El colectivo de trabajadores y trabajadoras migrantes, tras levantar este proceso de movilizaciones que se están dando en el estado español, y que en Murcia se inició el 12 de julio en Torre Pacheco (municipio agrícola del Campo de Cartagena) y ha continuado con la concentración este 19 de julio frente a Delegación de Gobierno de Murcia y en más de una decena de ciudades en todo el estado, están decididos a seguir movilizándose hasta que el gobierno central ponga fin a las condiciones de vida y trabajo que padecen por su situación administrativa irregular.

El pasado lunes tuvo lugar un paro convocado por sindicatos y organizaciones sociales y de derechos civiles bajo el lema "Huelga por las Vidas Negras (Strike for Black Lives)”. A las trabajadoras y trabajadores sindicalizados se sumaron empleados de la industria de servicios, de cadenas de comida rápida, agrupaciones de músicos, del sector de salud, jornaleros, de la construcción, entre otros sectores.

 

Los trabajadores y trabajadoras de AFAPADE (Asociación de Familiares y Amigos de Personas con Autismo y otros Trastornos del Desarrollo de Murcia) se encuentran actualmente en huelga indefinida convocada por la representación sindical desde hace más de 15 días, donde sufren unos servicios mínimos impuestos abusivos casi del 100%.

 

El pasado martes 14 de julio se realizó una manifestación convocada por ELA para denunciar “la actitud represora” de Mercadona. La denuncia sindical se realiza sobre las prácticas antisindicales y actitudes contrarias a los derechos de las trabajadoras y trabajadores que, según indican, ejercen e impulsan desde la dirección de la empresa con todas aquellas personas de la plantilla que deciden defender sus derechos individuales y colectivos.

El pasado viernes en Gasteiz tuvo lugar una concentración convocada por LAB y Ernai para reivindicar “Trabajo digno y vida digna para la juventud” tras hacerse públicos los últimos datos del INE sobre el empleo.

El comunicado leído durante la convocatoria analizaba las consecuencias de las reformas de 2010 y 2012 y la situación actual de la juventud tras el paso del coronavirus. Así, en dicho comunicado se señala que” la mayoría de los puestos de trabajo que ocupábamos los jóvenes han desaparecido o se han destruido durante la pandemia. Hemos sido jóvenes trabajadoras de la hostelería las que hemos sido despedidas desde el primer día de la pandemia. Hemos sido los y las jóvenes las que hemos trabajado en las colonias, este año muchos se quedarán sin trabajo de verano. Somos muchos las y los jóvenes que trabajamos sin contrato y en negro (impartiendo clases particulares, ocupando los trabajos más precarios y con peores condiciones...)”.

Todavía resuenan los ecos de las manifestaciones que acabaron con brutales cargas policiales y detenciones y nuevamente decenas de miles de trabajadores y trabajadoras  de la salud han vuelto   a manifestarse en las calles de René, Marsella o París. Hasta en  una decena de ciudades de Francia han  continuado con su protesta contra la precaria situación laboral y  para exigir  más recursos que los 6.300 millones de euros prometidos por el ministro del ramo. 

 

Según reporta la agencia SANA, la milicia Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) respaldada por el ocupante estadounidense, se apoderó el pasado sábado por la fuerza de las armas de la sede de la Administración General de Cereales de Siria, la sede de la Compañía Estatal de Electricidad, la ciudad deportiva, partes del complejo de Viviendas Juveniles, la Sociedad Siria de Informática, los departamentos provinciales de Industria, turismo y medioambiente, la sede de Policía de Tráfico, la dirección de Registro Civil y el Banco Comercial, en la ciudad de Hasakeh, donde expulsó a los empleados de todas esas sedes.

El pasado 25 de junio la plantilla de Conserjería se movilizó a las puertas del Rectorado de la Universidad Miguel Hernández de Elche, apoyadas por los sindicatos CSO y la sección sindical de CCOO de la UMH, porque el nuevo pliego de condiciones del servicio ha vuelto a salir sin subrogación, igual que lo hiciera hace 4 años, pero en esta ocasión saltándose la Ley de responsabilidad social aprobada en 2018 en el País Valencià. La exigencia de la inclusión de la subrogación en el pliego por parte de las y los trabajadores de conserjería viene acompañada de una elevada frustración pues están comprobando mediante hechos contrastados que las promesas electorales del Rector de convertir sus puestos externalizados de trabajo en puestos contratados directamente por la Universidad se han convertido en humo, mientras observan cómo ni siquiera se asegura la estabilidad de la plantilla en el nuevo pliego que sin listado de personal subrogable, ni plantilla mínima para desempeñar las horas estipuladas en el pliego.