Compartir

El pasado 25 de noviembre, Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, el PCPC Y CJC, tuvimos ocasión de marchar, de nuevo, en la capital tinerfeña alzando nuestras voces y uniendo fuerzas en contra de la violencia hacia las mujeres.

Esta manifestación, bajo el lema ¡MI CUERPO, MI TERRITORIO! ¡NO MÁS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES! convocada por diversas organizaciones de mujeres, colectivos sociales, organizaciones sindicales y políticas de Tenerife era el culmen de las actividades organizadas para denunciar la violencia de género ejercida contra las mujeres. Fruto del trabajo unitario desarrollado en torno al 28 de septiembre, Día internacional por el Derecho al Aborto, distintas organizaciones decidimos dar continuidad a dicha campaña y a la experiencia de trabajo unitario y enfocar este 25 de Noviembre de 2013 con un planteamiento más global, de denuncia de la violencia machista y de la violencia del sistema ejercida contra los derechos sexuales y reproductivos, lejos de planteamientos institucionalizados.

El programa de actividades calentó motores desde el miércoles 20, ocasión en la que pudimos disfrutar de la propuesta de Teatro-fórum, en el Centro Ciudadano de Gracia (La Laguna). El colectivo TeatroMundo, ( una compañía de teatro social amateur conformada por personas de distintos orígenes, edades, colores y pueblos que vuelcan sus historias, sus sueños y sus luchas en el teatro, utilizándolo como medio creativo para la transformación social, la generación de debate, reflexión y ACCIÓN), rephttp://www.unidadylucha.es/administrator/index.php?option=com_content&view=article&layout=edit#resentó su obra “En tránsito”, que tal como explicaba su programa de mano…“ La obra que mostramos hoy, En Tránsito, se ha creado de forma colectiva por las personas que integramos la compañía. A través de ella, hemos transitado un proceso de análisis acerca de nuestros cuerpos de mujeres como territorios que habitamos, sobre los que se define y marca qué lugar se espera que ocupemos cual máquinas en la fábrica del sistema. Mostramos el camino que estamos recorriendo por nuestro deseo de sentirnos libres de elegirnos y transformarnos, al tiempo que nos sabemos moldeadas, usurpadas y, muchas veces, privadas de derechos. Esta realidad es mostrada en la obra con toda su crudeza...”. El posterior debate evidenció con qué fuerza sienten las mujeres la violencia ejercida por el sistema independientemente de la edad, y cómo acosa cotidianamente el control sobre su cuerpo y sexualidad, a tal punto que se normaliza y se vuelve invisible.

La programación de este 25-N contó además con la realización de la charla-debate “Violencia de género en el ámbito de los derechos sexuales y reproductivos”, en la Sede del Consejo Escolar de Canarias, organizada por el Foro Contra la Violencia de Género de Tenerife. Con unas ponencias de lujo: “La violencia patriarcal contra el cuerpo y la sexualidad de las mujeres”, a cargo de Ana Hernández Rodríguez y la “Violencia hacia los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y de las personas LGBTI”, con las intervenciones de Mary Bolaños Espinosa y Antonio Perdomo Rodríguez, se profundizó y debatió sobre la situación tanto local, estatal, como mundial, de los derechos sexuales y reproductivos, derechos humanos vulnerados en la mayor parte del mundo, pero también en el Estado español donde el gobierno del PP planea un retroceso en la Ley de salud sexual y reproductiva y en materia de interrupción voluntaria del embarazo. Hablamos también de cómo abordar la lucha de las mujeres, las reivindicaciones de género de las mujeres y del colectivo LGTBI, la educación afectiva sexual como pieza fundamental en el desarrollo de las personas, la escuela pública como vertebradora de igualdad, los retrocesos en derechos del colectivo LGTBI en países como Rusia o Sudáfrica o el género como una construcción social al servicio de un binomio capitalismo-patriarcado, el laicismo como garantía de respeto a las diversas identidades de género, el uso que hace el capitalismo de sus crisis para ejercer mucha más violencia e imponiendo condiciones de vida insoportables a la clase trabajadora en general y a las mujeres en particular, y muchos otros aspectos en los que se evidenció la importancia vital, nunca mejor dicho, que tiene para las mujeres, su organización en torno a un feminismo subversivo.

El PCPC y los CJC nos movilizamos, este 25 de noviembre, con nuestra pancarta ¡MI CUERPO, MI TERRITORIO, “Sin Patriarcado para no morir, Sin capitalismo para vivir” … junto a diversos colectivos y organizaciones sindicales como la Plataforma 8 de Marzo de Organizaciones de Mujeres de Tenerife, Asociación LGTBI Algarabía, Colectivo Harimaguada, CO.BAS, Ben Magec, Foro contra la violencia de género de Tenerife, etc. Repartimos materiales (octavillas, Boletín Feminista del PCPE) en los que se analiza la coyuntura… En el Estado español, las medidas de los gobiernos de turno para salvar a la oligarquía, conducen a reforzar los roles de sumisión-dominación patriarcales asignados a las mujeres. Se aumenta la presión para atender las tareas domésticas, el cuidado de la infancia, ancianos y enfermos, a través de los recortes y privatizaciones en educación, sanidad y dependencia. Se reducen y eliminan los exiguos derechos sexuales y reproductivos, únicamente al alcance de quien los pueda pagar, y desaparece la posibilidad de vivir de nuestro salario con las continuas contrarreformas laborales y de las pensiones, que si bien condenan a la miseria a la clase obrera, significan para las trabajadoras una mayor pobreza. Y se plantea nuestra perspectiva, de feminismo de clase, que la liberación efectiva de las mujeres de toda forma de explotación solo será realidad cuando destruyamos las bases materiales del sistema capitalista pero también las relaciones inherentes al patriarcado, que se adaptan y retroalimentan para continuar con la opresión de las mujeres.

El PCPC y CJC apostamos decididamente por una lucha continuada y organizada de las mujeres contra el patriarcado que nos impone a todas las personas un “genero” al servicio del sistema, el capitalismo, y su lógica de acumulación antihumana, ejerciendo la violencia necesaria, inherente a su naturaleza, para garantizar su supervivencia.