Revolver en la basura con el objeto de recuperar algún que otro desperdicio, se ha convertido en los últimos tiempos, en estampa habitual de nuestras ciudades. Es un recurso con el que los sectores más miserables de la población se surten, al menos, de lo necesario para no sucumbir por la hambruna en un mundo donde la opulencia de algunas personas contrasta con la indigencia de otras.

Con una clase obrera cada vez más pauperizada, los bancos de alimento se llenan cada vez más de un tropel de trabajadores y trabajadoras. Atrás quedó la relación exclusiva entre la acción caritativa  y el menesteroso lumpenproletario.

Y mientras, el capitalismo va acrecentando las diferencias y ahondando en la pérdida de capacidad adquisitiva de las capas populares, bailando al son de su cíclico vaivén en que alterna periodos de acumulación con crisis cada vez más tremendas y frecuentes y que a pesar de las consecuencias que acarrea, curiosamente son de sobreproducción de mercancías. Como diría Obélix, ¡Están locos estos romanos!

Da la impresión que en este país todo dura o ha ocurrido hace aproximadamente 40 años: la dictadura fascista, la monarquía parlamentaria, la primera victoria electoral de Felipe González. A tan funestos acontecimientos se suma el Síndrome del Aceite Tóxico (SAT). Como si de un recordatorio se tratara de la misión histórica de la clase obrera y del destino que le depara el sistema de explotación capitalista, el 1 de mayo de 1981 se detecta el primer caso de una enfermedad desconocida hasta entonces: un niño de 8 años, de un barrio obrero de Torrejón de Ardoz, muere en brazos de su madre en la ambulancia que le conducía al Hospital La Paz. Cientos de nuevos casos diarios se sumaron en las siguientes semanas entre el cinturón obrero de Madrid, Castilla y León, Castilla – La Mancha, Galicia y Cantabria principalmente.

Vi Los favoritos de Midas principalmente por un motivo: en ella actúa Guillermo Toledo. Los años de represión laboral que ha padecido un buen actor son ya tan comunes y extendidos que casi ni nos escandalizamos. Tampoco lo hacemos cuando, hasta en grandes empresas, se hacen limpias de meros afiliados sindicales antes incluso de que les dé tiempo a realizar un mínimo trabajo de organización. Por eso mismo, no le imputo las limitaciones ni la concepción de la protesta política de la serie. Todos hacemos nuestro trabajo sorteando como podemos ciertas contradicciones.

La serie se pretende de “izquierdas”, siempre que restrinjamos el significado a la crítica de la injusticia intrínseca al capitalismo y a una supuesta avaricia del gran capital. Pero posee un gran acierto en su construcción que es, a su vez, su mayor debilidad.

Se podría afirmar que el mensaje de la serie es que en el mundo del capitalismo la eticidad es insostenible. Por supuesto, no parte de un análisis de la competencia como impulsor de una dinámica de crecer o morir, sino del concepto casi feudal de la codicia. Para ello, va a narrar la conversión de un empresario de un individuo moral en un desalmado capaz de ordenar la muerte de la mujer que ama por dinero.

“Solo sé que yo cuando “me hice orador” hablaba siempre mentalmente para los obreros y los campesinos. Mi única preocupación era que ellos lo entendiesen. Y donde quiera que habla un comunista, debe pensar en las masas, hablar para ellas”. V. I. Lenin.

Un año más, este 7 de noviembre los y las comunistas conmemoramos el aniversario de la Revolución que lo cambió todo, marcando un punto de inflexión para el movimiento obrero: respecto de la posibilidad de tomar el poder y construir una sociedad distinta, se pasa del dicho al hecho. Algo más de 70 años durará este primer intento serio de acabar con la barbarie capitalista, un proceso al que debemos volver constantemente, no como un acto de nostalgia, sino como una fuente de inspiración y una valiosísima experiencia, trufada de aciertos y errores de los que aprender.

Partamos de una afirmación axiomática: sin Partido revolucionario no hay revolución, sin amplio movimiento de masas, tampoco. Nos centraremos en cómo la clase obrera y las capas populares se organizan y movilizan, normalmente de forma espontánea espoleadas por la necesidad, y la influencia bolchevique en el proceso.

Recientemente, el presidente de la Asociación de Centros y Empresas de Hospitalización Privada de Madrid, Isidro Díaz de Bustamante, se rasgaba las vestiduras a través de un artículo en un vocero digital de la sanidad privada. En dichas líneas, tildaba de forma bastante pomposa, de “maniobra de agitación y propaganda falaz que perturbará la convivencia” a la tramitación ante el Congreso de los Diputados de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por una Sanidad Pública, por parte de la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS).

