El convenio Colectivo Estatal que acoge a jardinería lleva desde diciembre de 2020 caducado, dicho convenio lo firmaron CCOO, UGT y la patronal, hace unos días llegó la gota que colmó el vaso, tras más de 10 meses, sólo se puede hablar de constitución de la mesa, pero no de la negociación, ya que la parte patronal nunca ha tenido intención de negociar.

La propuesta económica consistía en un 0,00 para el 2021, y para el 2022, 2023 y 2024 una subida que asciende a la “friolera” de 0,20 céntimos diarios.

En estos días nos enteramos de que el IPC subirá un 5,6 más o menos.

Está claro que nunca se ha tenido afán de negociación por parte de la patronal, ya que sólo presentaron una plataforma llena de recortes para dilatar la negociación con el claro objetivo de dejar sin subida a este colectivo en lo que corresponde al año 2021, intenciones que finalmente dejaron plasmadas en su última y única oferta.

Otros convenios están por firmarse y muchas empresas se niegan a hacerlo como OTIS y otras.

Si esta situación no es enmendada de manera inmediata y por parte de la patronal, se presentan propuestas realistas en esta negociación, las y los trabajadores tomarán las acciones necesarias.

Consideran una falta de respeto y un atropello hacia este sector, así es como actúa la patronal y están dispuestos a llegar hasta el final para que de una vez por todas demuestren que las y los jardineros de este país el respeto que se merecen.

Conocidas por todas y todos es la posición de las direcciones de estos sindicatos, que, en la mayoría de las veces, sin contar con las y los trabajadores firman acuerdos a la baja, ejemplos como el del sector de metal en Cádiz, en los últimos acuerdos del Pacto de Toledo, en referencia a las y los pensionistas, siguen teniendo acuerdos con el gobierno y la patronal a espaldas de la clase obrera.

No conseguir un puesto de trabajo con horario completo y con un sueldo digno están sumando en Canarias al más del 38% de personas pobres o en riesgo de serlo.

La necesidad de construir la unidad obrera y popular como bloque social debe ser el camino para seguir, para así evitar que las direcciones de los sindicatos CCOO y UGT, sigan siendo un lastre para las y los trabajadores.

La vigilancia en las mesas de negociación de los Convenios se hace necesaria y exigir con la lucha que no se firme ningún convenio a la baja.

Las y los trabajadores de las plantillas afectas deben exigir a los sindicatos que se sienten a la mesa, que ratifiquen y que incluyan en la negociación del convenio una subida anual, al menos del mismo valor que el IPC. Asambleas de centros de trabajo que marquen a sus representantes el camino a seguir.

De no ser así seguiremos pagando más y cobrando menos, perdiendo poder adquisitivo y mermando nuestra calidad de vida y la de nuestras familias.

Sin lucha y presión no hay mejores condiciones.

Luis Rodríguez, Delegado Sindical. Miembro del Consejo Nacional FSOC

Isa Talavera, Pensionista, miembro del Consejo Nacional FSOC

  • UyL Marzo 2022
  • UyL Febrero 2022
  • UyL Enero 2022
  • UyL Diciembre 2021
  • UyL Noviembre 2021
  • UyL Octubre 2021