El nombramiento de Feijóo como Presidente del PP, cuando la silla de Casado estaba todavía caliente, tenía captada toda nuestra atención, porque no me negarán ustedes que el PP en los últimos tiempos se había convertido en antro de depravación y vicio necesitaba la mano sanadora de un líder, un gurú, un servidor del orden que pusiera los puntos sobre las “iesgriegas”.

Y... Sevilla tuvo que ser, con su lunita plateada, testigo de la elevación a la dignidad de Presidente del gallego, que después de las primeras tinieblas, sin llevar nada escrito y preparado, despejó dudas: “somos el partido de siempre, el que gana y quiere ganar para después gobernar” ¡Así se habla, con claridad y nitidez pa que no se descarríe nadie!

Trece años al frente de la Xunta avalan su trayectoria. Fue un contable muy austero para invertir y muy generoso para recortar: 25% de los gallegos viven por debajo del umbral de la pobreza, recortes en la atención primaria, privatizaciones y cierres de colegios públicos, autorizar universidades privadas, favorecer a ENCE, dos cajas de ahorros vendidas a Bancos venezolanos, juventud gallega que busca el futuro fuera de su tierra, en fin, la gestión de un hombre moderado y sensato, un conservador como mandan los cánones. Pocas diferencias con Ayuso, si no fuera porque ella, a quien se le tributa culto por las mismas gestas, añade a su carisma una verborrea descocada y rabanera que mantiene subyugada a la Comunidad de Madrid.

Al final, ¿cómo ha quedado aquello de la corrupción de la Presidenta de la Comunidad de Madrid y familia?

En las últimas semanas, se nos han arremolinado tantas cosas que, sin ánimo de aminorar el caso, no hemos podido centrarnos en estas futilidades.

Aprovechando la transparencia, la autenticidad y la veracidad informativa de los medios de comunicación, hemos volcado nuestros desvelos en la modélica democracia de Ucrania, en el aspirante al premio Nobel de la Paz, Señor Zelensky, en asegurar que las armas enviadas llegaran de conformidad con lo exigido, en lo vil y perverso que es Putin y en acoger a miiiiiiilloooones de refugiados y entre tanta escaramuza, la cuestión de la corrupción en la Comunidad de Madrid nos había tranquilizado un poquito, sabiendo que estaba ya en manos de la Fiscalía pero... nadie ha vuelto a decir ni mu.

Refrescamos la memoria a nuestros queridos lectores para no echar la trama en saco roto.

Tomás Díaz Ayuso, hermano de la de Madrid, se enfardó casi 300.000 euracos de un negocio de mascarillas con la Comunidad de Madrid que le salió redondo durante la crisis sanitaria. Ahora, la tarea está en deslindar en concepto de qué; andamos entre comisiones, transacciones, asignaciones, concesiones, contrataciones, chanchullos o embajadas, pero la conclusión del affaire es que se los metió en la buchaca.

Mañueco, con la bendición de Casado, se ha echado p´alante, y acogiéndose al “modus operandi” del PP en Madrid, acusa a sus socios de falta de lealtad, se carga a cuatro consejeros de Ciudadanos, pide los focos a su persona y convoca a las urnas a la población castellanoleonesa, el 13 de febrero.

Y allá que van todos, a poner su sabiduría agropecuaria al servicio del pueblo, largando lo más grande, escudriñando el censo bovino y rebuscando entre sanabresas, moruchas, avileñas o culonas y entre las 550 macrogranjas de cerdos que se asientan en esta Comunidad, a ver quién se lleva más procuradores. Y no es de extrañar, señores y señoras, porque echando cuentas, tocamos a 35 cerdos por persona. Así que, esta vez la campaña electoral se ha centrado en la ganadería y todo dios posó ante las cámaras rodeado de vacas y gorrinos de todos los colores y tamaños. Súbitamente, todo es sector primario, no hay, al parecer, ninguna otra discrepancia entre los partidos que concurren a estos comicios.

 

Todos los meses de enero vienen cargados de ofertas, liquidaciones, rebajas, saldos y grandes descuentos. En esta ocasión, el gobierno de coalición no se queda atrás y se lleva la palma en esto de los abaratamientos y en aquello de dónde dije digo, digo Diego...

A la "Señá" Ministra le hacía mucha “ilu” meterle mano a la Reforma Laboral pero se nos ha echado el tiempo encima. Bruselas está metiendo prisas que para eso nos han dado 70.000 millones de euros y la compañera Yolanda, presa de un ataque de celeridad, se vio obligada a anunciar atropelladamente que hay dificultades técnicas y no podrá ser una reforma laboral a lo bestia, como se presagiaba sino que se harán pequeñas revisiones para que el demonio no se ría de la mentira..

Es tiempo de rebajas y hay que dar facilidades a la clientela, así que para satisfacer a la patronal se concede a las empresas la posibilidad de continuar con carta blanca para hacer EREs sin necesidad de que inspección de trabajo intervenga ¡Un chollazo!

