Compartir

La misión histórica del fascismo es la de reprimir la respuesta organizada de la clase obrera impidiendo su movilización. Los intereses económicos de la oligarquía y su hegemonía política y cultural desarrollada en el sistema capitalista, se gestionan de diversas formas según la realidad político–económica de cada momento.

La socialdemocracia u otras opciones autodenominadas “demócratas” (liberales, demócrata-cristianos…) gestionan desde hace muchos años “con mano izquierda” esos intereses favorables a una minoría social.

Esta táctica política puede sustituirse por gobiernos más reaccionarios y violentos compuestos por partidos y organizaciones de extrema derecha, si llegado el momento y por mor de los ciclos económicos y sus crisis, el movimiento obrero se organiza y estalla socialmente, sin que al sistema imperante le funcionen sus válvulas de escape habituales de presión social.

La implementación de este cambio necesita previamente que las consignas que forman el ideario fascista calen en la sociedad, de forma que sus actuaciones se vean legitimadas (fascistización de la sociedad).

Para ello, el fascismo a través de discursos falaces, consigue el seguidismo de  sectores retrógrados y también de parte de una clase obrera desclasada y/o lumperizada.

Entre estos mensajes que el fascismo utiliza a sabiendas de que representan un engaño o falsedad podemos encontrar las siguientes afirmaciones, referidas a la inmigración, a quienes culpan de todos los males sociales:

  • Los inmigrantes roban puestos de trabajo a los nativos. Esta idea se fundamenta en pensar que el número total de empleos es limitado y que la llegada de migrantes incrementa el grado de competencia. No deja de ser falsa propaganda interesada de la ideología burguesa. El empleo en el capitalismo se genera en base a la plusvalía que necesita apropiarse el empresario para mantener su ganancia. Aprovechando la elevada tasa de paro (ejército industrial de reserva), se rebajan las condiciones de trabajo y salarios, y obtienen mayores ganancias sobre-explotando a los sectores más empobrecidos de la clase trabajadora. 

Es la burguesía quien roba a la clase obrera en su conjunto, aprovechándose de la necesidad de un puesto de trabajo para poder vivir. Apropiándose del valor que crea la clase obrera en el proceso de trabajo.

Es más, según María del Consuelo Rumí, Secretaria de Estado de Migraciones, en una intervención en el foro organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo "Migraciones y Ciudades", celebrado en la Fundación Telefónica, aseveró que España necesitará unos 270.000 inmigrantes anuales hasta el 2050 debido al envejecimiento de la población.

Estos argumentos, propios del capitalismo, aunque refuten los planteamientos más reaccionarios contra la inmigración, “cosifican” a estas personas, dándoles un valor de cambio como a cualquier mercancía, algo inaceptable desde las posiciones humanistas.  “Stalin: De entre todos los capitales preciosos que hay en el mundo, el capital más precioso y más decisivo son los hombres...”. ( Stalin. Diccionario de filosofía M. Rosental y P. Iudin)

  • Relación delincuencia y migración. Seguramente si hacemos un sondeo poblacional, la mayoría piensa que las personas extrajeras son quienes más delitos cometen, y que además por procedencia hay colectivos como los magrebíes que se llevan la palma. Falsas acusaciones como la de VOX contra el colectivo norteafricano atribuyendo la violación de una joven en Cullera, cuando realmente se trató de españoles, ayuda a extender esta creencia. La realidad es que cerca del 75% de los delitos se cometen por españoles y casi un 10% adicional por ciudadanos de la UE. Sin entrar en el carácter de los delitos cometidos por extranjeros (en su mayoría delitos menores), estos datos desmienten por sí solos la perversión de la acusación.

Otras falsedades relacionadas con atribuir a colectivo migrante delitos concretos como aquellos de carácter sexual entre otros, o afirmar que las personas extrajeras reciben la mayoría de las prestaciones sociales o que tienen exenciones fiscales que perjudican a los/as nativas, podemos desmentirlos en una próxima continuación de este artículo.

Kike Parra

(1)   Datos del INE sobre población reclusa a enero septiembre de 2019