La Coordinadora de Profesionales del Metal de la Bahía de Cádiz es hija de lacrisis, es hija del rechazo a la voracidad y de respuesta a la explotación más descarnada de unos empresarios que cada día desprecian más a los trabajadores, a los que generamos absolutamente todo y que a cambio recibimos cada vez más represión y mayor miseria.

La crisis que generan los capitalistas, y que pagamos los trabajadores con nuestra sangre y nuestras condiciones de vida y las de nuestras familias, fue una oportunidad magnífica para las empresas del metal de la Bahía de Cádiz para tirar los salarios por tierra, para arrebatarnos nuestros salarios ante la pasividad de los trabajadores, pasividad estimulada por las cúpulas traidoras de los sindicatos mayoritarios.

Actualmente la estiba española se encuentra en una encrucijada, al borde de un abismo, empujada por la presión del liberalismo y del capital español y europeo, pero sobre todo por errores de cálculo que nos llevaron a la creencia de que podíamos entrar en “el sistema” por la puerta grande y controlarlo con solo nuestra fuerza, sin reconocer bien el terreno que pisábamos y sin tener en cuenta las posibles reacciones que se generarían a estas nuestras acciones.

Algunos trabajadores y trabajadoras del mundo de la estiba creemos que la actual situación se produce cuando representantes sindicales del colectivo entienden que se puede iniciar una transición hacia la privatización de forma controlada guiados por una visión “clase-media” de lo que es la lucha del proletariado, visión esta que nos hermanaba con la patronal, por ejemplo. Para estos, pensar así era como pensar en reformar un edificio por medio de una voladura controlada, el final no podía ser bueno y el edificio sería derribado o cuando menos sufriría daños estructurales muy graves que harían imposible su sostén con todo lo que ello acarrearía. El mantenimiento del servicio de estiba como un servicio público fue la lucha de muchos obreros y obreras en años pretéritos.

Los días 1 y 2 de Julio, en el Local de la Ribera (calle Santa Rosalía nº 18, Granada) ha tenido lugar un Encuentro Estatal organizado desde diferentes colectivos asamblearios que desde hace años trabajamos por recuperar la iniciativa en el Movimiento Obrero desde la base y por la unidad obrera; observamos que los diferentes colectivos desarrollamos trabajos paralelos que podrían alimentarse de las luchas y experiencias que se hayan podido desarrollar en cada uno de nuestros colectivos y asambleas.

Desde el PCPE y su Juventud Comunista reiteramos una vez más nuestro apoyo y solidaridad obrera con la lucha de los trabajadores y trabajadoras de la estiba.

En el momento actual, cuando la inmensa mayoría de la clase trabajadora sufre con intensidad la precariedad y el paro, el capital tiene claro que va a aumentar más y más sus beneficios a costa de hundir todavía más nuestras condiciones de vida y trabajo. Los trabajadores y trabajadoras debemos ser conscientes de nuestra fuerza; si luchamos podemos pararles los pies, además de acumular experiencia y estar más organizados/as de cara a los futuros ataques que sufriremos por parte de los más ricos y poderosos.

Lo que ocurre actualmente en la estiba es un ejemplo claro de lo que ofrece cada día el sistema capitalista: más beneficios para las grandes multinacionales y menos derechos para la clase obrera. La Unión Europea muestra su verdadero rostro como estructura política y económica al servicio del gran capital, imponiendo este brutal ataque contra un colectivo obrero. Los y las comunistas del PCPE creemos que los trabajadores y trabajadoras no pueden esperar otra cosa del capitalismo, la lucha es el único camino para salvaguardar nuestros derechos.

El Tribunal Supremo no “tumbó” la reforma laboral del PP ni nos devolvió la ultraatividad de los convenios. El Alto Tribunal dejó migajas para quienes tenían unas ciertas condiciones laborales y hambre para las nuevas incorporaciones, o lo que es lo mismo, hizo un encaje fino y por la vía de entender que las condiciones más favorables de los convenios se habían incorporado a los contratos y, por tanto, persistían unidas indisolublemente a la persona que tuviera ese contrato, al derogarse su convenio y para quienes se incorporen tras la denuncia de un convenio, partirían de cero y sin esas mejoras. La reforma laboral vino a quedarse y el golpe mortal a la negociación se deja en diferido, lo sufrirán trabajadoras y trabajadores de nuevas contrataciones. No era para echar campanas al vuelo aquella sentencia del TS, la clase obrera no encontrará jamás justicia en los palacios de administrar leyes.

