La operación encabezada por Yolanda Díaz define claramente una reorganización del espacio político y organizativo de las fuerzas reformistas en España, frente a la que las fuerzas del campo revolucionario no podemos quedar indiferentes por muy diversos motivos.

Claramente, no es nuestro espacio político y es inviable la más mínima colaboración o complicidad con su proyecto, pero no por ello, deja de afectarnos su articulación y la más que probable consolidación del mismo en los próximos meses. Nada es estanco, mucho menos aun una candidatura que apelando a la defensa de un modelo social progresista convoca a los sectores más conscientes de la sociedad a unir sus votos para frenar el avance electoral de la derecha más reaccionaria de este país. Su propio proceso de conformación agita el terreno electoral de izquierdas y, por su propia dinámica y proclamas, provoca cambios sustanciales en la conformación de ese espacio político.

Ahora que se acerca el 104 Aniversario del triunfo de la Revolución de Octubre, no se nos ocurre mejor homenaje a la misma que compartir, con las organizaciones y militancia del campo revolucionario, análisis y propuestas orientadas a levantar el necesario entramado social y político capaz de propiciar y sostener, aquí y ahora, el complejo y radical conflicto de clases que conduzca a la derrota de la burguesía y su Estado.

Es la tarea del momento, el deber que, a nuestro entender, se expresa de la correcta interpretación de la realidad de la formación social española realizada desde la complejidad científica del materialismo histórico y el amplio conocimiento que nos da el acumulado de experiencias que fluye orgánicamente en un Partido de Nuevo Tipo, un Partido Leninista. 1

Un Congreso para la historia.

La realización del XI Congreso del PCPE supuso un acontecimiento histórico para la vida interna del Partido. Todo un reto el que asumimos desde el Comité Central hasta la última célula, teniendo que afrontar una compleja situación de pandemia en la que llevar a cabo el marco de debate más importante que existe para un Partido Comunista.

El rápido desarrollo de los acontecimientos, determina que el Partido de la revolución debe adaptarse a las circunstancias concretas que impone la lucha de clases. Por ello no cabía seguir demorando la celebración del XI Congreso.

Sin reparos, desde el Comité Central se elaboró toda una estructura que posibilitara dicho debate en las mejores condiciones posibles. La dirección telemática por parte de Mesa del Congreso desde la Sede Central del Congreso, la creación de Subsedes para la participación telemática, teniendo en cuenta las medidas sanitarias necesarias, y el empleo de herramientas telemáticas para dotar de las garantías precisas de cara a las votaciones, posibilitaron cumplir exitosamente la celebración del evento y deja un aprendizaje muy importante de cara a eventuales situaciones que podamos enfrentar.

Foto: Yaimí Ravelo

Tras duros meses de pandemia, de impactante crisis económica mundial, de recrudecido y sostenido bloqueo -que han golpeado ostensiblemente a nuestro pueblo-, Cuba comienza a reanimar su vida social, los espacios y servicios públicos, las escuelas, el turismo y otros sectores de la economía.

Somos ya el país de las Américas con el más alto porcentaje de la población con al menos una dosis administrada de las vacunas contra la COVID-19, el de mayor velocidad de vacunación diaria en el mundo y el único que ha podido desarrollar una campaña masiva en los niños desde los dos años de edad; todo ello ha sido posible por la capacidad del país de producir sus propias vacunas, como fruto de la política científica trazada e impulsada por Fidel y el talento de hombres y mujeres forjados por la Revolución.

La Palma está sufriendo cuantiosos daños por la acción imparable del volcán de Tajogaite. La lava no cesa, y las construcciones destruidas y los cultivos arrasados se incrementan cada día más. Miles de personas lo están perdiendo todo, y otras están sometidas a la impotencia ante la acción imparable del volcán, que hasta ahora no cesa en su actividad, y amenaza a sus propiedades.

En estas fechas resultan indignantes las visitas propagandísticas de miembros del gobierno, también de la oposición y el mismo Felipe VI. Todos ellos tratan de instrumentalizar el sufrimiento de nuestro pueblo para su beneficio propio. Felipe VI desde que se sienta en el avión continúa su buena vida, tranquilamente.

