La compleja dialéctica de la sumisión al imperialismo

Como casi todos los meses, ojeo el Mundo Obrero que intercambio por el UyL con unos amigos del PCE y veo artículos que claramente siguen exigiendo en sus titulares el OTAN NO y me alegra leerlos, aunque no comparta plenamente sus análisis. La lucha antiimperialista exige una amplia unidad en la diversidad con la que mi Partido – el PCPE- está plenamente comprometido.

Sin embargo, me detengo en el artículo titulado “La guerra se debería haber evitado” que firma su Secretario General, Enrique de Santiago, y resulta imposible leer –e incluso deducir- el OTAN NO y me pregunto las razones que hay tras las diferencias entre unos analistas y lo que sitúa quien debiera ser la referencia de todos ellos en lo que denominan “mensual del Partido Comunista de España”.

En el ochenta aniversario del fallecimiento de José Díaz en Tbilisi, en un contexto de expansión del nazismo tras la invasión nazi de la Unión Soviética, sus enseñanzas se han convertido en imprescindibles.

El origen del comunismo en España surge de la ruptura con la socialdemocracia vendida al Capital, la fusión en una organización de los destacamentos fundacionales: en el Partido Comunista. No fue fácil la andadura. Hubo que afrontar la persecución de Miguel Primo de Rivera cuando el Partido daba sus primeros pasos.

Al calor de la II República y de un auge de las luchas de la clase obrera y campesina, José Díaz irrumpe a partir de 1932, al llevar el timón del Partido Comunista en España. Ello supondrá un salto cuantitativo y cualitativo en la influencia en las luchas obreras. José Díaz se había forjado en la lucha y entendió perfectamente a Marx y a Lenin desde su experiencia de lucha.

 

Acceder a dar la razón a la derecha rancia españolera tiene guasa, pero a la vista de los acontecimientos, llamar Perro Sánchez llevaba algo de razón.

No quiero insultar a los perros, el mío es mucho más valiente y contestón, que el actual presidente del Reino de España. Las declaraciones de este prócer hijo de la patria hispana no tienen desperdicio y su ataque feroz contra Rusia y contra su presidente da mucho que pensar.

De entrada, el guerrero presidente manda armas y pone a la fiscalía general del Estado a recabar datos para enjuiciar a Putin en la Corte Penal Internacional, al igual que hicieran con el presidente de la ex Yugoslavia que dulcemente bombardearon durante semanas los avioncitos de la OTAN.

Las armas no son gratis, seguro que salen de los presupuestos generales del Estado, de esos mismos presupuestos en los que dicen que no hay dinero para las pensiones, ni para mejorar nuestra deteriorada sanidad pública, ni para mejorar las condiciones de la educación.

El Gobierno de Pedro Sánchez, y la monarquía de los Borbones, arrodillan a España ante el imperialismo yanki, y actúan como sumisos lacayos de la sanguinaria y corrupta monarquía marroquí. Los poderes del Estado se demuestran incapaces de defender la soberanía nacional, y someten al país a los que consideran los poderes superiores en la política internacional actual.

Es un episodio más en la larga historia de traiciones y crímenes del colonialismo español. Un ciclo histórico que se cierra con esta decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, que pretende entregar al pueblo saharaui al dominio absoluto de una dictadura criminal, vulnerando los más elementales principios del derecho internacional, así como las responsabilidades de España como potencia administradora de ese territorio, como así se constata en la resolución de la ONU respecto al referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui.

La terquedad y el carácter violento del imperialismo de los EEUU, la UE y su brazo ejecutor, la OTAN, no pudieron soportar el cambio de tendencia en la hastiada clase trabajadora ucraniana en 2013 y no dudaron en desatar en la Europa del siglo XXI una guerra de inimaginables consecuencias.

El 20 de noviembre de 2013, el Gobierno de Ucrania liderado por el prorruso Partido de las Regiones de Víktor Yanukóvich, suspendía la firma del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea. Los motivos, el hartazgo absoluto del pueblo ucraniano con las falsas promesas de prosperidad de occidente.