Ningún engaño cabe sobre la inexistencia de la separación de poderes o la imparcialidad de los tribunales; el carácter de clase del Estado y sus instrumentos se muestra a ojos vista en bastantes ocasiones. Tan contentos andábamos sobre la sentencia del registro de jornada, ahí parecía que por fin la carga diabólica de probar las horas extras llegaba a su fin, pero ¡zasca! Tan alborotada y preocupada andaba la patronal que nuevamente el Supremo, tribunal entiéndase, dice que donde dije digo… y el registro de la jornada diaria de la plantilla para comprobar el cumplimiento de jornada laboral ya no es obligatorio.

A partir del estallido de la crisis capitalista de 2008 se ha sucedido el periodo de mayor agresividad y ataque a las conquistas sociales y laborales desde la etapa del golpe de Estado franquista. Esta violencia, en condiciones “normales” habría provocado un terremoto de respuesta obrera, ante las reformas laborales, corrupción político-empresarial, ataque a pensiones y servicios sociales, desmantelamiento de lo público, etc.

Pero no solo influye en la parálisis general de la clase trabajadora la carencia de una necesaria conciencia de clase, sino que intervienen fuertemente las condiciones de vida y trabajo que padece un importante sector de nuestros compañeros y compañeras. Entre otras el incremento de la contratación temporal.

Si bien es cierto que actualmente las cifras colocan a la sanidad pública con muchos más contratos temporales respecto a la privada (28% frente al 18%, según la EPA2014), las condiciones de trabajo empeoran enormemente en esta última, llegando a poner al trabajador o trabajadora en una situación de enorme debilidad a la hora de reclamar sus derechos.

El día 05-05-17 ha finalizado el último período de Huelga intermitente convocado por los Sindicato UGT, CGT y CC.OO en la empresa Ferrovial Servicios, filial del grupo Ferrovial, que prestan sus servicios a bordo y logística de los trenes de alta velocidad y larga distancia. Durante los períodos de Huelga se han convocado concentraciones en las puertas de las Estaciones de Renfe, repartiendo hojillas informativas a los pasajeros,  ya que al no prestarse el servicio de restauración, ni de audio/video, etc.,  los pasajeros tienen derecho a la devolución de una parte del importe del billete.

Tras más de dos años de negociación y distintas jornadas de paros parciales y huelgas generales en el sector del Contac Center, el día 31 de marzo las dos centrales sindicales mayoritarias, CCOO y UGT, firmaron con la patronal un preacuerdo de renovación del convenio colectivo. Este preacuerdo supone mantener en las mismas condiciones de explotación y opresión a los y las trabajadoras, porque no supone cualitativamente ningún avance en las mejoras de las condiciones de trabajo, ni recoge las reivindicaciones principales por las que se secundaron mayoritariamente los paros parciales y las huelgas generales. Un preacuerdo que no deja de ser una nueva traición de la aristocracia obrera y los cuadros burocráticos de los llamados sindicatos más representativos contra la clase trabajadora, traición que rápidamente ha sido denunciada por otros sindicatos con presencia en el sector del telemarketing como la CGT, USO, SAT y SOA, y que supone, de hecho, desmoralizar y desmotivar nuevamente a la plantilla frente a futuras luchas por conquistas sociales y laborales.

La historia del movimiento obrero en el Estado español no sería igual sin CCOO. El sindicato nació en la dictadura fascista, y se forjó en la clandestinidad para combatir el franquismo a través de las luchas y los conflictos obreros. La definición de principios de CCOO dice: “CCOO reivindica los principios de justicia, igualdad y solidaridad. Se orienta hacia la supresión de la sociedad capitalista y la construcción de una sociedad socialista democrática. Pretende la supresión de todo tipo de opresión, discriminación y explotación capitalista”.

Durante los años de la dictadura franquista la clase obrera se organizó en comisiones, pero no es hasta julio de 1976 cuando se celebra en Barcelona la asamblea constituyente del sindicato todavía en la clandestinidad. Los sindicatos son legalizados en 1977 y CCOO realiza su primer congreso en 1978, hace 39 años.

Los tiempos de lucha y de conquistas fueron cediendo progresivamente y, con la entrada de Antonio Gutiérrez a la SG se consolidó la etapa del pacto social. Pero fue con la llegada consensuada de Fidalgo donde el pacto prima por encima de cualquier conflicto, donde estar en un consejo de administración era un objetivo sindical, donde se empezó a representar a las y los trabajadores y a pensar por ellos en lugar de con ellos. La Dirección se convirtió en una élite, que no tenía complejos en acudir a actos de la FAES.

Subcategorías