DESTACADO

Compartir

La sanidad ni es pública ni es universal. En España está aumentando el número de personas que carecen de la asistencia sanitaria pública, como los extranjeros en situación irregular, salvo que se trate de menores de edad.

Aunque el capitalismo tiene una solución: que se paguen la asistencia sanitaria. Carecen de recursos económicos, pues que se las arreglen como puedan.

Basta con leer el BOE de 27 de julio de 2013, para ver que se les permite acceder a la sanidad, pagando una cuota mensual de 60 euros si tienen menos de 65 años, o de 157 euros si ya tienen los 65.

Así nos encontramos con que las consecuencias de pertenecer al consorcio imperialista de la UE han traído la catastrófica mercantilización de nuestra sanidad.

La realidad es que todo se privatiza en la UE. Existen datos objetivos que demuestran que la política de la UE está detrás de las medidas que vemos todos los días, y que provocan los recortes en el presupuesto de sanidad, el copago de los medicamentos y del traslado en ambulancia, la privatización de los hospitales y de los centros de salud.

Los medios oficiales del Gobierno han publicado que la esperanza de vida de la población española se va reduciendo como consecuencia de la crisis capitalista. Y así ha de ser necesariamente porque el acceso a la sanidad se complica cada día más, al tener que pagarla, cuando hay 6 millones de parados y paradas, cuando el importe del salario mínimo sigue siendo muy bajo, cuando aumentan los contratos temporales y a tiempo parcial con unas retribuciones muy limitadas, y cuando se rebaja el poder adquisitivo de las pensiones.

Los recursos económicos de los trabajadores y de las trabajadoras no dan para subsistir, ya no podemos acudir al médico (pagando), ni asumir el coste de un tratamiento para recuperar nuestra salud, ni estar de baja porque el empresario considera que no le rendimos lo suficiente para ganar lo que la patronal considera necesario, y que nunca le parece bastante, y nos despedirá.

Con todo esto ¿puede haber alguna duda de por qué se reduce la esperanza de vida en nuestro país?

La gestión capitalista de la situación actual ha llevado a la clase obrera a una situación de empobrecimiento y sobreexplotación. Situación que se va a agudizar con la privatización de la sanidad pública en la Comunidad de Madrid, en todos los servicios de los hospitales del Sureste en Arganda del Rey, del Tajo en Aranjuez, Henares en Coslada, Infanta Sofía en San Sebastián de los Reyes, Infanta Cristina en Parla, e, Infanta Leonor en Vallecas. Y con la privatización de los centros de atención primaria, tal y como se desprende del artículo 23 de la Ley 8/2012, de 28 de diciembre, de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid.

¿Hay alguien que crea que cuando una empresa privada participa en un expediente de contratación con la Administración Pública para que le adjudiquen la gestión de un centro sanitario es a cambio de perder dinero?

Los monopolios que sustentan la existencia de la UE sólo persiguen la obtención de ganancia, aunque sea a costa de la salud de la clase trabajadora. No se puede creer que en el capitalismo la clase obrera pueda obtener algún tipo de solución al progresivo deterioro del cuidado de nuestra salud.

De ahí que el PCPE y los CJC repitan sin cesar que la clase obrera ha de seguir luchando en defensa de los servicios públicos para hacer frente a la ofensiva del capitalismo.

Hay que salir de la UE por la construcción del socialismo. Y no se trata del regreso a la peseta, no planteamos una marcha atrás sino una marcha adelante: la socialización de los sectores económicos estratégicos.

Es hora de recuperar el futuro que nos roba el sistema capitalista, rompiendo con aquellas instituciones políticas, económicas y militares que lo mantienen: la Unión Europea, el Euro y la OTAN.

¡¡TODO PARA LA CLASE OBRERA!!

De ahí que nuestro lema sea claro y contundente: SALIDA DE LA UE, contra la dictadura de los monopolios, todo para la clase obrera. ¡O ELLOS O NOSOTROS!

Ignacio Pastor