Pandora es un nombre elegido por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación que  reúne en su definición además de finura y originalidad, la ratería, el latrocinio y la corrupción inherentes al capitalismo.

Siempre hemos oído el nombre de Pandora precedido de una cajita que al abrirla nos depararía infaustas y terribles sorpresas. La caja de Pandora se ha abierto y ha destapado el peor mal que acecha a la humanidad; un sistema insaciable, mafioso y cruel. Pandora ha destripado las entrañas del sistema capitalista.

Los papeles de Pandora aparecen, tras casi dos años de trabajo, gracias a la mayor coordinación entre periodistas de investigación de la historia, que han sacado a la luz una filtración de documentos que salen de 14 despachos de abogados especializados en crear sociedades en países como Bahamas, Islas Vírgenes, Panamá. Andorra y otros… Más de 660 periodistas de 117 países han puesto en evidencia los secretos más oscuros de las finanzas internacionales, los paraísos fiscales y los personajes que actúan como intermediarios de estas operaciones.

Lo que se está cocinando en el PP está estremeciendo los cimientos de Génova,13, aquel edificio pagado con dinerito “b” que sirvió de esparcimiento a tantos y tan blasonados dirigentes populares.

La victoria de Isabel Díaz Ayuso en las elecciones de la Comunidad de Madrid ha hecho que la Presidenta se pavonee ante el panorama nacional, de un modo tan impúdico, que Casado ha tenido que tirar de Almeida, un hombre de confianza y de gran estatura (política) para frenar las ínfulas de la madrileña y proponer una tercera vía que encarnaría Ana Comins, o sea “ni pa mí ni pa ti”.

Pero Ayuso está emperrada en la Presidencia del Partido de la región, aunque tenga que llevarse por delante a todos los mandamases de la formación facha. Para tan elogiable cometido, Isabel cuenta con la impagable asistencia de Miguel Ángel Rodríguez que hizo su galopada en el campo de las malas intenciones de la mano del repelente José María Aznar.

El Secretario de Estado para la Agenda 2030 está pletórico. ¡Quién iba a decirle a él que llegaría a alcanzar tan altos honores! Antes de acomodarse en el ansiado Gobierno de España y sentarse en el Consejo de Ministros, se hizo con la Secretaría General del PCE y con cuatro garatusas y arrumacos convenció a Pablo Iglesias, que le ofreció un tercer puesto en la Candidatura de Unidas Podemos y, de la noche a la mañana, se convirtió en diputado.

Codearse con lo más selecto y distinguido de la política española ya era mucho arroz pal pollo, pero la ascensión al Gobierno más progre de toda la progresía y ocupar un cargo de tan prominente rango, colma todas las pasiones del oportunista más pintao.

Pero claro, lo ministerial debe de tener sus servidumbres y, de tarde en tarde, son necesarias algunas declaraciones para que nuestros hábiles políticos informen del panorama nacional.

¡Qué sustos, la virgen! Los medios de comunicación empezaron a hablar, de pronto, de mociones de censura aquí y allá. Parece que la primera se gestaba en Murcia. Los de Ciudadanos arrullados por la dulzona palabrería del PSOE casi tocaban la Presidencia con los dedos, pero en unas pocas horas, el tablao se puso patas “p´arriba” y sin darnos tiempo a reponernos de la conmoción inicial, el PP pasó al contraataque y con cuatro carantoñas y tres Consejerías, convenció a los naranjas para que no hicieran ascos a Vox (que contribuye al “desaguisao” con tres expulsados) y rompieran la baraja con los socialistas, de forma que, en el Gobierno de Murcia, tras prometer por su conciencia y honor los nuevos Consejeros, de momento, la “reunificación del centro-derecha” es una realidad hecha carne.

¡Por fin buenas noticias! Tras diversos intentos, nos anuncian a bombo y platillo que se deroga la Ley Mordaza. Bueno, no exactamente, se reforma la Ley Mordaza. Mejor dicho, se retoca un poquito la Ley Mordaza. Vaya, que el gobierno retoma el asunto de la Ley Mordaza. Quizás no lo hemos entendido bien, pero algo han hablado de la Ley Mordaza, porque nosotros lo hemos oído ¿No me digan que no es un formidable acontecimiento?

En tres ocasiones, por lo menos, amagaron con meterle mano; pero, por una cosa o por otra, siempre se retorcía el plan, a última hora. Tampoco el coronavirus ayudó y el proyecto se retrasó un año más.

En realidad, a la ley le habían puesto un nombre muy terrenal: Ley de Seguridad Ciudadana. Sonaba muy bien, aunque la gente, siempre tan lenguaraz, enseguida le buscó mote.

  • UyL Marzo 2022
  • UyL Febrero 2022
  • UyL Enero 2022
  • UyL Diciembre 2021
  • UyL Noviembre 2021
  • UyL Octubre 2021