Compartir

El PCPE y los CJC damos comienzo a este nuevo año de lucha dirigiendo una campaña de afiliación en los polígonos industriales y grandes concentraciones obreras.

No se trata de un nuevo llamamiento: el llamamiento a organizarse en las filas comunistas está presente e implícito en cada intervención del Partido y la Juventud, cada vez que nuestra militancia se fusiona con un colectivo obrero en lucha y le hace frente, hombro con hombro, a las engañifas de la patronal y sus gobiernos y a los brutales ataques de los piquetes patronales.

La propuesta de organizarse en nuestro Partido es un resultado natural del trabajo que están realizando nuestras organizaciones en múltiples luchas obreras y del prestigio ganado por los/as comunistas ante nuestra clase en el curso de esas luchas.

Pero desde el mes de febrero hasta agosto daremos un salto cualitativo en el desarrollo de esta tarea: los materiales y consignas de esta campaña acompañarán de manera generalizada, unificada y sincronizada el trabajo de los/as comunistas con nuestra clase.

Nos dirigiremos a las trabajadoras y los trabajadores en lucha para decirles que la agresión que sufren no es un hecho aislado de su centro de trabajo o empresa, sino que forma parte de un amplio frente de ataque de la clase propietaria de los medios de producción que vive de robar nuestras horas de trabajo y de vida, de una guerra unificada de los monopolios contra la clase obrera que requiere también de una respuesta unificada de toda la clase para la defensa de sus derechos y puestos de trabajo, que sólo se verán garantizados bajo nuestro propio Poder. Y que en esta guerra de clases, los trabajadores y las trabajadoras necesitamos un Estado Mayor, necesitamos el Partido independiente de la clase obrera organizado y actuando en cada centro de trabajo, en el corazón mismo de las relaciones de producción capitalistas. Necesitamos el Partido que representa nuestros intereses objetivos como clase, los intereses objetivos de quienes no tenemos más capital que nuestras manos, nuestra fuerza de trabajo que nos vemos obligados/as a malvender a un precio cada vez más bajo para poder sobrevivir. El Partido capaz de unir las luchas parciales en una sola lucha estratégica, de organizar el derrocamiento del poder de los monopolios y preparar la construcción de una nueva sociedad sin crisis capitalistas, sin capitalismo y sin explotación.

Para unir las luchas, para organizar victorias, para que quienes todo lo producimos seamos dueños y dueñas del producto de nuestro trabajo y de los medios de producción, en cada sector productivo, en cada empresa, en cada centro de trabajo, en cada barrio obrero castigado por el paro y la crisis:

¡Partido Comunista! ¡Juventud Comunista!