En la Era del posmodernismo donde el feminismo burgués que se opone al feminismo emancipador, el lgtbismo y lo queer como  tribus identitarias, el paroxismo del veganismo elevado a categoría universal o el animalismo como un pastiche campan a sus anchas dentro del ideario sorosiano (me refiero a Soros), en definitiva, componentes del adoctrinamiento ideológico dominante que se corresponden con la noción dontancredista acuñada y denunciada  por el gran Bergamín. Vamos a tener que tratar con el rigor marxista el análisis del dontancredismo baboso imperante.

Frente a la babosería mencionada hemos de tener en cuenta las reflexiones de una lucidez pasmosa que encontramos en “Escritos Corsarios” de Pier Paolo Pasolini, el genial cineasta y pensador comunista italiano. Pasolini, al igual que Gramsci con sus  ”Cuadernos de Cárcel”, elabora toda una serie de análisis  y reflexiones a la hora de abordar los contextos del momento de la lucha de clases en el plano de la lucha ideológica . Pasolini, gramsciano hasta la médula, vislumbra las trampas  que nos trama el enemigo burgués a través de miles de filamentos culturales y de modos de vida que nos imponen como el único y mejor de los mundos posibles: modos de vida mercantilizados donde todo se consume como  latas de usar y tirar.

La cinematografía, primero y, las series, después, han hundido el arte dramático. En realidad para el capitalismo en decadencia, en su fase decrépita, el teatro no genera beneficios por lo que ha sido condenado a muerte por inanición. Se hace necesario recuperar el teatro como ágora que rompa los hechizos virtuales que nos avasallan. El contacto humano en vivo tras la pandemia y los confinamientos puede adquirir un nuevo impulso ante el hartazgo de la omnipresencia de las pantallas. Buena iniciativa sería promocionar el teatro fuera de los hemiciclos cerrados  y convertir en ágora espacios para escenificar como recurso de lucha ideológica al modo del auge actual del sketch y performance en protestas en la calle, teatro para barrios, centros de trabajo y centros de  estudio.

La obra teatral “historia de una escalera” de Antonio Buero Vallejo  es sin duda la obra clásica del teatro español de la segunda mitad del siglo XX. Había obtenido en 1949 el premio Lópe de Vega.

Al igual que tantos inmigrantes llegados a EEUU desde Europa a finales del siglo XIX, Jurgis Rudkus, el joven lituano protagonista de La Jungla, deposita todas sus esperanzas en la idea de libertad y prosperidad sobre la que ya entonces se cimentaba el llamado “sueño americano”, que cincuenta años después Malcolm X reformularía como “la pesadilla americana”. En su entorno abundan rumores sobre el infierno laboral que son las plantas procesadoras que la industria cárnica tiene en Chicago, pero él cierra sus ojos a la realidad. Es así como se convierte en víctima de su ingenuidad y de un capitalismo desbocado que desprecia a sus trabajadores y a sus clientes, a los que literalmente envenena con tal de mantener su tasa de ganancia.

Para contextualizar la obra de Aymé Cesaire hemos de entender el movimiento cultural afrocaribeño a lo largo del siglo XX. Es fundamental el papel de la literatura afrocubana con las extraordinarias aportaciones del poeta cubano Nicolás Guillén, recordemos la obra “Sóngorocosongo” y la poeta cubana Nancy Morejón y su libro “Piedra pulida”.

A Alejo Carpentier le fascinó la rebelión antiesclavista haitiana contra el colonialismo francés,  novelas como “El reino de este mundo” y “El siglo de las luces” acogen magníficamente  las referencias del colonialismo y las revueltas.

Martinica es una pequeña isla del Caribe dependiente de la metrópolis francesa. A partir de aquí podemos entender el legado de la obra literaria de Aymé Cesaire. Frente al racismo y el apartheid colonial  establece la noción de  “negritud”  como reacción a la agresión cultural del sistema colonial francés: discriminación, anulación  de las referencias culturales africanas de aquellos  que fueron arrancados vilmente de África para esclavizarlos en las Antillas ante la aniquilación  de la población autóctona en el Caribe por parte de las metrópolis europeas. Cesaire critica el colonialismo europeo en su obra “ Discurso sobre el colonialismo”.

Carlo Frabetti, miembro de la Academia de las Ciencias de Nueva York, es uno de los máximos exponentes de la literatura juvenil contemporánea. Es un escritor de una  trayectoria antiimperialista que ha participado en innumerables iniciativas en solidaridad con Cuba.

Ha explorado el mundo juvenil a través de la ficción. La narración y la ciencia van de la mano. Recordemos que a través de los territorios imaginarios personajes ascendieron a la Luna o a otros planetas.  Julio Verne se atrevió con infinidad de odiseas. Borges vislumbró  lo que iba a ser internet  por medio de su biblioteca babélica.

 

Sin duda la Generación del 27 se corresponde con las más elevadas cimas de la poesía en España desde el denominado Siglo de Oro desde mediados del siglo XVI y mediados del siglo XVII. Podemos afirmar que el 27 representa verdaderamente el canto de cisne de la poesía española. El fin de la poesía lo constituye La Nueva Sentimentalidad, porque asistimos a una época que queda definida por la idea de Brecht: <<Malos tiempos para la lírica>>. Calíope ha sido destronada por la realidad, una realidad hostil para la poesía.

Una de las reflexiones que hemos de tener muy presente es la lucha ideológica que en la actualidad tiene un papel como nunca en la Historia. La hegemonía en la producción de referencias socioculturales por parte de la burguesía es enorme. Además la burguesía sabe muy bien neutralizar y apropiarse de los referentes antagónicos a sus intereses. Hay multitud de ejemplos. A Frida Kahlo la convierten en una especie de icono, vacío de contenido, la alejan de su compromiso revolucionario con el objeto de lanzar un feminismo fuera de la lucha de clases.

El desconocimiento generalizado de una alternativa a la producción de la literatura infantil y juvenil es evidente. Salvo el caso de la Abeja Maya que representa los valores de solidaridad, se ignora a la perrita Laika, al primer hombre que llegó al Cosmos en la Historia de la humanidad o la primera mujer que viajó por el Universo.

No hablemos en el campo musical y en la actualidad la apisonadora que representa Netflix y su maquinaria de relatos que responde a una maquinaria de distracción masiva en torno a los valores de la ideología dominante que se corresponde con la clase dominante.

 

En el Oriente, en Guantánamo surgió “Buena Fe” a raíz de una iniciativa de los músicos: Israel Rojas quien se dedicaba a la abogacía y Yoel Martínez que había tenido una formación de guitarra clásica. El reto consistía en fusionar salsa, trova y pop. Empezaron primeramente con la canción “Intimidad” en 1999 gracias al apoyo de la Asociación Hermano Sáiz. A partir de entonces EGREM se encargó de producir el disco “Déjame Entrar”, recordemos la canción “Guantanamero” como seña de identidad originaria, las canciones “Psicología al día” y “No juegues con mi soledad” gozaron de gran popularidad. En 2002 obtuvieron el premio a la mejor banda novel. El éxito de sus canciones consiste en que hacen de trovadores de la vida cotidiana a través de la vitalidad de las experiencias y la reflexión sesuda que interpela.

Un excelente novela gráfica: “Chapaev”,   de  Oleg  Yudin e Ilia Voronin, ha sido editada por  “Ediciones Unidad y Lucha”, con unas magníficas ilustraciones. El ejemplo del bolchevique  Chapaev nos lleva a una gran reflexión ante el “dontancredismo” político  del oportunismo.