Compartir

En una abarrotada sala de conferencias del Centro Asturiano en Madrid, los y las comunistas y simpatizantes de nuestras organizaciones, juventud y veteranía, nos reunimos el pasado sábado 22 para reivindicar, tras treinta años de lucha y resistencia, la trayectoria histórica de nuestro partido, que hoy, con el mismo vigor y entusiasmo que caracterizó la Conferencia de Unidad de los comunistas de 1984, alumbra la senda de lucha que la clase obrera tendrá que recorrer para conquistar el único futuro posible para la humanidad, la lucha por la construcción del socialismo.

Junto a nuestro Secretario General, el camarada Carmelo Suárez, los y las comunistas nos juntamos para dar cuenta de un pasado vivo que nos impulsa en el presente para conquistar el futuro, para dar cuenta de una trayectoria histórica de la que estamos orgullosos, porque aun en los momentos más difíciles, cuando la contrarrevolución se erigía victoriosa y cundía el desánimo y el abandono, cuando no la traición de muchos interesados en satisfacer sus propias ambiciones, fueron precisamente los militantes de base los que con gran empeño mantuvieron el hilo rojo de la lucha. Otros, que ahora se reclaman críticos, tendrán que dar cuenta de cómo en su momento maniobraron en contra de la clase obrera y su partido, todos tenemos historia y la nuestra es motivo de honra y honesto compromiso. Actualmente, a esos valientes militantes que resistieron, se les unen muchos y muchas jóvenes, a los que el agonizante capitalismo que sufrimos nos les ofrece más que ruina y miseria, y que están llamados a protagonizar luchas tan importantes como las que otrora, también jóvenes comunistas, realizaron en la defensa de Madrid contra fascismo.

El acto que el día 22 en Madrid los y las comunistas realizamos para conmemorar nuestro 30 aniversario, no fue una mera celebración, sino más bien un llamamiento a la lucha para organizar a la clase obrera, ya que como indicó el camarada Carmelo, si no lo hacemos nosotros, nadie lo hará, y la explotación y violencia reinante, como la que hace que una familia no pueda comprar el medicamento más sencillo para sus hijos, o como el asesinato de compañeros africanos en la alambrada de Ceuta, se alargará en el tiempo. Como señaló nuestro Secretario General, a nosotros, cuando en los barrios y en los centros de trabajo movilicemos a la clase obrera, los medios no nos llamaran activistas contra la tiranía, como hace la propaganda del capital con las muchedumbres violentas de Kiev o Caracas que se prestan a ser el instrumento ciego de los intereses capitalistas, sólo los/as comunistas, podemos organizar a la clase obrera de acuerdo a sus intereses, sólo nosotros disponemos de los métodos de lucha necesarios para llevar a la clase obrera al poder sin renuncias de ningún tipo, sin engañar a nadie con paños calientes sobre un capitalismo de rostro humano. Nosotros y nosotras no le tomamos el pelo a nadie y es que es de una gran ingenuidad, si no cinismo, el marear a la clase obrera con propuestas de reforma y conciliación, es por eso que decimos que sólo fuera del Euro, la UE y la OTAN, la clase obrera tiene futuro, sólo en una República socialista de carácter confederal hay futuro. No caemos en retóricas vacuas sobre si la clase obrera está preparada o no para entender que el capitalismo está en crisis general y que por ello ahora nos encontramos en la transición al socialismo, ya la dijo el camarada Carmelo, contrariamente a lo que los oportunistas dicen, la clase obrera sí está en posición de entender cuando hablamos de crisis de sobreproducción, de destrucción de capital acumulado o destrucción de fuerza de trabajo, porque la clase obrera sí ve los miles de viviendas que se han construido de más, ve como se ha reducido el valor de las mismas y vive el paro que ha generado dicha situación, que no es nueva sino el recrudecimiento de la crisis del 91.

Así, de esta manera, PCPE y CJC en la pasada tarde del 22 de febrero, en las intervenciones de nuestro Secretario General, de la responsable política de Madrid, la camarada Blanca Rivas, y del responsable político de los Colectivos de Jóvenes Comunistas de Madrid, el camarada Víctor Moreno, tuvimos una cita no tanto para dar cuenta de los 30 años transcurridos, sino para prepararnos para los años siguientes de necesaria lucha.