Si no fuera por ser quien es, bien pudiera encajar en la sección de humor, o confundirse como noticia sarcástica de “El Mundo Today”, por la sonora tomadura de pelo que supone la argumentación, bajo la que se pretende justificar el saqueo al sistema público de salud por parte de la patronal de la sanidad privada.

Unos días antes los dos partidos del llamado “gobierno más progresista de la historia” (PSOE y U. Podemos) junto con PP y Vox, sumaban fuerzas en la Mesa del Congreso, impidiendo que se aceptara a trámite esta ILP, con la que se pretende recoger firmas para blindar nuestra sanidad pública.

Este artículo, bien podría ser una segunda parte de aquel “PGE 2021, estafa socialdemócrata” que publicó Unidad y Lucha a finales del 2020 de la mano de Carmelo Suárez, donde se analizaba la inamovilidad del modelo productivo y los escasos cambios que el gobierno socialdemócrata había implementado, más allá de las retóricas proclamas propagandísticas sobre el cambio de modelo, sobre ecología, feminismo, cohesión social, etc.,

Los Presupuestos Generales del Estado del 2022, confirman esa sumisión lacayuna del “gobierno más progresista de la historia de España” a los intereses leoninos de la oligarquía.

Las condiciones de vida de este 2021 han empeorado ostensiblemente con un aumento de los niveles de pobreza con las mujeres al frente de familias monomarentales como protagonistas principales. Asimismo, las más diversas violencias aumentan y se sitúan en algunos casos por encima de los niveles prepandemia.  Aún así la ministra de Igualdad Irene Montero afirma que “…desmontamos las grandes mentiras sobre las que se ha sustentado el consenso sobre el sistema económico capitalista en esta fase neoliberal. Que si subir el salario mínimo iba a destruir la economía, que garantizar derechos iba en contra de la prosperidad económica, que los derechos de las mujeres eran una cuestión accesoria y no central del debate político de un Estado... Esos mantras, sobre los que se sustentaba esta forma de organización económica y social, los estamos destruyendo uno por uno”.

Mientras los países imperialistas preparaban la Guerra Mundial (1914-1918) y el problema nacional adquiría gran importancia, Lenin defendió la unidad internacional de la clase obrera, al tiempo que comprobaba que el movimiento revolucionario ruso, en pleno desastre bélico, crecía en medio de importantes huelgas económicas y políticas. Igualmente, desde su exilio en Suiza donde permaneció hasta el 27 de marzo de 1917, el dirigente bolchevique criticó el posicionamiento de la socialdemocracia internacional, que tras desistir de la necesidad de alzar a la clase obrera contra la guerra y por el derrocamiento del capitalismo, pidió su participación en la contienda. Lenin, sin embargo, le proponía votar contra los créditos de guerra, retirar a sus representantes de los gobiernos burgueses y apoyar las acciones revolucionarias obreras y la fraternización de los soldados en el frente. 

Atraviesa la intelectualidad burguesa uno de sus momentos más decadentes. Sus máquinas de guerra ideológica se han esclerotizado y se refugian en argumentos filantrópicos inverosímiles a la sombra de la pandemia y las dádivas de vacunas mercantilizadas. Todo barnizado con tecnologías.

Ya no les alcanzan las maromas silogísticas más recurrentes para esconder la lucha de clases. No podrán ocultar el crimen económico monumental durante la pandemia que arrasó con la clase trabajadora y enriqueció, como nunca, a las burguesías imperiales. No podrán esconder la bofetada lacerante contra el derecho básico a la alimentación, la vivienda, la educación... la dignidad. Es inocultable la inmoralidad del capitalismo en un mundo despojado de infraestructura mínima para los pobres y con una industria militar creciendo con cifras récord.

En los cenáculos de la intelectualidad burguesa dirimen la invención de un «capitalismo humano», «capitalismo social», «socialismo capitalista»... que no cuadra en práctica alguna la aberración de sus sofismas. Hoy, para sobrevivir ellos, solo cuentan con sus maquinitas de fake news y algunos reformistas desvergonzados. A la intelectualidad burguesa no le alcanza la saliva docta para apagar el «incendio» de la emancipación. Cada día se oculta menos el carácter criminal de los bloqueos que no son otra cosa que extorsión, saqueo y marginación con premeditación, alevosía y ventaja... todas las agravantes indefendibles del propio «derecho» burgués.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"