Compartir

El pasado 19 de abril, la Policía Nacional procedía a detener en sus domicilios a dos compañeros y una compañera, todos ellos de CGT y trabajadores de la factoría de Airbus de Puerto Real por unos supuestos “desordenes públicos”, cinco días después de la manifestación que el colectivo de trabajadores y trabajadoras de esa empresa llevaran a cabo dentro de las movilizaciones y protestas que se están llevando a cado en toda la Bahía de Cádiz en defensa de los puestos de trabajo, el cierre de centros industriales y por la reindustrialización de la Bahía. Días antes, esas fuerzas de seguridad del estado burgués interceptaban y retenían, entre Cádiz y Sevilla, a un autobús que conducía a un grupo de trabajadores de Airbus a la inauguración de un “nuevo campus” de esa empresa en Getafe, para llevar hasta allí su voz y su protesta. 

Una vez más asistimos al bochornoso espectáculo de la represión más descarada contra cualquier obrero u obrera que se atreva a levantar la voz contra las políticas imperialistas marcadas por la UE y que condenan a buena parte de la clase obrera del estado español a resignarse a ser los camareros y camareras de Europa.

El estado burgués, representado en este caso por el gobierno “super progresista” del PSOE y UNIDAS PODEMOS, pretende que además de arrebatar a la clase obrera el sustento y el futuro, ésta se mantenga callada y sumisa, criminalizando cualquier participación en protestas colectivas en contra de los intereses del capital caracterizándolas de “desórdenes públicos” y criminalizándolas con “violencia injustificada”. Pero, por desgracia para ellos, esto no es así y la clase obrera se organiza y sale a la calle, incluso saltándose el cumplimiento de las formalidades impuestas por el régimen burgués, para reivindicar su derecho al trabajo y a mejorar sus condiciones de vida, derechos estos duramente atacados por el capital para mantener a flote su obsoleto sistema de producción. Ellos -los capitalistas- solo pueden mantenerse a flote a costa de hundir a la clase obrera y demás sectores populares en la miseria. Por esto mismo, se revuelven lanzando espumarajos de rabia contra quienes se alzan contra ellos y sus políticas asesinas.

 

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y su Juventud, hacemos llegar nuestro más firme apoyo y solidaridad a los trabajadores y trabajadoras represaliados, extendiéndolo a toda la clase obrera gaditana, exigiendo la retirada inmediata de todos los expedientes sancionadores, tanto administrativos como penales abiertos contra estos compañeros y compañeras. 

Frente a los ataques del capital, a la clase obrera solo le cabe organizarse en el PCPE, en los Comités para la Unidad Obrera (CUO), en organizaciones vecinales, comités de barrios, etc., desde donde, logrando la necesaria unidad de lucha hacer retroceder, arrinconar y derrotar a ese caduco régimen. 

¡¡¡ BASTA YA DE REPRESIÓN CONTRA LA CLASE OBRERA!!!