El pasado jueves 19 de octubre fue una jornada en la que tuvieron lugar sendas concentraciones de la plantilla de la cafetería Altabix en la Universidad Miguel Hernández por la mañana y en la sede de la empresa Catering45 en el polígono industrial de Torrellano por la tarde. Al día siguiente, el viernes, a las 8:30 de la mañana nos llegó a través del correo institucional de la UMH la comunicación del cese temporal de la actividad de la cafetería con efectos inmediatos por parte del Vicerrectorado de Infraestructuras, aunque las compañeras ya habían entrado a trabajar en la cafetería atendiendo al público. Nadie las avisó formalmente desde la Universidad. Pudieron terminar su jornada laboral pero el lunes 23 de octubre se encontraron con unas vallas que cerraban el acceso de la clientela a la cafetería colocadas por encargo del Vicerrectorado de Infraestructuras.

No tenemos ninguna duda de que esta decisión tajante está directamente relacionada con la movilización del día anterior. Es más, las demás cafeterías de la UMH explotadas por la misma mercantil, Catering 45, siguen abiertas porque, aunque con incumplimientos salariales también, su plantilla no ha realizado acciones de protesta. El cierre de la cafetería es, por tanto, una clara represalia a las trabajadoras que luchan.

La movilización molesta a la Universidad que no encuentra ya excusas para justificar su absoluto desinterés e inacción ante el desastre de gestión de la empresa Catering 45 que, nada más entrar en la UMH en 2015, intentó rebajar las condiciones laborales de la plantilla subrogada indefinida a un contrato fijo discontinuo. Pretensión que se vio frenada por la movilización en forma de huelga de la plantilla, pero que ha sido propuesta posteriormente en varias ocasiones por el propio Vicerrector de Infraestructuras. Desde el inicio de su gestión, la empresa explotadora maltrató a su plantilla a través de turnos partidos, bajas sin cubrir, periódicos impagos, ERTE post-pandemia abusivo tras el que, para colmo, no cumplieron el acuerdo negociado.

 

Desde el Consejo Sindical Obrero de la UMH nos vemos obligadas a denunciar las inaceptables presiones a las que se está sometiendo a las compañeras trabajadoras de la cafetería de Altabix para que se rebajen sus condiciones laborales a fijas discontinuas como única solución para la continuidad de la cafetería.

A estas alturas podemos afirmar que la gestión privada de la cafetería Altabix ha fracasado para mantener el servicio.

La empresa Catering 45 entró en la cafetería Altabix en enero de 2015 ganando el concurso única y exclusivamente por su oferta económica que, obviamente, era la más barata. En su día, desde el sindicato ya denunciamos que la estrategia de esta empresa era aumentar sus ganancias de dos formas: por una parte empeorando la calidad de la comida y poniendo en riesgo la higiene alimentaria y, por otra, deteriorando las condiciones laborales de las trabajadoras.

La empresa ofrecía, como mucho, 4 empleos a tiempo completo para la cafetería de La Galia (que en aquel momento seguía operativa) y 8 en Altabix (dos de ellos a 6 horas), siendo 8 trabajadoras a tiempo completo las que habían estado realizando el trabajo hasta ese momento en la cafetería de Altabix. Como no consiguió sus demandas, Catering 45 empezó a retrasar el pago de los salarios, intentó reducir la jornada de las trabajadoras de 8 a 7 horas, les intentaron partir la jornada de trabajo a sabiendas de que tienen dificultades de desplazamiento y que el nuevo horario, en absoluto relacionado con las necesidades del servicio, imposibilitaba de facto tareas de cuidados y conciliación de la vida personal y laboral.

18 de marzo 2023: Frente al nuevo 49/3 antidemocratico de Macron Aqui viene la declaracion comun de la Associacion Nacional de Communistas (A.N.C.), del Polo de Renacimiento Comunista en Francia (P.R.C.F.), de la Reagrupacion communista (R.C.), y de la Juventud para el Renacimiento Comunista en Francia la Renaissance (J.R.C.F.)

Si Macron imaginaba poner fin a la movilización popular mostrando su desprecio por los opositores a su contrarreforma, está en completo fracaso.

