La otra cara de la privatización de la educación: los trabajadores.

En este proceso la juventud ha demostrado una mayor propensión a la lucha, partiendo de la oposición a las reformas en la escuela y en la universidad