En ese mismo mes de noviembre de 2013, el diario español El País, nada sospechosos de ser prorruso, publicaba un artículo en el que afirmaba los siguiente:

“En el conjunto de Ucrania el apoyo social a la Unión Aduanera con Rusia es ligeramente superior (38% de la población) al obtenido por el acuerdo de Asociación con la UE (37,8%), pero la ventaja de la opción prorrusa es aplastante en las regiones del sur y del este, que produce cerca de la mitad del PIB del país, según encuestas del Instituto Internacional de Sociología de Kiev (KMIS, en sus siglas en ucraniano)”

 

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?…. y lo que es más importante, ¿los votantes de Castilla y León sueñan con ovejas de vox?. En fin, bromas aparte, la reflexión que podemos extraer de las elecciones en Castilla y León, no es tanto sobre la pírrica victoria del PP o el desgaste de las autodenominadas fuerzas progresistas, tampoco la más que anunciada muerte de Ciudadanos, esa opción política que siempre será fugaz y anecdótica puesto que su única función es la de ser un ecléctico parche de ambiciones para momentos de crisis, tampoco la irrupción, nada novedosa, de formaciones regionalistas. Todos esos sesudos análisis mejor dejárselos a los tertulianos especializados, lo verdaderamente relevante es si esta nueva ola de fascismo, populismo de derechas, trumpismo, ultraderecha, extrema derecha o como mejor se le pueda llamar, que se extiende por todo el mundo a la misma velocidad con la que se actualizan las rrss, que es la misma con la que los rumores se institucionalizan, es también un suceso momentáneo o preconiza la lucha política venidera.

La responsabilidad de la socialdemocracia española en la carnicería que se prepara contra los pueblos

La clase obrera se debe negar a morir en esta guerra imperialista que desde el 2014 se desarrolla entre la OTAN y Rusia. Las oligarquías financieras de EE.UU y la UE en plena crisis de sobreacumulación de capital necesitan exportar capitales donde puedan revalorizarse  y por eso se extienden hacia el Este de Europa a conquistar mercados, controlar recursos y rutas, pero el capital monopolista  ruso no está dispuesto a ceder lo que considera sus mercados o áreas de influencia clásicas.

 

El 21 de febrero, la Corte Constitucional colombiana decide (5 votos a favor, 4 en contra) despenalizar el aborto hasta la semana 24 de embarazo. Causa Justa, donde se agrupa el movimiento feminista, pidió hace ya un año y medio la despenalización de la mujer por abortar (unas 400 cada año) con penas de cárcel de 16 a 54 meses. Este avance es histórico, y sitúa a Colombia al frente de los derechos reproductivos y sexuales en el continente, y marca la hoja de ruta para seguir por este derecho.

Mientras tanto, en Europa hace casi un mes, el pasado 25 de enero fallecía Agnieszka T. en Polonia, victima de su ley de aborto y la reforma que realizó, al declarar inconstitucional el supuesto por malformación grave e irreversible del feto. Es la segunda muerte conocida desde esta medida, y el gobierno polaco es directamente responsable de esta ley que acaba con nuestras vidas, a parte de recortar nuestros derechos.

No hay margen para la menor disidencia. Vivimos en tiempos de guerra y lo que se impone es una unidad cuartelera, monolítica y sin rechistar porque lo que está en juego, ni permite análisis críticos, ni espacio para la denuncia de la manipulación o la duda.

En toda guerra hay un único puesto de mando y a sus decisiones se subordina todo. En el lado en el que vivimos manda la OTAN y lo consulta todo con el Jefe de la otra orilla del Atlántico para definir lo que corresponde hacer en cada momento

Esta es la razón por la que el Presidente del Gobierno de España pasa en horas de enviar armas defensivas a comprometerse con armas ofensivas. Simplemente ha recibido la orden de sus superiores y se pliega a ella porque ese es su primer deber.