El recurso banalizado de E. Borne al 49/3 muestra que este gobierno ya no tiene mayoría parlamentaria, incluso con la adhesión a su causa de los dirigentes pseudo "republicanos". La ilegitimidad democrática del régimen macronista es ya evidente, de modo que la actual crisis política puede desembocar en una crisis de régimen, e incluso en una crisis más profunda si recordamos la palabra de Lenin: "Una crisis revolucionaria surge cuando los de arriba ya no pueden gobernar como antes y cuando los de abajo no quieren ser dirigidos como antes".

 

Trabajador muere atrapado en una cinta transportadora en la planta de tratamiento …

Muere una trabajadora del punto limpio atrapada por una puerta motorizada …

Muere un trabajador atropellado por una grúa pórtico …

Una trabajadora fallece al caerle encima una carga en el polígono industrial …

Un buzo fallece succionado por una tubería en labores de mantenimiento …

Extractos de titulares reales en fuentes locales de medios de comunicación.

Según la estadística de accidentes de trabajo en el avance enero-diciembre de 2022, del Ministerio de Trabajo y Economía Social, se registraron 826 accidentes mortales, que suponen más de dos fallecimientos cada día. De ellos, 679 fueron en jornada de trabajo y 147 in itinere. Además, se registraron 631.724 accidentes, de los cuales 3.801 fueron graves, lo que representa más de 10 accidentes graves cada día. Dichas cifras representan incrementos sostenidos en la última década.

Entre las diferentes causas del fallecimiento destacan atrapamiento, aplastamiento, sufrir una amputación; accidentes de tráfico; golpe sobre o contra resultado de una caída; o ahogamiento en un líquido. Los sectores de actividad económica con mayores índices de incidencia de accidentes mortales en jornada de trabajo fueron el agrario y la construcción.

Conforme al avance anuario de Estadísticas de enfermedades profesionales del 2021 del mismo Ministerio, sigue aumentando el número de enfermedades profesionales, en un contexto de flagrante subregistro de las mismas. De hecho, la gravedad e impacto de las enfermedades profesionales supera con mucho las estadísticas. Las políticas públicas están más preocupadas de proteger el interés de las empresas que mejorar los registros y protocolos para evitar que trabajadores y trabajadoras enfermen en el puesto de trabajo.

Hablamos con Noelia López Cruz, delegada sindical por CCOO del comité de empresa en Comdata de Talavera de La Reina (Toledo)

¿Cómo resumirías las acciones de los trabajadores y trabajadoras en el año 2022?

En el último año los trabajadores y trabajadoras del sector del Contact Center han realizado una serie de huelgas parciales y protestas debido a la negociación del nuevo VII Convenio Colectivo del Contact Center a nivel estatal, que afectará a más de 100.000 personas (y que aún sigue sin estar vigente), algo especialmente importante para un sector totalmente precarizado por el sistema capitalista actual.

¿Cómo ves la relación de la empresa para la que trabajas en el ámbito internacional?

Las grandes empresas hacen su monopolio compitiendo en mercados internacionales con mano de obra barata.

Las prácticas empresariales hacen que el empobrecimiento del proletariado vaya en aumento y las plantillas de trabajadores/as sean exprimidas al máximo cumpliendo las mínimas demandas de los derechos laborales, contratando a las empresas de trabajo temporal (ETT) como verdugos de una muerte inminente de la sindicalización y la protesta.

¿Qué condiciones de trabajo resultan de esta situación de explotación?

Jornadas intensivas de 20, 30 o 35 horas semanales a las que en muchas ocasiones hay que sumar reducciones de salario derivadas de conciliación familiar (por cuidado de menores o mayores con dependencia) e incluso continuas excedencias por no poder compaginar ambos escenarios, en un sector altamente feminizado hacen que las teleoperadoras/es sigan estando por debajo del SMI y la división sexual siga siendo altamente notable en este ámbito.

En el Complejo Hospitalario Universitario de Canarias ha estallado un conflicto que muestra nuevamente la contradicción entre el discurso y los hechos de la gestión socialdemócrata del capitalismo. Como era de esperar en el contexto de la grave crisis de sobreacumulación del capitalismo español, y del capitalismo yanqui, cuya recuperación parece que se hará a costa del hundimiento de Europa. Con el capitalismo envejecido, la labor de la socialdemocracia nueva y vieja es convencer a la clase obrera de que no es necesaria la revolución socialista y que el camino del reformismo es el correcto, así por ejemplo el gobierno de "progreso" alardea de que quiere la estabilización del personal en Sanidad, pero eso va contra los intereses de bancos, aseguradoras y demás capitalistas del negocio de la sanidad privada, y en un momento en el que tiene mucho capital acumulado y pocos mercados donde revalorizarlo, es fundamental deteriorar la sanidad pública para seguir generando mercado para el capital privado. Así que por mucho alardeo de estabilización, terminan obedeciendo al capital y ahora que el pueblo trabajador está con la guardia baja por las fiestas llegan las puñaladas. Así la Dirección del Servicio Canario de Salud pretende sustituir contratos que eran de uno a tres años por contratos de nueve meses, más precariedad, pérdida de derechos e imposibilidad de desarrollar proyectos de vida. Pero ha habido respuesta de las trabajadoras y trabajadores.

