Para quienes nos lean desde el Estado español, y en general del conjunto de Europa, el concepto de Paro Nacional lo asimilamos al de la Huelga General, pero no es exactamente lo mismo. El paro, ya sea nacional, de sectores productivos (transportistas, “paperos”, educativo, campesinado…) o sectores sociales (estudiantil, indígenas, afrocolombianos…), tiene un componente más centrado en la movilización y los bloqueos, que en el cese estricto de la actividad y la paralización de la producción. Ese matiz es importante para que entendamos el alcance y las características del Paro Nacional en el marco de un país con un capitalismo de base extractivista y rentista, con una oligarquía que en muchos casos desciende de la colonia española, que no duda en ejercer la represión de forma brutal y descarnada. Así, en los Paros, la huelga se ejerce fundamentalmente en el sector público y en los sectores corporativos como taxistas, camioneros o campesinos.

 

Díaz Canel, en su intervención en la reciente XXVII Cumbre Hispanoamericana, con sede en Andorra, ha reafirmado de forma clara y directa el desarrollo del socialismo en Cuba, la defensa de su soberanía, y las aportaciones de la ciencia orientadas de forma exclusiva al bienestar del pueblo.

Las medidas unilaterales de carácter extraterritorial y la agudización del bloqueo fueron denunciadas con firmeza en su intervención. Tanto en relación a Cuba como en relación a Venezuela.

Reclamó el reconocimiento a la legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro, como expresión soberana de la voluntad del pueblo de Venezuela, y denunció las consecuencias de la guerra multifacética de EE UU contra Venezuela, que causa profundos daños económicos, y que afecta a las condiciones de vida del pueblo.

Miles de migrantes marroquíes, que en estos meses últimos llegan a las Islas Canarias, son la expresión visible de la estrategia del chantaje que Mohamed VI sigue contra el Gobierno de Pedro Sánchez. El envío de pateras, en esta etapa desde las costas saharauis y en otras ocasiones desde las costas mediterráneas, la modula Marruecos al hilo de la presión que quiere ejercer sobre España en cada momento para alinearla con su estrategia expansionista.

Desde la Marcha Verde (noviembre de 1975), Marruecos ha declarado, de forma expresa, su voluntad de apropiarse de los territorios de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Con esa Marcha, en momentos de agonía del dictador Francisco Franco, se escenificó el primer paso hacia ese objetivo. Hasta el día de hoy hay una línea continua desarrollada en ese sentido por el régimen alauita.

Las noticias de los monopolios de la información de la burguesía ocultan sistemáticamente los avances y logros de los países socialistas e intentan normalizar el desastre del capitalismo y sobredimensionan sus pírricas victorias.

En China, los contagios comunitarios se han reducido nada más y nada menos a 0, los únicos nuevos casos detectados en los últimos días de marzo proceden de viajeros procedentes del extranjero (8 nuevos casos el 27 de marzo). Mientras las medidas sanitarias y de aislamiento social, combinadas con la protección social del Estado y la movilización de las organizaciones populares de base, han funcionado a la perfección; el polo científico chino desde el mes de julio está vacunando a la población, con un ritmo al principio lento (el reto de conseguir la inmunidad de rebaño del 20% de la población mundial no es fácil). Las 3 empresas estatales chinas encargadas de fabricar las vacunas (China National Pharmaceutical Group (Sinopharm), CanSino Biologics Inc (CanSinoBIO) o Sinovac Biotech Ltd) tienen el objetivo de fabricar 2.000 millones de vacunas este año, suficiente para vacunar a su población y exportar la vacuna a decenas de países, fundamentalmente los países de la periferia empobrecida del capitalismo. Además, la fabricación de jeringuillas se está acelerando para atender las necesidades.

En el Estado español, el 12 de marzo de este 2021 se cumplieron 35 años de su celebración. Antes que nada, hacer un enorme reconocimiento a la clase obrera y los sectores populares que, con su esfuerzo y su trabajo, crearon los Comités Anti-OTAN. Un amplio movimiento unitario y de masas que confrontó con las posiciones imperialistas en la defensa de la Paz. Supieron estar a la altura de la responsabilidad histórica y fruto de ello, territorios como Canarias, Cataluña, País Vasco o Navarra dieran la victoria al NO.

Como era de esperar, esa amplia trayectoria de la lucha, con una fuerte estructura organizativa, suponía un problema para el bloque oligárquico-burgués, máxime cuando una vez salido del Referéndum no tenían ninguna intención de respetar el resultado de las urnas, como ha quedado demostrado a día de hoy. Trabajó sin descanso para desactivar esta valiosísima experiencia de masas, absorber y neutralizar este patrimonio organizativo obrero y popular. Sin embargo, el bagaje y experiencia perduraron en posteriores luchas, tales como el rechazo a la presencia de la legión en Fuerteventura, contra la instalación de un Radar en la isla del Hierro, contra la base aeronaval de Arinaga en Gran Canaria, bases militares de los Rodeos en Tenerife, Rota en Cádiz, Morón en Sevilla, Torrejón de Ardoz en Madrid, Zaragoza, etc.

