conflicto de las residencias de Gipuzkoa que nos visitaron en las Jornadas del año pasado. Llevan más de 200 días de huelga y movilizaciones. Muchas gracias a las compañeras y os deseamos muchos éxitos en la lucha.

Las experiencias de lucha nos ayudan a ser conscientes de la magnitud de los ataques a la clase obrera del sistema capitalista, especialmente contra las mujeres, que sufrimos una doble opresión de la mano del criminal patriarcado. Solo unidas y unidos, conscientes de nuestro papel como clase seremos capaces de dar la batalla hasta el final.

Clausuramos las III Jornadas de Feminsimo de Clase con una charla-debate en la que analizamos los fundamentos y principios del Feminismo de Clase, debatimos lo que supone la puesta en práctica de este tipo de feminismo y las razones por las que desde el PCPE consideramos que es fundamental que la lucha por la emancipación de las mujeres tenga ese eje transversal, el del concepto de clase.

Parecería que es una reivindicación caprichosa y moderna, pues en esta sociedad siempre cambiante y continuamente necesitada de nuevos trending tópics y hashtags, es necesario colocar ingeniosas etiquetas, adjetivos y adornos al feminismo para llevarse una pequeña cuota de ese mercado en boga pues, por alguna razón, el feminismo se ha convertido en moda. Alguna razón que es, a todas luces, ajena a los intereses de la clase obrera, y a los intereses de las mujeres obreras, que se ve superada por las modernidades que acompañan a las nuevas tecnologías.

La formación en los fundamentos del feminismo de clase, el único que como obreras nos puede librar de la doble opresión que vivimos, es imprescindible, pues hemos de ser portavoces para que se escuche más allá del discurso hegemónico de los medios de comunicación capitalistas.

Y para ello hemos contado con dos magníficas ponentes de la Secretaria Feminista del Comité Central del PCPE Lola Jimenez y Alba Molina.

Secretaría Feminista del Comité Comarcal de l'Alacantí