Los y las comunistas del PCPE salimos a la calle el pasado 6 de diciembre para denunciar el carácter del actual régimen, que encabezado por la monarquía corrupta de los Borbones, sigue ahondando la explotación y la opresión de la clase obrera y la gran mayoría social, a través del paro, precariedad, desahucios, privatización y deterioro de servicios públicos, represión, negación del derecho a la autodeterminación, etc. La monarquía española, representante de los sectores más reaccionarios de la sociedad, sirve de soporte al marco de explotación capitalista español para que nada se mueva ni un ápice, incrementando la miseria del pueblo trabajador para mantener la ganancia del capital y de sus corruptos gestores. Es necesario articular, organizar, movilizar todas las fuerzas posibles para el derrocamiento de la monarquía, denunciar su carácter corrupto, reaccionario y opresor, su papel de intermediario de los negocios de la burguesía, haciendo mover todos los cimientos sobre los que se asienta la explotación capitalista española.

El sábado 17 de octubre se celebraron las XIII Jornadas en torno al campo de concentración de Albatera organizadas por la Coordinadora de Asociaciones por la Memoria Histórica de la provincia de Alicante – COAMHI.

Los y las camaradas del PCPE y la JCPE, como todos los años, hemos participado en la organización de dichas jornadas, desarrollando nuestro trabajo y lucha por la recuperación de la memoria histórica y por recuperar la legitimidad de la República en todo el estado español.

A menos de un mes tras la finalización del XI Congreso y la elección del nuevo Comité Central (CC), se ha realizado el II Pleno del CC donde además del Informe Político, se ha aprobado el nombramiento de los y las responsables de las secretarías del CC, del Área Interna, Área de Masas, Unidad y Lucha, así como la elección del Comité Ejecutivo. Con la firme directriz de desarrollar un trabajo colectivo y profesionalizado, se encomienda a las distintas secretarías y demás responsabilidades iniciar la confección de equipos y comisiones así como las propuestas de planes de trabajo, que serán debatidos y aprobados en el III Pleno del CC. El Partido debe orientarse de esta forma, elaborando con su propia agenda política, trabajando para que no sea la burguesía la que nos imponga los tiempos.

En este año de 2020, la crisis mundial de la Covid-19 ha impedido poder hacer homenajes a los deportados y deportadas, republicanos y republicanas, víctimas de la barbarie nazi-fascista.

Este año 2020 se ha cumplido el 75 Aniversario de la liberación de los campos de concentración nazis.

El pasado 5 de mayo se cumplió el 75 Aniversario de la liberación del campo de concentración de Mauthausen, campo donde se encontraban la mayoría de los españoles, alrededor de 7.500 republicanos y republicanas, entre los que se encontraban las 185 víctimas documentadas de la provincia de Alicante, con un total de 35 deportados de la Vega Baja del Segura y 11 deportados de Orihuela.

El pasado 11 de octubre concluyó el proceso congresual, una tarea y debates que han ocupado parte del último año. Realizado en su totalidad de modo telemático por la COVID-19, ha sido pionero en sus formas y con seguridad será un congreso para recordar.

La primera jornada, 2 de Octubre, además de la constitución de la Mesa, credenciales, etc. Estuvo centrada en el informe de la Comisión de Garantías y Control y en la presentación y debate del informe político y de rendición de cuentas. Un repaso de la dirección central saliente a los aciertos y trabajos desde el X Congreso de 2016, espacio para la autocritica y los objetivos que aún no fuimos capaces de alcanzar y apuntes para los retos próximos. También hubo espacio dedicado a la memoria de las y los camaradas que siguen presentes aún cuando ya no nos acompañen físicamente.

La pandemia de la Covid-19 no sólo está actuando como el mortífero virus que está generando una elevada mortalidad entre el pueblo trabajador y las capas populares. También se ha convertido en un virus político que es utilizado por la oligarquía, los sectores reaccionarios de la derecha y los grupos fascistas, para promover una campaña anticomunista que afecta asintomáticamente a ciertos “sentidos vitales” como el olfato y el gusto de la conciencia individual y colectiva.

La 44ª Fiesta de Avante de este año 2020 ha tenido que realizarse en este contexto de una infernal y hostil campaña lanzada por las “fuerzas brutas” a través de los medios contra el Partido Comunista Portugués (PCP), acusándolo de favorecer un contagio masivo de los asistentes a la Fiesta, así como atentar contra los derechos y libertades que se recogen en la Constitución portuguesa.

A pocas horas de la clausura del XI Congreso del PCPE, transcurridos casi cuarenta años desde su  fundación y sus preámbulos (que también es patrimonio histórico del Partido), repasaba algunos aspectos que van desde la experiencia personal a la vida colectiva de la militancia que ha hecho posible llegar hasta aquí.  

Probablemente habrá quien piense que el trayecto superado es aún demasiado corto:  

Recuperar la militancia comunista y reconstruir el Partido, con el marxismo-leninismo como principio único, en un sólo partido, fuerte y capaz de armar el tejido político y social para organizar la revolución socialista - comunista junto a la clase obrera del Estado Español y del mundo. 

Efectivamente, el recorrido es muy insuficiente hasta llegar al objetivo estratégico pero, sin eludir los errores propios, no deben olvidarse los terribles avatares que la organización, su militancia y el propio movimiento comunista, tanto estatal como internacional ha tenido que enfrentar. Nadie dijo nunca que ese camino iba a ser fácil, pero sí que debía realizarse.  

El pasado 12 de septiembre se procedió a la firma del Protocolo de colaboración entre PCPE y PCOE en Madrid, un paso más en la expresión de la voluntad política de crear las condiciones para avanzar en la unidad comunista en el estado español.

La lealtad y colaboración entre ambas organizaciones bajo los principios de la ética revolucionaria le dan una gran fortaleza a este proceso, que debe continuar dando pasos para jugar el papel que nos toca a los y las comunistas en la dirección de las luchas de la clase trabajadora y los sectores populares.

Existe entre ambas organizaciones la confianza plena de que el proceso llegará a buen término, en el tiempo que sea necesario, como corresponde al momento histórico que vivimos, para derrotar a la dictadura del capital y construir la sociedad socialista y el poder obrero.

Redacción UyL

Cuando estas líneas vean la luz, probablemente, el último acto del proceso congresual estará casi echando el telón. Año y medio de un proceso bastante innovador en las formas y cuyo colofón, marcado por la crisis sanitaria del coronavirus, lo hace aún más novedoso.

El prólogo del XI Congreso del PCPE fue en julio del 2019, donde el CC lo convocó y lo definió como un proceso, con diversos hitos, donde se irían  dando diversos debates de ideas que progresivamente serían plasmados en las tesis.

Entre octubre pasado y el mes de febrero se desarrolló la Escuela Central  Trifón Medrano en cuyos debates principales se abordaron los ejes centrales que posteriormente tendrían un desarrollo más amplio en las 3 tesis congresuales y una Asamblea de Cuadros, ya con un borrador de las tesis, pergeñados los temas estrella como la lucha de masas, el partido que necesitamos, el movimiento comunista internacional, la articulación de la respuesta antiimperialista o la crisis revolucionaria. Paralelamente a esos debates y como lecturas complementarias durante ese periodo todas las células trabajaron el “Qué hacer” y textos de economía política.