Compartir

Realizado vía telemática, el máximo órgano de dirección del PCPE  analizó   la crisis estructural del capitalismo, cuyos elementos principales ya existían antes de la crisis  sanitaria de la Covid-19,  pero que ésta  ha acelerado y agravado.   Una de las principales conclusiones de dicho análisis sitúa que la aceleración de determinados cambios, puede estar preparando el escenario de un nuevo proceso de acumulación que, como suma de cambios cuantitativos, provoque un cambio cualitativo sustancial en el proceso de reproducción ampliada del capital reorganizando las cadenas de valor ya existentes y abriendo otras nuevas. Ante este escenario el reto de las organizaciones comunistas es disponer de un programa táctico y estratégico de alianzas que nos  permita influir como una fuerza determinante.

La batalla resumida en la consigna Socialismo o barbarie no es retórica, tiene un carácter eminentemente práctico,  de ejercicio de dirección política,  que permita  madurar en la conciencia de las amplias masas obreras y populares  la factibilidad del cambio revolucionario.  La tarea del destacamento comunista es empujar hacia adelante la capacidad de organización y conciencia de las masas obreras y populares como protagonistas inequívocas del proceso revolucionario. Y habrá de hacerse confrontando con la socialdemocracia política y social, incapaz de desarrollar sus propias promesas  electorales, y   que   no representa una alternativa diferente.

En lo concreto los ejes de lucha y articulación de la respuesta popular para el próximo periodo fueron:

- Continuar con el trabajo aprobado en torno a la lucha por la III República.

-Proponer el desarrollo de una amplia Plataforma  de rechazo a los planes de ajuste impuestos por el Fondo de Recuperación Europeo.  Haciendo un  llamado a sumar esfuerzos en un ámbito estatal de denuncia, bajo unos mínimos comunes y que cuestione no sólo dichos planes sino la  pertenencia de España a la UE y al €. 

- Combate por la puesta en marcha de un Plan Urgente de Emergencia Social con unos puntos programáticos referenciales desde los que organizar al conjunto del pueblo trabajador afectado por la crisis capitalista.

Esa es la tarea para los y las comunistas en la que estaremos trabajando  en este momento histórico donde la única opción liberadora para la clase obrera y los sectores populares es desarrollar la lucha de clases y poner  contra las cuerdas al decadente poder burgués.

Redacción UyL