OTRA EXPRESIÓN DE LA PUTREFACCIÓN DEL CAPITALISMO

En los últimos años muchos estados europeos están experimentando un rápido crecimiento electoral de la ultraderecha (siendo VOX el último episodio), crecimiento que para muchos analistas políticos ha sido sorprendente. Esa sorpresa nace de una imagen idealizada de una Europa pretendidamente democrática, tolerante, multicultural y que habría superado los nacionalismos más agresivos gracias a la integración en la UE y a la globalización. En realidad, este ascenso electoral es sólo la plasmación en votos de tendencias económicas, políticas, sociales y culturales que llevaban gestándose desde hace al menos tres décadas. En el PCPE llevamos ya muchos años alertando de esta deriva reaccionaria y autoritaria del sistema capitalismo a nivel global.

Cuando escuchamos la palabra «guerra» lo primero que nos viene a la mente son soldados de uniforme en un escenario bélico, carros de combate, bombardeos y explosiones. Más allá de que la llamada «guerra convencional» en la actualidad no deja de evolucionar (misiles teledirigidos, bombardeos desde gran altura, satélites, drones, ataques cibernéticos...) y cada vez se corresponde menos con esa imagen, hay muchas otras formas de ejercer violencia sistemática contra las poblaciones que se desea poner bajo control o directamente eliminar. Un claro ejemplo de ello es lo que viene sucediendo de unos años a esta parte en la frontera Sur del estado español. Frontera que incluye tanto a las costas de Andalucía y el Sureste Peninsular, como a sus archipiélagos (especialmente Canarias) y las ciudades de Ceuta y Melilla.

 

La elección de Bolsonaro como presidente de Brasil, ha sido un acontecimiento que convulsionó y aún lo hace a buena parte de la opinión pública mundial. Su amplia victoria conseguida en dos vueltas electorales con el 46% de los votos emitidos en la primera vuelta y 55%, cerca de 58 millones de votos, así lo confirma. Estas elecciones celebradas en octubre del año pasado, se convirtió pronto en una batalla política entre el candidato del PT, y por tanto, la identificación hacia la política petista y su principal referente, Lula, y Bolsonaro un político que a través de un discurso agresivo contra los procesos de corrupción del anterior gobierno de Dilma y una ideología reaccionaria y ultra liberal, ha querido auparse políticamente.

A partir de este triunfo electoral ha sonado la alarma política y social en la que buena parte de la izquierda ha identificado y calificado a Bolsonaro y su propuesta política como de fascismo. Antes de entrar de lleno en la calificación de Bolsonaro y su programa, sería conveniente situar los rasgos fundamentales que colocan la propuesta bolsonarista en el panorama social y político de Brasil.

Al contrario de lo que pretendió EEUU, la mayoritaria población venezolana se mantuvo en calma tras apagón (Foto: Infobae)

Un memorándum de septiembre de 2010, desclasificado y publicado por WikiLeaks, hecho por una organización financiada por Estados Unidos, identifica el potencial colapso del sector eléctrico venezolano como "un punto de inflexión" que "probablemente tendría el impacto de galvanizar una agitación pública de forma que ningún grupo opositor esperaría generar".

La relevancia del memo en el contexto actual se da por el hecho de que la organización que entrenó a Juan Guaidó fue la misma que firmó dicha nota, como muestra el periodista estadounidense Max Blumenthal.

Quien escribió el memo fue Srdja Popovic, miembro del Center for Applied Non-Violent Action and Strategies (CANVAS), una organización con base en Belgrado (Serbia) de "promoción de la democracia" que entrena a activistas y políticos bajo las direcciones de la lucha "no violenta" en la búsqueda de "cambios de régimen".

CANVAS ha sido financiada a través de la National Endowment for Democracy (NED), que según correos desclasificados de Stratfor, una agencia privada muy vinculada a la comunidad de inteligencia estadounidense, también recibe dinero y entrenamiento de la CIA.

A continuación texto completo del mensaje difundido por el PC de Cuba respecto a la situación de Venezuela.