Redacción UyL

A continuación les reproducimos el comunicado de Intersindical Canaria.

Pocas dudas habrán de que en estos últimos años el estado español se ha destapado como un edificio reaccionario y anacrónico al sur de “La Vieja Europa”.

No cabía otra cosa después de sustituir una dictadura fascista de 45 años por una aberración de “Monarquía Parlamentaria” que desde el minuto uno de existencia ha plegado sus intereses a las imposiciones de la UE, que a su vez son derimidas desde Washington.

En las últimas décadas hemos vivido un recrudecimiento de la lucha de clases derivada de la fase imperialista en un capitalismo al que no le queda otra que saquear cada rincón del planeta buscando una tasa de ganancia cada vez más agotada.

España fue poco menos que un espectador en la Revolución Industrial que configuró el orden económico, y su evolución histórica posterior dejó a clase trabajadora abocada a soportar sobre sus espaldas las condiciones laborales más precarias del continente, reprimiendo violentamente a las masas populares contaminadas por el catolicismo posmedieval y por grandes dosis de nacionalismo chovinista, elementos funcionales a los monopolios imperialistas.

En lo referente a la actualidad y lastrando las condiciones materiales que se derivan de estos episodios históricos, la situación de la clase trabajadora se agrava de manera exponencial: en un marco de guerra interimperialista diseñada (oh, sorpresa) por los Estados Unidos y construida por su brazo militar en Europa (OTAN), colocan a millones de proletarios rusos y ucranianos en el paredón de una cruenta guerra y al resto en una, ya muy publicitada, amenaza nuclear.

La huelga se nos presenta históricamente a la clase obrera mundial como la herramienta más efectiva en el marco de la democracia parlamentaria a la hora hacer llegar a los oídos de la burguesía nuestro BASTA YA.

Es hora de huelga.

Es hora de que la clase obrera española diga BASTA YA una inflación que la empobrece mes a mes.

Durante los pasados días 2 y 3 de noviembre se desarrolló en la Asamblea General de las Naciones Unidas el debate del proyecto de Resolución A/77/L.5, titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, presentado por la República de Cuba.

Por trigésimo año consecutivo, la inmensa mayoría de las naciones del mundo votaron a favor de esta resolución, condenando el criminal bloqueo que desde hace 60 años persigue doblegar la voluntad de un pueblo que lleva más de 150 años luchando por su soberanía. El resultado fue, de nuevo, contundente: 185 votos a favor de la propuesta de resolución cubana; 2 votos en contra, los de EE.UU. (lógica) e Israel (sin comentarios); y 2 abstenciones, la de Brasil (todavía de Bolsonaro) y Ucrania (sin comentarios).

Los daños económicos producidos por el bloqueo se calculan en 154.217 millones de dólares a precios corrientes, y en 1.391.111 millones de dólares al valor del oro. El coste social en sanidad, educación, agricultura, industria, alimentación,…, es incalculable. Los efectos del bloqueo se han comparado con los “de una pandemia permanente, de un huracán constante”. Más del 80 % de la población cubana actual ha nacido bajo el bloqueo.

Mientras en los momentos más críticos de la pandemia por COVID-19 Cuba enviaba 58 brigadas médicas a 42 países, se le impedía la adquisición de oxígeno medicinal y de ventiladores pulmonares. Más aún, el bloqueo unilateral se agravó con la adición de 243 medidas coercitivas adicionales durante la Administración Trump, que la de Biden ha mantenido intactas. La injustificable inclusión de Cuba en la “Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo” por el Departamento de Estado de EE.UU., nueve días antes de la salida de Trump de la Casa Blanca, tampoco revocada por Biden, supone que Cuba deba pagar hasta el doble del precio por cualquier mercancía en el mercado internacional a consecuencia del incremento exponencial del “Riesgo País”.

uyl_logo40a.png