Este primer número de XX-Elles, el boletín de la Comisión de Mujeres del PRCF, está dedicado principalmente a retratos de mujeres notables, luchadoras, activistas, comunistas y feministas. Obreras, maestras, guerrilleras, sindicalistas, intelectuales, ellas también han sufrido el machismo dominante, condiciones de vida precarias, miserables y hasta peligrosas, han vivido la guerra, pero no se han resignado ni se han limitado a la única causa de las mujeres, aunque la defienden con ardor y concreción. Desafiando los peligros y la represión, se comprometieron en el movimiento sindical, en la resistencia contra la ocupación alemana, en la lucha revolucionaria en Alemania o en Cuba, luchas que, como dijo Mao, no son "una cena de gala".

Las hemos elegido entre muchas otras, como valientes pero olvidadas, para mostrar que la lucha de las mujeres contra su opresión específica no se limita a las quejas, a las denuncias, por muy justas que sean, sino que se despliega en el movimiento general del proletariado contra la explotación capitalista y todas las injusticias que ésta conlleva, en particular el mantenimiento de las mujeres en una posición inferior.

No, el movimiento feminista no se limita a las mujeres, a menudo de origen burgués, que lanzaron el movimiento internacional por el sufragio femenino. No se limita al Olimpo de Gouges, ni a Emmeline Pankhurst, la sufragista inglesa más famosa que fue socialista, ni a la estadounidense Betty Friedan. O, más cerca de nosotros, de Simone de Beauvoir, por grandes que sean sus méritos, de la riquísima y distinguida Élisabeth Badinter o de la política de derechas Simone Veil.

Grupos de militantes del (DKP) Partido Comunista Alemán llevarán a cabo diversas actividades con motivo de la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia del Coronavirus. En muchos lugares está prevista la difusión de panfletos y la entrega de claveles rojos frente a las clínicas, también desplegarán pancartas y banderas en el centro de las ciudades y se organizarán pequeñas manifestaciones.

 Más de cien años después de la introducción del voto femenino en Alemania, la más básica reclamación de igualdad para las mujeres aún no ha sido alcanzada –la independencia social y económica. Por el contrario, durante la crisis capitalista agravada por la irrupción del Coronavirus, la situación de muchas mujeres, en especial mujeres trabajadoras, está empeorando de nuevo.

 A menudo, las mujeres se ven más afectadas que los hombres por la crisis económica y por la crisis del Coronavirus que contribuye a agudizarla. Muchas mujeres ocupan empleos a tiempo parcial en actividades completamente precarias. Esto implica que el escaso sueldo que perciben apenas es suficiente para sobrevivir. Aquellos que ocupan los empleos más marginales, el 60% de los cuales son mujeres, ni siquiera reciben sueldos reducidos; directamente han perdido sus trabajos.

A pesar de la pandemia de la COVID-19 que está golpeando la salud de la mayoría de la población mundial, en algunas zonas y en determinados países, los comunistas en Laos, Vietnam y Corea, han realizado sus respectivos congresos para adaptar la táctica a la estrategia, y con un elevado grado de desarrollo de las fuerzas productivas que caminan en un complejo panorama internacional donde la lucha por la hegemonía adquiere una importancia capital para el inmediato futuro. El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) ha enviado los correspondientes saludos, atendiendo las invitaciones personalizadas recibidas de las tres áreas internacionales de los partidos comunistas de esos países.

En marzo del 2015 Arabia Saudí, al frente de una coalición integrada por los países árabes más reaccionarios como Egipto, Baréin, Kuwait, Katar, Emiratos Árabes Unidos y otros, intervienen en Yemen para hacer frente a las fuerzas rebeldes que combaten al gobierno títere sometido a los designios de Arabia Saudí.   

Esta intervención cuenta con el apoyo de Estados Unidos, Francia, Inglaterra y las principales potencias de Occidente.

Con esta intervención Arabia Saudí, fiel aliado del imperialismo Norteamericano, trata de mantener su influencia sobre Yemen.

Hay que tener en cuenta que este país tiene una ubicación geográfica estratégica, pues se halla situado en el sur de la península Arábiga con una extensa frontera terrestre con Arabia Saudí y unos límites marítimos con el Golfo de Adén o Bab Al Mandab que comunica con el Mar Rojo, paso obligatorio de la mayor parte de los buques petroleros que transportan el crudo producido por este país.

Subcategorías