Como enfatiza la Declaración del Gobierno Revolucionario de Cuba, del pasado 13 de febrero, “la escalada de presiones y acciones del Gobierno de los Estados Unidos para preparar una aventura militar disfrazada de intervención humanitaria”, no solamente constituye una amenaza real contra el pueblo venezolano, sino que entraña un peligro real para la paz en el mundo.

Washington no debería subestimar los costos de una agresión contra Venezuela. La posibilidad de una desastrosa regionalización del conflicto armado afectaría a nuestros pueblos y a todos los sectores sociales, económicos y políticos.

 

El llamamiento del frente sindical común a la huelga general del 13 de febrero fue seguido masivamente. Hace tiempo que no se veía una movilización de tal envergadura. Raoul Hedebouw, portavoz del PTB: “Vengan de Bruselas, sean flamencos o valones, han hablado con una sola voz: la del mundo del trabajo. La expresión "sin trabajadores, no hay riqueza" se ha demostrado vívidamente en todo el país. Es el momento de que estas riquezas les sean devueltas.»

Trabajadores metalúrgicos, petroquímicos, empleados de grandes almacenes, trabajadoras a domicilio, empleados de lavanderías, guarderías, transporte público, puertos y aeropuertos, sectores comerciales y no comerciales, servicios y producción, empresas privadas y públicas, grandes y pequeñas, de Ostende a Arlon, de Amberes a Hainaut.... El 13 de febrero, los trabajadores hablaron con una sola voz en todo el país. "Ya no podemos llegar a fin de mes. Pagamos cada vez más por la energía y por los productos de consumo. ¿Y qué proponen el gobierno y la patronal? ¡Un aumento salarial máximo del 0,8% para los próximos dos años!»

El pasado día 17 de enero el gobierno de Pedro Sánchez expulsó, desde las Islas Canarias, al activista saharaui Husein Bachir Brahim. Enviado de manera forzosa a Marruecos, fue encarcelado nada más llegar a ese país en una cárcel de Marrakech, acusado de realizar actividades políticas ilegales. Anteriormente, el día 11, había sido detenido por la policía española y trasladado a la comisaría de Arrecife "sin cumplir con el trámite obligatorio de presentarlo ante la autoridad judicial ni tramitar su solicitud de asilo político".

Añadamos a esto que el mismo gobierno del PSOE también ha apoyado el acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos que, a pesar de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE en sentido contrario, incluye las aguas de la República Árabe Saharaui Democrática dentro de dicho acuerdo.

Se celebra en Montevideo una Conferencia de Paz promovida para apoyar el diálogo en Venezuela y evitar una intervención militar.

Este es el comunicado que hemos emitido, de forma conjunta, los sindicatos:

Hoy 7 de febrero del 2019, se celebra en Montevideo una conferencia de paz y de diálogo promovida por México y Uruguay, en la cual se pretende buscar un diálogo que traiga la paz en Venezuela y a la región, evitando una intervención militar con las graves consecuencias que ello conllevaría.

Por todo ello, desde el movimiento sindical internacional queremos manifestar nuestro apoyo a la iniciativa propuesta por los gobiernos de Uruguay y México para instalar un diálogo por la paz en Venezuela basada en el respeto a la legitimidad democrática de Nicolás Maduro y la soberanía nacional de Venezuela. Por ello extendemos las siguientes consideraciones para acompañar esta propuesta con el propósito de evitar y denunciar una posible intervención militar extranjera en el continente:

A/A de Mario Isea

Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en España

El pasado 4 de febrero el presidente del gobierno del Reino de España, Pedro Sánchez, hizo una declaración pública en función de su cargo, sin comparecencia ante el Parlamento ni consulta popular alguna, en la que reconoció oficialmente a un autoproclamado presidente de Venezuela.

Con este acto el presidente del gobierno español viola el derecho internacional e incurre en la más absoluta ilegalidad y arbitrariedad, subordina los intereses del Estado español a los intereses de Estados Unidos y pone en riesgo la estabilidad y las relaciones de cooperación y amistad con el Estado soberano de Venezuela.