La Ministra de Defensa, Margarita Robles, vino a la isla a realizar un acto de propaganda en favor de la UME. Según ella todo el mérito es de los militares, y no del valiente pueblo palmero que lucha contra la desgracia. Por cierto que no hemos visto ni un camión militar ayudando a evacuar enseres a las familias afectadas, siempre son los medios propios y los de los vecinos los que cargan con enseres y atarecos.

Desde el PCPE denunciamos el nuevo engaño de los partidos que componen el actual gobierno socialdemócrata (PSOE y Unidas Podemos), ante la negativa de la Mesa del Congreso, donde tienen mayoría, a tramitar la ILP presentada el pasado 24 de septiembre por la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS), “para la recuperación y desprivatización de la Sistema Nacional de Salud”.

Tras este bloqueo, Unidas Podemos (UP), haciendo nuevamente uso de su papel desmovilizador y oportunista, ya está trabajando su propia ILP sobre la sanidad, donde dejará intacta la legislación que sigue permitiendo la privatización y el negocio de nuestra sanidad pública a través de los conciertos. Como buenos trileros, aparentan representar los intereses del pueblo trabajador, mientras que de facto, dejan intacta la estructura de poder de los monopolios sobre la sanidad. Otro servicio más prestado a la oligarquía y a los poderosos: aparentar que algo cambia para que el robo al pueblo continúe. El pacto de la transición sigue vigente, la socialdemocracia, ya sea PSOE o UP, cumple su papel. Cambiar para que nada cambie. Gatopardismo de viejo y nuevo cuño cuyo único fin es la desmovilización y la derrota de la mayoría social a mayor gloria y beneficio de las clases dominantes.

Ante el más que posible archivo de las tres causas que la Fiscalía General del Estado tiene abiertas contra el corrupto y ladrón Juan Carlos I, huido, refugiado y protegido por los Emiratos Árabes Unidos, desde el PCPE queremos mostrar nuestro más profundo rechazo y hacer un nuevo llamamiento al conjunto de fuerzas obreras y populares para tirar al basurero de la historia de una vez por todas a los Borbones y a la Monarquía.

Que la justicia burguesa no es igual para todos y para todas es algo que no sorprende por desgracia y que el rey emérito se hizo de oro a costa de la clase trabajadora aprovechando que ya era rey, tampoco. En esta ocasión el emérito se librará de sus fraudes por delitos prescritos, por su inviolabilidad hasta el 2014 y por sus diferentes regulaciones por el dinero no declarado a Hacienda.

Mientras tanto, un camarada de la Juventud Comunista de los Pueblos de España recibía una notificación de la sentencia por la que se le condena con 10 meses de cárcel y 400 euros de multa tras otro burdo montaje policial durante la protesta contra la presencia de Felipe VI en la universidad de Castellón.

Cuando en el 2020, al calor de la rabia popular contra el racismo institucional en lo EEUU, la rabia contra siglos de segregación y miseria, en el movimiento que se denominó “Black Lives Matter”, ante la noticia de que se habían derribado y vandalizado estatuas de figuras de la cultura hispana, los medios de información españoles lo narraban manifestando cierto horror, el mismo horror de siempre, el horror con el que inculcar en las masas animadversión contra todo acto popular de fuerza y resistencia. Razonaban los medios que si bien eran entendible derribar estatuas de esclavistas y héroes confederados, no lo era hacerlo de figuras de la cultura, evitaban así otro tipo de argumentos, como por ejemplo razonar que la celebración explícita de la cultura europea es a su vez la negación implícita de la cultura afrodescendiente, de la cultura nativa, de la cultura de las clases explotadas y masacradas, y a fin de cuentas la negación de su papel en la historia.

Desde la campaña del noblísimo (premio nobel de la paz, es que da hasta risa) pacifista, racializado y de orígenes islámicos llamado Obama, el progresismo pijo progre se frotaba las manos. Había llegado su hora. Yes, we can!, Podemos (aunque según relataba el mismísimo líder, Pablo Iglesias, la idea estaba asociada a una agrupación boliviana de derechas, llamada Podemos). Ahora vamos a subir los salarios a policías y guardias civiles un 20%, vamos a subir la luz, so pretexto de alimentar las renovables y os vamos a mear encima.

A lo mejor, la simplificación del proceso suena exagerada, pero esta es la realidad que vivimos. Vamos a salvar el planeta a vuestra costa para que los ricos puedan vivir más y mejor.